Objetivos recomendados para cámaras réflex Canon

Si tienes una cámara réflex Canon con el objetivo de kit es hora de dar un paso más allá y explorar nuevas experiencias fotográficas a través de otros objetivos más especializados.

 

Objetivos recomendados para réflex Canon

 

Índice rápido de contenidos:

 

 

Introducción a la montura Canon EF / EF-S

A diferencia de los objetivos de Nikon, los objetivos EF / EF-S de Canon tienen todos motor de enfoque interno, con lo que todos los objetivos son en principio compatibles con todas las cámaras réflex de Canon, pero hay que tener en cuenta que:

  • Los objetivos EF están diseñados para cámaras con sensor Full Frame. Funcionan perfectamente con cámaras con sensor APS-C, de hecho el sensor APS-C aprovechará más la parte central de la óptica del objetivo, que suele tener más nitidez y menos aberraciones ópticas.
  • Los objetivos EF-S están diseñados para cámaras con sensor APS-C. Pueden funcionar en cámaras Full Frame, pero producirán un viñeteo importante (oscurecimiento hacia los bordes de la imagen)

Ten en cuenta que Canon tiene en la actualidad otros dos sistemas de cámaras con objetivos intercambiables:

  • El sistema Canon EOS EF-M que usan las cámaras sin espejo (mirrorless) de Canon con sensor APS-C (Canon serie M)
  • El sistema Canon EOS R que utilizan las nuevas cámaras sin espejo con sensor Full Frame

Estos objetivos diseñados para cámaras sin espejo no son compatibles con las cámaras réflex de Canon.

 

Objetivos USM vs STM

Para un mismo tipo de objetivo (p.e. un 50mm) puede haber versiones o modelos con diferentes sistemas de enfoque. En el caso de Canon, los objetivos suelen incluir el motor USM (UltraSonic Motor) o el motor STM (STepper Motor):

  • Objetivos USM. Es la tecnología que ha utilizado Canon desde los años 90. Son motores que permiten un enfoque muy rápido.
  • Objetivos STM. Son motores muy precisos. Con respecto al sistema USM es más suave y más silencioso. Son objetivos pensados para grabación de vídeo, donde sí es importante que la transición de enfoque sea suave.

En fotografía apenas hay diferencia, los dos son sistemas muy rápidos y precisos. Quizás la rapidez del sistema USM se aproveche en su totalidad en cámaras con sistemas de enfoque súper rápido (gamas profesionales para deportes, acción..) pero en general la diferencia es mínima.

En vídeo sí es recomendable un objetivo STM, no tanto porque son más silenciosos (el micrófono de la cámara no recoge tanto ruido), sino porque el enfoque es mucho más suave, no tan brusco.

 

En esta entrada nos centraremos en objetivos para usuarios principiantes y aficionados, que suelen tener cámaras Canon con sensor APS-C.

Para los sensores APS-C de Canon el factor de recorte con respecto a Full Frame es 1.6. Es decir, cuando usamos un objetivo de una determinada focal en una cámara APS-C de Canon, producirá una imagen con un ángulo de visión equivalente a esa focal multiplicada por 1.6:

Por ejemplo, un objetivo de 50mm produce en una cámara APS-C una imagen con un ángulo de visión equivalente a un objetivo de 80mm en una cámara con sensor Full Frame. 

Recuerda que las propiedades ópticas del objetivo, como la distancia focal, apertura, nitidez, etc. forman parte de ese objetivo y no dependen de la cámara.

Pero a efectos prácticos simplificamos y decimos que un 50mm equivale a un 80mm en una cámara APS-C

Los objetivos EF suelen ser en general más caros y corresponden con la gama media-alta, pensados para uso profesional.

Los objetivos EF-S suelen ser más baratos y también suelen ser más pequeños y ligeros, ya que están pensados para cámaras con sensor más pequeño.

¿Vale la pena invertir en objetivos premium (gama L de Canon por ejemplo)?

Los objetivos son caros en general y los objetivos buenos son muy muy caros. Sin embargo la relación calidad / coste no es lineal: un objetivo 4 veces más caro no hace fotos 4 veces mejores. La calidad del objetivo está relacionada con sus características ópticas (distancias focales, apertura máxima del diafragma…), nitidez, capacidad para corregir aberraciones ópticas, velocidad del sistema de enfoque, si incluye estabilizador de imagen, si está sellado, los materiales de construcción…

A todos nos gustaría tener el mejor equipo, pero cada usuario tiene que valorar y decidir cuál es su punto de equilibrio entre el precio y la calidad que le pide al objetivo.

Nosotros vamos a recomendar algunos objetivos con buena relación calidad precio, perfectos para dar el salto desde el 18-55 de kit,  y que nos van a dar muchas satisfacciones sin arruinar la economía familiar.

