Objetivos recomendados para réflex Canon

Si tienes una cámara réflex Canon con el objetivo de kit es hora de dar un paso más allá y explorar nuevas experiencias a través de otros objetivos más especializados.

Objetivos recomendados para réflex Canon

En esta entrada nos centraremos en objetivos para usuarios principiantes y aficionados, con una cámara Canon con sensor APS-C (en Canon el factor de recorte es 1.6 con respecto a cámaras con sensor Full Frame). Ten en cuenta que los objetivos con montura EF-S valen para cámaras APS-C, no para cámaras Full Frame. Los objetivos EF valen tanto para cámaras Full Frame como para cámaras APS-C.

Otra idea que hemos comentado en otras entradas: para el mismo objetivo (misma focal, etc.) los usuarios de cámaras full frame tienen una experiencia / visión diferente que los usuarios de cámara APS-C. Mira cómo afecta el factor de recorte a la distancia focal equivalente y a la profundidad de campo. Las propiedades ópticas del objetivo forman parte de ese objetivo y no dependen de la cámara, pero el resultado final sí va a depender del factor de recorte. Donde más se nota quizás es en los extremos del rango focal: los gran angulares (en contra, el ángulo de visión se estrecha en APS-C) y los objetivos tele (a favor, se consigue más alcance en cámaras APS-C).

¿Vale la pena invertir en objetivos EF-S que sólo valen para las cámaras réflex de gamas medias (con sensor APS-C)? Si damos el salto a full frame todos esos objetivos no nos valdrían. Aquí  creo que depende del tipo de usuario y del tipo de objetivo. Los objetivos premium de calidad profesional de Canon son EF, por lo tanto si invertimos en un objetivo bueno no perderemos la inversión (si seguimos más adelante con Canon). Pero para un usuario aficionado seguramente no vale la pena invertir más dinero en un objetivo EF (frente a un EF-S de características similares). Por otra parte, al estar diseñados para un sensor APS-C, los objetivos EF-S son más pequeños y ligeros que sus equivalentes versiones EF.

¿Vale la pena invertir en objetivos premium (gama L de Canon por ejemplo)?. Los objetivos son caros en general y los objetivos buenos son muy muy caros. Sin embargo la relación calidad / coste no es lineal: un objetivo 4 veces más caro no hace fotos 4 veces mejores. La calidad del objetivo está relacionada con sus características ópticas (distancias focales, apertura máxima del diafragma…), nitidez, capacidad para corregir aberraciones ópticas, velocidad del sistema de enfoque, si incluye estabilizador de imagen, si está sellado, los materiales de construcción…

A todos nos gustaría tener el mejor equipo, pero cada usuario tiene que valorar y decidir cuál es su punto de equilibrio entre el precio y la calidad que le pide al objetivo. Nosotros vamos a recomendar algunos objetivos con buena relación calidad precio, perfectos para dar el salto desde el 18-55 de kit,  y que nos van a dar muchas satisfacciones sin arruinar la economía familiar.

 

 

Canon EF 50mm f/1.8

Este es un objetivo que da muchísimo juego y además es uno de los más baratos que podemos encontrar. Para una cámara APS-C se comporta como un 80mm equivalente, muy bueno para retrato. La apertura máxima f/1.8 lo convierte en un objetivo muy luminoso con el que se pueden conseguir fondos desenfocados muy bonitos.

En cámaras full frame se considera un objetivo normal (similar al ángulo de visión humano). Es un objetivo muy versátil tanto para fotografía callejera como para retrato. Para fotografías en interiores sin usar flash.

 

 

Canon EF 40mm f/2.8  ‘Pancake’

Es un objetivo muy pequeño, por eso se le conoce como ‘pancake‘ (tortita). En una cámara APS-C equivale a una focal de 64mm, que estaría más cerca de ese objetivo ‘normal’ similar a la visión humana.

No es tan luminoso como el 50mm f/1.8 pero entraría en el club de los objetivos luminosos.

Es perfecto para fotografía callejera por ejemplo.