 

 

Objetivos fijos para dar el salto desde el objetivo de kit

¿Cuál sería el primer objetivo que compraría para mi cámara Canon?

En el caso de Canon, creo que la elección es muy sencilla porque el Canon 50mm f/1.8 en sus diferentes versiones es un objetivo con una gran calidad óptica, con una gran apertura y con un precio ridículo (si comparamos con el precio medio de cualquier objetivo)

¿Por qué comprar un objetivo de focal fija?Como regla general los objetivos fijos (prime) tienen un esquema óptico mucho más sencillo que los objetivos zoom (de focal variable), son más fáciles de diseñar, construir y optimizar para conseguir una gran calidad óptica.

Dados dos objetivos de cierta calidad óptica, el fijo será casi con toda seguridad más pequeño, ligero y barato que el objetivo zoom.

Aunque los objetivos zoom aportan una gran flexibilidad, los objetivos fijos ofrecen una experiencia diferente. El encuadre hay que buscarlo con los pies del fotógrafo, acercándonos o alejándonos del sujeto. Y cuando hacemos una serie fotográfica con una determinada focal todas las imágenes tienen mucha coherencia visual, ya que están hechas desde una perspectiva similar (un determinado ángulo de visión)

 

 

Canon EF 50mm f/1.8

Como hemos comentado, es un objetivo que tiene que estar en nuestra mochila si tenemos una cámara Canon. Da muchísimo juego y además es uno de los más baratos que podemos encontrar. Además es un objetivo EF, que funcionaría perfectamente tanto en cámaras Full Frame como APS-C.

Para una cámara APS-C se comporta como un 80mm equivalente en cuanto a ángulo de visión. En estas cámaras es un objetivo muy bueno para retrato. La apertura máxima f/1.8 lo convierte en un objetivo muy luminoso con el que se pueden conseguir fondos desenfocados muy bonitos (buen bokeh).

En cámaras full frame se consideraría un objetivo normal (similar al ángulo de visión humano) y en general es un objetivo muy versátil tanto para fotografía callejera como para retrato, aunque en cámaras con sensor APS-C la focal se puede quedar un poco larga para determinadas situaciones (p.e. escenas de interior en habitaciones pequeñas).

Su gran apertura te va a facilitar la fotografía en interiores y en escenas con menos luz sin tener que subir ISO.

Desde el punto de vista óptico es un objetivo muy bueno. Y aunque está construido en plástico es bastante robusto y duradero.

Si lo vas a utilizar para vídeo, la versión STM es recomendable ya que ofrece un enfoque muy suave y silencioso.

 

 

Yongnuo 50mm f/1.8

El Yongnuo 50mm f/1.8 es una copia del Canon. En general funciona bastante bien y puede ser una opción más barata incluso que el modelo de Canon.

Uno de los puntos débiles del Yongnuo es el tratamiento anti destellos (flares). Cuando se fotografía a contraluz o con el sol (o la fuente de luz que sea) por delante del plano frontal del objetivo, el Yongnuo genera unos destellos muy exagerados que pueden estropear la toma.

Nosotros recomendamos comprar el modelo de Canon, que ya de por sí es muy barato. Pero si tu presupuesto va muy justito, el Yongnuo es una opción interesante sabiendo que te va a limitar en algunas circunstancias (flares / destellos)

Precios del Yongnuo 50mm f/1.8 en amazon.es

 

Canon EF 40mm f/2.8  ‘Pancake’

Es un objetivo muy pequeño, por eso se le conoce como ‘pancake‘ (tortita). En una cámara APS-C equivale a una focal de 64mm, que estaría más cerca de ese objetivo ‘normal’ similar a la visión humana.

No tiene una apertura tan grande como el 50mm f/1.8 pero entraría en el club de los objetivos luminosos.

Es perfecto para fotografía callejera por ejemplo, tanto por su focal como porque pasa muy desapercibido. Pero también es una buena focal para retrato. En general es muy polivalente.

 

 

Canon EF 24mm f/2.8  ‘Pancake’

Otro de los objetivos pancake de Canon, muy similar al 40mm en cuanto a tamaño y forma. Este 24mm equivale a un 38mm en full frame,  ya cerca de lo que se consideraría angular.

Es perfecto para fotografía callejera y para fotografía de interiores, donde el 50mm e incluso el 40mm se pueden quedar grandes y nos pueden dificultar el encuadre si trabajamos en espacios muy reducidos.

También para paisajes es una buena opción.

Este pancake junto con el 50mm f/1.8 puede ser un buen ‘combo’ para llevar siempre en la mochila. No ocupan nada y se complementan muy bien.

 

 

Canon EF 85mm f/1.8 USM

Si buscas un buen objetivo para retrato, el 85mm f/1.8 de Canon es una opción más que interesante. Es un objetivo EF, es decir, se puede utilizar perfectamente tanto en cámaras réflex Canon APS-C como Full Frame. Este objetivo no tiene estabilizador de imagen.

La focal equivalente en una cámara APS-C es 136mm. Esa focal, en concreto los 135mm, se ha utilizado muchísimo en fotografía, sobre todo para retrato. La combinación de focal larga y gran apertura hace que podamos conseguir una profundidad de campo muy pequeña: sujeto nítido en primer plano y fondo desenfocado con un bokeh precioso. De hecho, el 85mm de Canon es uno de los llamados ‘bokeh king’, por la suavidad en sus desenfoques.

Es un objetivo muy bien construido y con una gran calidad óptica. El enfoque es rapidísimo.

Por ponerle alguna pega, a máxima apertura suele producir algo de aberración cromática (purple friging – halos violetas en los bordes de los objetos)

 

 

 

Yongnuo 85mm f/1.8 para Canon EF

El Yongnuo 85mm f/1.8 es una ‘copia’ del modelo de Canon. Es una opción más barata y con algunas limitaciones. Pero si conoces esas limitaciones puedes decidir si te compensa elegir un modelo u otro.

La calidad óptica en cuanto a nitidez está prácticamente a la altura del Canon 85mm. Quizás un pelín más suave en los bordes, apenas apreciable, pero ten en cuenta también que esos bordes suelen formar parte de la zona desenfocada si hacemos retrato.

La aberración cromática también es muy similar en el Yongnuo 85mm con respecto al modelo de Canon.

Las dos limitaciones más importantes del Yongnuo 85mm con respecto al Canon 85mm son:

  • El motor de enfoque es mucho más lento. El modelo de Canon con su motor USM tiene un recorrido de enfoque casi instantáneo, mientras que en el Yongnuo el recorrido completo estaría por encima de 1 segundo.
  • Los destellos (flares) que produce el objetivo en determinadas condiciones de luz (luz entrando en determinado ángulo lateral) pueden llegar a ser enormes y estropean totalmente la imagen. Son condiciones muy concretas, pero los destellos no son comparables a los que produce el Canon 85mm f/1.8

Si vas a hacer fotografía de retrato, las condiciones suelen ser muy estables. El fotógrafo tiene bastante control de la luz, de la posición de la cámara y del sujeto, no hay prisas, no hay sujetos en movimiento, etc. Por lo tanto puedes valorar en qué situaciones vas a usar este objetivo y si te vale la pena

 

 

 

Objetivos para complementar o sustituir al objetivo de kit

En este apartado vamos a cubrir dos situaciones diferentes.

En general el objetivo de kit que suelen incluir las cámaras Canon de gama media ofrece una calidad óptica aceptable y cubre un rango focal (18-55mm) que es muy versátil. Depende del estilo del fotógrafo, pero usando una cámara APS-C, en ese rango focal entrarían el 90% de las situaciones típicas del día a día.

Sin embargo hay situaciones en las que nos gustaría tener focales por encima del rango (teleobjetivos) y otras en las que nos gustaría tener más ángulo de visión (angulares)

Y por otra parte, el objetivo de kit no es muy luminoso, tiene una apertura máxima bastante limitada. En situaciones con poca luz podemos echar de menos es plus que nos darían un par de pasos de luz adicionales. También a la hora de buscar desenfoque del fondo para retrato o para destacar al sujeto de un primer plano, etc. es más complicado si no tenemos una apertura decente.

 

Canon EF-S 55-250mm f/4-5.6 STM

Estaríamos hablando ya de un objetivo tele que nos puede venir bien por ejemplo para fotografía de deportes, eventos o incluso para fotografía de naturaleza ya que la focal equivalente sería de 88-400mm (objetivo con montura EF-S, válido sólo para cámaras APS-C de Canon), aunque para fotografía de aves o animales salvajes nos quedaríamos todavía un poco cortos.

Es la nueva versión STM del objetivo EF-S 55-250mm IS II. En principio vale la pena comprar esta versión más moderna. El enfoque suave del STM viene fenomenal, sobre todo en vídeo.

Es un objetivo con estabilizador óptico, que nos permite disparar sin trípode si las circunstancias no son muy adversas. Ten en cuenta que el estabilizador corrige la trepidación (temblor, vibración) de la cámara, no puede corregir movimientos del sujeto o la escena, es decir, si el sujeto se mueve y disparamos con una velocidad de obturación baja la imagen saldrá movida, con o sin estabilizador.

El 55-250mm ofrece una calidad sorprendente para su precio. Otra ventaja es que complementa perfectamente al objetivo de kit 18-55mm para cubrir el rango focal por arriba. Totalmente recomendable.