 

 

Canon EF 24mm f/2.8  ‘Pancake’

Otro de los objetivos pancake de Canon, muy similar al 40mm en cuanto a tamaño y forma. Este 24mm equivale a un 38mm en full frame,  ya cerca de lo que se consideraría gran angular.

Es perfecto para fotografía callejera y para fotografía de interiores, donde el 50mm e incluso el 40mm se pueden quedar grandes si son espacios pequeños. También para paisajes es una buena opción.

Este pancake junto con el 50mm f/1.8 puede ser un buen ‘combo’ para llevar siempre en la mochila. No ocupan nada y se complementan muy bien.

 

 

Tamron 28-75mm f/2.8 (para cámaras Canon)

Un objetivo fantástico con una gran relación calidad precio. Mantiene la apertura máxima de 2.8 a lo largo de todo el recorrido desde los 28mm hasta los 75mm. Para una Canon APS-C corresponde con una focal equivalente de 45-120mm

Es un objetivo que cubre un buen rango desde lo que se consideraría focal normal hasta tele corto. Muy bueno para retrato con esos 120mm equivalentes en APS-C a f/2.8 se consiguen unos desenfoques de fondo (bokeh) impresionantes.

No incluye estabilizador óptico. A baja velocidad de obturación es necesario utilizar trípode.

 

 

Canon EF-S 55-250mm f/4-5.6 STM

Estaríamos hablando ya de un objetivo tele que nos puede venir bien por ejemplo para fotografía de deportes, eventos o incluso para fotografía de naturaleza ya que la focal equivalente sería de 88-400mm (objetivo con montura EF-S, válido sólo para cámaras APS-C de Canon), aunque para fotografía de aves o animales salvajes nos quedaríamos todavía un poco cortos.

Es la nueva versión STM del objetivo EF-S 55-250mm IS II. En principio vale la pena comprar esta versión más moderna. El enfoque suave del STM viene fenomenal, sobre todo en vídeo.

Es un objetivo con estabilizador óptico, que nos permite disparar sin trípode si las circunstancias no son muy adversas. Ten en cuenta que el estabilizador corrige la trepidación (temblor, vibración) de la cámara, no puede corregir movimientos del sujeto o la escena, es decir, si el sujeto se mueve y disparamos con una velocidad de obturación baja la imagen saldrá movida, con o sin estabilizador.

El 55-250mm ofrece una calidad sorprendente para su precio. Otra ventaja es que complementa perfectamente al objetivo de kit 18-55mm para cubrir el rango focal por arriba. Totalmente recomendable.

 

 

Canon EF 75-300mm f/4-5.6 (III / USM)

Si podemos prescindir de la estabilización óptica, este objetivo tiene una muy buena relación calidad precio y nos da un poco más de focal. La calidad óptica posiblemente no es tan buena como la del 55-250mm  aunque en la mayoría de los casos van a ser diferencias sutiles.

Como es un objetivo no estabilizado es recomendable usarlo siempre con trípode, al menos en las focales más altas. Cualquier pequeña trepidación va a restar nitidez a la foto y nos puede estropear algunas tomas.

La focal equivalente en APS-C sería de 120-480mm. Estaría un poco en el límite para fotografía de aves. Es en cualquier caso un buen objetivo de iniciación si te gusta la fotografía con teleobjetivo.

Entre la versión III y la versión USM (motor ultrasonic), el USM ofrece un enfoque un poco más rápido.

 

 

Canon EF-S 10-18mm f/4.5-5.6 IS STM

Vamos ahora al rango de gran angular. Ten en cuenta que las cámaras APS-C no aprovechan los gran angulares debido al factor de recorte / multiplicador de focal.  La focal equivalente para este objetivo es 16-29mm.

Es un objetivo estabilizado. No es muy luminoso, viene bien por ejemplo para fotografía de paisajes o para fotografía de arquitectura de interiores, pero para escenas con movimiento en interiores necesitaremos probablemente buena iluminación continua o flash.

La combinación de estabilización óptica y enfoque STM está muy bien para vídeo por ejemplo.

Es un buen complemento para el objetivo de kit, para cubrir el rango más angular.