 

 

 

Tamron 28-75mm f/2.8 XR Di LD Aspherical

Una gran relación calidad precio para un objetivo de focal variable con esta apertura. El Tamron 28-75mm Mantiene la apertura máxima de 2.8 a lo largo de todo el recorrido desde los 28mm hasta los 75mm.

Para una Canon con sensor APS-C tendremos una focal equivalente de 45-120mm.

Es un objetivo que cubre un buen rango desde lo que se consideraría focal normal hasta tele corto. Muy bueno para retrato con esos 120mm equivalentes en APS-C a f/2.8 se consiguen unos desenfoques de fondo muy suaves y agradables a la vista.

Sería la alternativa al Canon EF 24-70mm f/2.8, cuyo precio suele estar por encima de los 1000 euros. Con respecto a ese modelo, el Tamron, además de ser mucho más barato, es también bastante más pequeño y ligero.

Como puntos menos positivos:

  • La nitidez a máxima apertura (f/2.8) es bastante buena en el centro pero no tanto en los bordes. A partir de f/4 la calidad óptica es muy buena y a f/5.6 ya estaría en el entorno de su punto dulce (máxima nitidez)
  • No incluye estabilizador óptico. A baja velocidad de obturación es necesario utilizar trípode
  • El motor de enfoque puede ser bastante ruidoso (si lo comparamos con el Canon 24-70mm) y el anillo de enfoque tiene muy poco recorrido, lo que hace un poco difícil usarlo con enfoque manual.

 

 

Canon EF-S 17-55mm f/2.8 IS USM

Es una de las mejores opciones para sustituir al objetivo de kit: rango focal similar pero mejor calidad óptica y mayor apertura máxima.

El Canon 17-55mm f/2.8 es un objetivo para tenerlo ‘soldado’ a la cámara y no quitarlo casi nunca. Es muy nítido en todo el rango focal, incluso desde f/2.8, y nos va a permitir trabajar en situaciones de luz más complicadas.

La apertura se mantiene constante a lo largo de todo el rango focal.

Es muy versátil, cubre muy bien la parte angular (17mm que serían equivalentes a unos 27mm en las cámaras Canon APS-C) y como tele corto a 55mm funciona muy bien para retrato, con un desenfoque del fondo muy suave y agradable.

El Canon EF-S 17-55mm f/2.8 tiene estabilizador de imagen y un sistema de enfoque muy rápido.

Puntos menos positivos:

  • El precio
  • Es más grande y pesado que el 18-55mm de kit (pero por otra parte en la mayoría de los casos sólo tendríamos que llevar este objetivo)
  • Está diseñado para cámaras Canon con sensor APS-C, si en el futuro pasamos a un cuerpo full frame no nos valdría.

 

 

Sigma 17-50mm f/2.8 EX DC OS HSM

Si el Canon 17-55mm f/2.8 se te va de tu presupuesto, hay otras alternativas más asequibles. De ellas, probablemente la que ofrece una mejor relación calidad precio es el Sigma 17-50mm f/2.8 para cámaras Canon APS-C (EF-S)

Comparado con el Canon ofrece prácticamente la misma nitidez. Quizás en el rango de los 17mm a apertura máxima es un pelín más blando en los bordes, pero es muy difícil ver diferencias apreciables entre los dos modelos.

La aberración cromática a aperturas grandes es quizás un poco peor en el Sigma, pero también están muy parejas.

El sistema de enfoque es rápido, pero no tanto como en el Canon 17-55mm. Además el modelo de Canon permite ajustar el enfoque operando en enfoque automático mediante el anillo de enfoque, mientras que en el Sigma hay que pasar el objetivo a modo de enfoque manual.

El Sigma es un poco más pequeño y ligero. Su sistema de estabilización óptica es un poco mejor que el de Canon, sobre todo para fotografía. En vídeo los dos se comportan de forma similar.

En general, el Sigma 17-50mm es un objetivo impresionante para su precio.

Puntos menos positivos:

  • No sé por qué motivo algunas unidades del Sigma 17-50mm tenían problemas de calibrado: front focus / back focus (es decir, el objetivo enfoca algunos centímetros por delante o detrás del punto de enfoque deseado). Es un problema que lo solucionan en el servicio técnico totalmente gratis en garantía, pero es bastante molesto encontrarte con un objetivo nuevo que no funciona como debería. Es importante comprarlo en una tienda que ofrezca garantía oficial Sigma.

 

 

 

Objetivos todoterreno (amplio rango focal)

La característica principal de este tipo de objetivos es su amplio rango focal, que puede ir desde los 16-18mm hasta focales por encima de los 100mm. Es decir, cubren desde ángulos de visión muy abiertos (como un objetivo angular) hasta focales del rango de los teleobjetivos medios y largos.

La principal ventaja es que son muy versátiles. Por ejemplo durante un viaje si queremos ir ligeros de equipo y queremos cubrir cualquier posible circunstancia: desde planos abiertos hasta primeros planos y objetos lejanos. El otro aspecto positivo es que no perdemos tiempo cambiando de objetivos sobre la marcha, a veces dependiendo de las circunstancias es complicado encontrar un lugar tranquilo para cambiar objetivos.

¿Entonces, por qué no usa todo el mundo este tipo de objetivos?

La principal limitación está en la calidad óptica del conjunto. Es muy complicado diseñar y fabricar un objetivo que cubra un amplio rango focal y que mantenga un criterio de calidad óptica homogéneo, por ejemplo en lo que respecta a nitidez o a la aparición de aberraciones (geométricas, cromáticas…) en determinadas focales y aperturas.

Otro aspecto importante es que por cuestiones de diseño, tamaño y precio tienen que tener una apertura máxima contenida. Suelen ser objetivos poco luminosos que nos pueden limitar en condiciones de poca luz.

A modo de resumen. Estos objetivos sacrifican un poco de calidad y prestaciones ópticas con el fin de ofrecer comodidad al usuario: equipo todo en uno, ligero y sin necesidad de cambiar de objetivo a cada momento.

Cuando hablamos de sacrificio estamos hablando de perder un poco de calidad, será apreciable si comparamos con objetivos de focal fija o con objetivos de gama muy alta, pero no quiere decir que vayamos a obtener fotos horribles y distorsionadas.

Algunos objetivos recomendados:

 

 

Tamron 16-300mm f/3.5-6.3 Di II VC PZD MACRO

Es un objetivo todoterreno para cámaras Canon con sensor APS-C (EF-S) con un rango focal equivalente en cuanto a ángulo de visión de 25-480mm

Mide unos 10cm de longitud recogido en modo de transporte y pesa unos 550g.

Es un objetivo que se comporta bastante bien en general en cuanto a nitidez en todo el rango focal (en cuanto a nitidez sería similar a la de un objetivo de kit).

En la parte tele, a partir de los 100-150mm, la apertura máxima lógicamente no es una maravilla, pero esto ocurre también con los teleobjetivos de gama media. Va a rendir bien con buena luz, si podemos cerrar un poco el diafragma a f/8 vamos a conseguir muy buenos resultados.

El estabilizador óptico funciona bastante bien y nos puede salvar la vida disparando a mano alzada. Tamron suele hacer estabilizadores ópticos muy buenos.

Otra característica interesante es que es un objetivo que tiene un buen sellado para evitar que entre polvo o salpicaduras.

Uno de los puntos débiles del objetivo es que en determinadas situaciones con la iluminación frontal o lateral puede aparecer algo de aberración cromática en forma de pequeños halos de color en los bordes de los objetos. Pero estos efectos los suele corregir la propia cámara si disparamos en JPG o los programas de edición / revelado si trabajamos con RAW.

Por relación calidad precio y el amplio rango focal que cubre sería uno de los todoterrenos recomendados.

 

 

 

Sigma 18-300mm f/3.5- 6.3 DC OS HSM Macro, para Canon APS-C

Otra opción interesante dentro de esta línea de objetivos súper zoom.

El Sigma 18-300mm está diseñado para cámaras Canon con sensor APS-C (EF-S) con un rango focal equivalente en cuanto a ángulo de visión de 29-480mm

En cuanto a calidad óptica, el Sigma 18-300mm es un poco más nítido que el Tamron 16-300mm en prácticamente todo el rango focal. Es una diferencia muy pequeña y en cualquier caso ten en cuenta que este tipo de objetivos tienen una nitidez similar a la del objetivo de kit.

Este objetivo incluye estabilizador óptico de imagen, muy similar en prestaciones al del Tamron.

El sistema de enfoque funciona bien, teniendo en cuenta que en las focales más largas puede haber más problemas con el enfoque automático debido a la apertura en ese rango, sobre todo cuando las condiciones de luz no sean muy buenas. El Tamron permite ajustar el enfoque mediante el aro de enfoque en cualquier momento, mientras que en el Sigma es necesario pasar el objetivo a modo de enfoque manual (botón AF/MF). En general el enfoque automático funciona bien, aunque el Tamron 16-300mm es quizás un poco más rápido y preciso.

A modo de resumen, a la hora de elegir entre el Sigma y el Tamron:

  • Sigma 18-300mm es un poco más nítido en todo el rango focal
  • Tamron 16-300mm tiene un sistema de enfoque un poco mejor
  • Tamron 16-300mm tiene protección frente al polvo y salpicaduras

 

 

 

 

Objetivos para retrato

Tradicionalmente para fotografía de retrato se suelen usar objetivos con una distancia focal en el rango del teleobjetivo medio: desde unos 75mm hasta unos 135mm

Con distancias focales cortas, para un mismo encuadre, se produce una pequeña distorsión en las caras. Además, con distancias focales medias y largas es más fácil conseguir desenfocar el fondo para dar más protagonismo al sujeto principal de la escena.

También, para conseguir esos fondos desenfocados interesa que el objetivo tenga una gran apertura. Cuanto mayor sea la apertura máxima más fácil será conseguir una profundidad de campo pequeña.

En general, un objetivo fijo en ese rango alrededor de los 100mm suele ser la mejor opción por relación entre nitidez, apertura y precio.

 

Objetivos recomendados:

 

Canon EF 50mm f/1.8

Sería el primer objetivo que compraría para mi Canon. Muy nítido, muy luminoso, muy barato y con una focal (80mm equivalentes en cámaras APS-C) que permite hacer unos retratos y unos primeros planos impresionantes.

Más información sobre el Canon 50mm f/1.8

 

Canon EF 85mm f/1.8

En cámaras APS-C tiene una focal equivalente de 136mm, una de las focales clásicas de retrato. Súper nítido, gran apertura y unos fondos desenfocados con un bokeh precioso.

Más información sobre el Canon 85mm f/1.8

 

 

Objetivos para fotografía callejera

La fotografía callejera es un mundo en sí mismo y hay tantas variantes y estilos como fotógrafos.

Históricamente se han utilizado mucho las focales ‘normales’, entre el 30 y el 50mm en cámaras full frame o de película. Este ángulo de visión da una perspectiva parecida a la de la visión humana, que casa muy bien con la fotografía que nos cuenta una historia y nos acerca a personas, personajes y lugares de la ciudad.

Una de las premisas de la fotografía callejera es que los sujetos se muestren naturales, que no posen o se sientan invadidos o molestos. Por ese motivo muchos fotógrafos prefieren focales largas, teleobjetivos medios por ejemplo.

Otros fotógrafos prefieren interactuar más con las personas, acercarse, usando focales un poco más cortas.

Objetivo fijo vs zoom para fotografía callejera:

  • Un objetivo fijo hace más fácil mantener una coherencia en todas las fotos de una serie, es decir, se sigue un línea argumental y una perspectiva más homogénea a la hora de contar la historia.
  • Los objetivos fijos suelen ser más ligeros y pequeños, pasan más desapercibidos
  • A igualdad de precio, los objetivos fijos suelen tener más apertura, lo que nos hace la vida más fácil a la hora de congelar el movimiento (disparar con velocidades de obturación altas) en situaciones de luz menos favorables.
  • Los objetivos zoom son más versátiles, nos permiten encuadrar rápidamente en situaciones en las que tendríamos más problemas con un fijo.

 

Algunas recomendaciones:

 

Canon EF 24mm f/2.8

Es un objetivo muy pequeño, tipo pancake, que hace que el equipo pase totalmente desapercibido. La focal equivalente en cámaras APS-C sería de unos 38mm, muy versátil para este tipo de fotografía. A máxima apertura, f/2.8, nos permite trabajar en situaciones de luz menos favorables.

Más información sobre el Canon 24mm f/2.8

 

Canon EF 50mm f/1.8

En una cámara con sensor APS-C la focal sería quizás un poco larga en determinadas situaciones (espacios muy estrechos). Pero por otra parte nos permite disparar desde cierta distancia y los primeros planos serán impresionantes.

Más información sobre el Canon 50mm f/1.8

 

Canon 17-55mm f/2.8  / Sigma 17-50mm f/2.8

Cualquiera de estos zoom estándar te pueden dar grandes resultados en fotografía callejera. Si prefieres tener más margen con las focales para no perder ningún encuadre estos objetivos ofrecen un rendimiento impresionante en estas circunstancias. La apertura te permite trabajar en situaciones de luz más delicadas y en las focales largas te ofrece un desenfoque del fondo más que aceptable.

Más información sobre el Canon 17-55mm f/2.8

Más información sobre el Sigma 17-50mm f/2.8

 

 

Objetivos para paisaje, arquitectura, interiorismo (objetivos angulares)

Para este tipo de fotografía se suelen utilizar objetivos angulares y gran angulares.

La idea es que necesitamos tener un ángulo de visión amplio para recoger una escena completa, por ejemplo el interior de una habitación en el caso de interiorismo, o la totalidad de un edificio en el caso de fotografía de arquitectura.

Para fotografía de paisaje también es interesante tener un buen angular.

Las cámaras con sensor Full Frame son las que mejor aprovechan estos objetivos, ya que pueden usar todo el ángulo de visión. En las cámaras con sensor APS-C el ángulo de visión efectivo es menor. En este caso el factor de recorte juega en contra de las cámaras APS-C, por lo tanto, para un mismo encuadre necesitamos ir a focales más cortas.

Un ángulo de visión correspondiente a la focal de 24mm se puede considerar un buen punto de partida para fotografía de arquitectura.

Recomendaciones:

Canon EF-S 10-18mm f/4.5-5.6 IS STM

La focal equivalente para este objetivo es 16-29mm. Está diseñado para cámaras APS-C, en cámaras full frame se podría utilizar pero generaría viñeteo, habría que recortar la imagen.

Es un objetivo estabilizado. La combinación de estabilización óptica y enfoque STM (muy suave, preciso y silencioso) está muy bien para vídeo por ejemplo.

No es muy luminoso, viene bien por ejemplo para fotografía de paisajes o para fotografía de arquitectura de interiores, pero para congelar escenas con movimiento en interiores necesitaremos probablemente buena iluminación continua o flash, o subir ISO como último recurso.

Es pequeño y ligero. Uno de los puntos menos positivos es que la montura está fabricada en plástico, igual que el resto del cuerpo. Pero por otra parte la parte óptica rinde muy bien, el enfoque funciona muy bien y la estabilización funciona muy bien. Es decir, las tres B: bueno, ‘bonito‘ y barato.

Es un buen complemento para el objetivo de kit, para cubrir el rango más angular.

 

 

 

Teleobjetivos para deportes y naturaleza (animales salvajes, aves…)

En este artículo tienes más información sobre objetivos recomendados para comenzar en la fotografía de aves, que te puede servir como referencia.

El caso de fotografía deportiva, sobre todo en interiores (pabellones, indoor), es una de las situaciones más críticas para cualquier equipo fotográfico: la luz no es demasiado buena, los sujetos están lejos y se necesita una velocidad de obturación alta para congelar el movimiento. Lo ideal sería buscar un teleobjetivo con una gran apertura, pero habría que ir a la gama alta en objetivos zoom (muy caros) o elegir algún teleobjetivo fijo con rango medio, a partir de 100mm.

Para comenzar a fototografiar en exteriores sin llegar a la bancarrota podemos optar por algún ‘300mm’, que tendría una focal equivalente máxima de 480mm en las Canon APS-C. En general son objetivos con una apertura limitada, así que en interiores tendríamos que tirar de ISO para conseguir velocidades de obturación adecuadas.

¿Con estabilizador óptico o sin estabilizador?

Aquí habría para escribir un libro. Si vas a trabajar con trípode el 90% de las veces el estabilizador no es necesario y en muchos casos perjudicará la calidad de imagen si lo tenemos activado sobre trípode. Si vas a fotografiar a mano alzada el estabilizador te puede dar esos 2 o 3 pasos de margen para evitar imágenes trepidadas.

Algunos objetivos con los que comenzar:

 

 

Tamron SP AF 70-300mm f/4-5.6 Di VC USD

Es una buena opción para iniciarse en la fotografía de aves y como teleobjetivo de propósito general.

El Tamron 70-300 VC Es un objetivo estabilizado, con un buen sistema de estabilización para fotografía. En vídeo también se comporta muy bien, aunque la estabilización en focales tan largas es bastante complicada, sobre todo a la hora de hacer paneos (giros horizontales o verticales suaves) ya que el estabilizador intentará compensar esos movimientos y provocará saltos o artefactos en la imagen. Los estabilizadores de Tamron suelen ser muy buenos.

Es un objetivo nítido en todo el rango focal incluso a máxima apertura. Aunque si podemos cerrar un paso el diafragma conseguiremos un punto adicional de nitidez.

Entre los aspectos negativos estaría la apertura máxima, pero son las habituales en estas gamas / precios.

 

 

 

Canon EF 75-300mm f/4-5.6 (III / USM)

Si podemos prescindir de la estabilización óptica, este objetivo tiene una muy buena relación calidad precio. La calidad óptica posiblemente no es tan buena como la del Canon 55-250mm  aunque en la mayoría de los casos van a ser diferencias sutiles.

Como es un objetivo no estabilizado es recomendable usarlo siempre con trípode, al menos en las focales más altas. Cualquier pequeña trepidación va a restar nitidez a la foto y nos puede estropear algunas tomas.

La focal equivalente en APS-C sería de 120-480mm.

Entre la versión III y la versión USM (motor ultrasonic), el USM ofrece un enfoque un poco más rápido.

 

 

 

Tamron AF 70-300mm f/4-5.6 Di LD

Tamron también tiene este modelo 70-300mm sin estabilización, que suele ser bastante más barato.

Es un objetivo muy ligero y pequeño para este rango focal.

El Tamron 70-300 f/4-5.6 Di LD es bastante nítido en todo el recorrido de zoom, excepto en la parte más cercana a los 300mm, donde pierde un poco de nitidez y la imagen se aprecia un poco más blanda, más suavizada, sobre todo en los bordes.

Para conseguir la máxima nitidez hay que cerrar el diafragma a f/8 – f/11, pero no siempre es posible trabajar con tan poca entrada de luz. Es un objetivo que funciona bien en exteriores, con buena luz, pero por ejemplo para fotografía deportiva en interiores no va a dar muy buen rendimiento.

Puntos menos positivos:

  • Tiene bastante aberración cromática (purple fringing)
  • Por encima de los 200-250mm pierde un poco de nitidez
  • Como es un objetivo no estabilizado es recomendable usarlo siempre con trípode, al menos en las focales más altas.

 

En general, yo elegiría la versión estabilizada (Tamron SP AF 70-300mm f/4-5.6 Di VC USD), pero si tu presupuesto va muy justo y buscas un teleobjetivo barato este Tamron no es mala opción sabiendo sus limitaciones.

 

 

Objetivos para viajes

En estos casos también la elección es muy personal, cada uno tiene sus prioridades. Pero la idea general sería ir con un equipo lo más ligero posible, minimizando a la vez el riesgo de perder esos momentos especiales por no llevar el equipo adecuado:  básicamente hablamos de la focal y de la luminosidad del objetivo.

Situaciones que se nos suelen presentar en estos casos:

  • No tenemos tiempo para cambiar de objetivo cada vez que lo necesitamos: la familia se impacienta, formamos parte de un grupo de turistas que van a su ritmo, etc.
  • Dentro de museos y espacios interiores necesitamos fotografiar sin trípode (porque no lo llevamos o porque directamente en muchos lugares no está permitido)
  • Queremos fotografiar un elemento lejano (edificio, monumento…) pero no tenemos tiempo ni oportunidad de acercarnos más, necesitamos un teleobjetivo
  • Otra situación típica es que llevamos tanto equipo encima que al final del día ya estamos agotados y cansados, no disfrutamos de la fotografía y nos arrepentimos de haber salido con tanto peso.

 

Es muy difícil, por no decir imposible, cubrir todas esas situaciones y otras que se nos puedan presentar. La clave estaría en priorizar nuestras necesidades y, sobre todo, elegir un equipo con el que estemos a gusto y disfrutemos de la fotografía y de la experiencia (visita turística, ocio, etc.)

 

Vamos a plantear algunas opciones para Canon, con sus pros y sus contras:

 

Objetivo todoterreno

Es una de las opciones más simples y efectivas si vas en grupo, con familia o simplemente no vas a tener tiempo o ganas de andar cambiando de objetivo.

Sales con lo mínimo: cámara + objetivo todoterreno, y tienes un rango focal enorme con el que no pierdes ningún encuadre.

Como aspecto negativo: lo que hemos comentado sobre los todoterreno en cuanto a calidad óptica (sacrificamos un poco de nitidez) y luminosidad (en museos y lugares con menos luz vamos a tener que subir ISO bastante para evitar trepidación)

Echa un vistazo al apartado con objetivos todoterreno recomendados para Canon

 

Zoom estándar luminoso + teleobjetivo medio

Esta combinación me gusta mucho personalmente:

Canon EF-S 17-55mm f/2.8 IS USMCanon EF-S 55-250mm f/4-5.6 STM

Tendríamos el 17-55mm soldado a nuestra cámara el 95% del tiempo, ya que cubre un rango focal muy amplio con el que podemos hacer desde arquitectura y paisajes, hasta retrato y primeros planos en la zona de 55mm.

La apertura nos permite trabajar cómodamente en museos e interiores. La calidad de imagen excelente. Es un objetivo estabilizado.

Y para situaciones en que necesitemos un tele más largo podemos recurrir al 55-200mm. Excelente relación calidad precio y muy ligero, unos 250gr. Además complementa perfectamente para cubrir todo el rango sin saltos.

Si el Canon 17-55mm f/2.8 se te va de presupuesto tienes alternativas como el Sigma 17-50mm f/2.8 EX DC OS HSM

Si prevés que vas a necesitar un tele más largo, los 70-300mm pueden ser una opción genial también.

 

Añade un gran angular al pack

Si te gustan los encuadres abiertos puedes añadir un gran angular a cualquiera de las combinaciones anteriores. Yo siempre suelo llevar un gran angular cuando hago turismo, porque a veces es muy difícil conseguir buenos encuadres de un edificio por falta de espacio (calles o plazas estrechas, no hay tiempo para callejear y buscar la mejor perspectiva del edificio…) y lo mismo en interiores.

El Canon EF-S 10-18mm f/4.5-5.6 IS STM es un objetivo pequeño y ligero (menos de 250gr), perfecto para llevar en la mochila sin que ocupe mucho.