Objetivos réflex para fotografiar aves

Objetivos para fotografiar aves
Tim Lenz (CC BY 2.0)

 

Índice rápido de contenidos:

¿Qué características debería tener el objetivo ideal para fotografiar aves?

  • Distancia focal grande. Un objetivo con distancia focal de 300mm en una cámara con sensor APS-C equivale aproximadamente a un zoom 10x de una compacta. A mayor distancia focal ‘más cerca’ vemos un objeto lejano.
  • Muy buena calidad óptica. Cualquier tipo de distorsión o defecto mínimo de las lentes se va a multiplicar y se notará mucho más a la máxima distancia focal.
  • Enfoque automático muy rápido. Motor de enfoque rápido, sobre todo para fotografiar aves en vuelo o escenas de aves en movimiento. La otra parte que interviene en el enfoque es la cámara, pero la velocidad y comportamiento del objetivo afecta bastante al rendimiento global del sistema de autoenfoque
  • Estabilizador de imagen. Importante sobre todo cuando disparamos a pulso (sin trípode) en determinadas condiciones de luz. El estabilizador no es mágico, simplemente da un margen adicional de 2-3 pasos de luz, pero ese margen puede significar salvar una toma que de otra forma saldría trepidada (movida debido a las vibraciones de la cámara).
  • Buena apertura (luminosidad). Si vamos a fotografiar en condiciones buenas de luz no es un parámetro crítico, pero cuanto más luminoso sea el objetivo más podremos reducir el tiempo de exposición y nos permite hacer ráfagas más rápidas (más fotos por segundo). Ten en cuenta que si el animal está en movimiento y a cierta distancia es muy probable que sólo un porcentaje de las fotos queden correctamente enfocadas, por eso interesa a veces disparar en ráfaga para asegurar que al menos alguna de las fotos quede perfecta. También hay que tener en cuenta que si el objetivo no tiene una buena apertura la cámara tendrá más dificultades a la hora de enfocar correctamente en modo automático (AF), como regla no escrita a partir de f/6 estaría un poco comprometido el enfoque (depende de la cámara, condiciones de luz, etc.)

Las malas noticias llegan ahora: los teleobjetivos de calidad son caros. Hablamos de precios por encima de los 1000 euros para focales de 200-300mm para las gamas profesionales. A media que subimos la distancia focal los precios se disparan. Y a medida que buscamos objetivos más luminosos con focales grandes se disparan aun más.

También debes tener en cuenta que a medida que aumenta la distancia focal máxima del objetivo, para mantener una determinada apertura (por ejemplo f/2.8 que se considera ya un objetivo luminoso) se tienen que utilizar lentes enormes, de gran diámetro, ¿has visto los objetivos que utilizan los reporteros gráficos en eventos deportivos por ejemplo?

Para fotografía de aves el objetivo de partida para iniciarnos sería uno con una focal de al menos 300mm. Con objetivos de focal más corta estaremos más limitados en cuanto a distancia y tendríamos que recurrir a fotografiar desde hide (aguardo) cerca de un comedero por ejemplo.

¿Objetivos de focal fija o de focal variable?. Los objetivos de focal fija suelen dar más calidad óptica pero también nos quitan flexibilidad. Con un objetivo de focal variable podremos jugar con el encuadre alejando o acercando la escena, y esto es muy importante en fotografía de animales porque el fotógrafo normalmente tiene que estar muy quieto y no se puede desplazar para conseguir un encuadre diferente.

Ten en cuenta que en cámaras con sensor APS-C (prácticamente todas las cámaras réflex de gama de entrada e intermedia) el factor de recorte hace que por ejemplo un 300mm tenga un ángulo de visión equivalente a un 450mm (1.5x para cámaras Nikon o Pentax / 1.6x para cámaras Canon)

 

Buena relación calidad precio en 300mm

Tamron 70-300mm con estabilización óptica

Para iniciarse en el mundo de la fotografía de aves una buena opción son los Tamron 70-300 mm estabilizados. Por ejemplo los Tamron A005 SP 70-300mm VC USD f/4-5.6 tanto para Canon como para Nikon:

Son objetivos más baratos que los equivalentes oficiales de cada marca y sin embargo ofrecen una muy buena calidad. Tienen un buen rango de apertura, desde f/4 a 70mm hasta f/5.6 a 300mm, tienen enfoque automático (AF) y estabilizador de imagen.

Fotos etiquetadas en Flickr con ‘Tamron 70-300’

Vídeo review del Tamron 70-300mm f/4-5.6 VC USD

Otro vídeo review del Tamron 70-300

 

Canon 70-300mm IS USM

El Canon 70-300 f/4-5.6 IS USM es otra opción para usuarios de réflex Canon. Es un buen objetivo aunque el rendimiento global es un poco inferior comparando con el Tamron del apartado anterior. Hay usuarios que prefieren tener los objetivos de la marca para asegurar la mayor compatibilidad posible. El 70-300mm sería en cualquier caso una buena compra.

Canon EF 70-300 IS USM, 0345B006AA

Última comprobación de precio: 15:29h (precio en amazon.es)

Me lo pido por 418.00EUR

 

 

Nikon 55-300mm VR

Este objetivo con estabilización de imagen (Nikon 55-300mm f/4.5-5.6 VR) está bien para complementar el rango focal del 18-55mm de kit, pero a partir de 200mm baja un poco en lo que respecta a la nitidez, al menos a máxima apertura.

 

Nikon 70-300mm  VR

Un objetivo que valdría la pena plantearse con respecto al Tamron. Tiene un rendimiento óptico similar, pero un pelín por encima en cuanto a nitidez, sobre todo a máxima apertura, en todo el rango.  Es un objetivo estabilizado. Está muy bien valorado por las personas que lo han usado.

La relación calidad precio del Tamron sigue siendo mejor desde mi punto de vista, pero si quieres ese pequeño plus de calidad realmente la diferencia de precio no es grande. Si vas a hacer un uso intensivo del objetivo seguramente vale la pena invertir un poco más.

 

Tamron 70-300mm sin estabilización óptica (para Canon y Nikon)

Tamron también tiene un modelo 70-300mm sin estabilización, bastante más barato. ¿Vale la pena pagar más por el sistema de estabilización?.  El estabilizador puede compensar la trepidación de la cámara (vibración al disparar a pulso o debida al viento, etc. si disparamos desde trípode) de forma que nos permite disparar a una velocidad más lenta (equivalente a 1, 2 o 3 pasos de luz normalmente). Teniendo en cuenta que estos objetivos no son muy luminosos, esos pasos extra nos pueden venir bien en algunas situaciones. Si siempre vas a disparar desde un buen trípode, el estabilizador realmente no va a aportar ninguna ventaja. Pero en ese rango de 70-300mm se puede usar el objetivo a mano alzada en muchas situaciones y el estabilizador nos puede salvar muchas fotos que de otra forma nos saldrían movidas (trepidadas). Por lo tanto dependerá del tipo de uso que vas a dar al objetivo si te compensa o no el coste extra del estabilizador.

 

Canon 75-300mm sin estabilizador óptico

Canon también tiene el 75-300mm sin estabilización de imagen. Es un objetivo que puede servir perfectamente como entrada al mundo de los teleobjetivos medios, por su precio y relación calidad precio. Las consideraciones sobre el estabilizador óptico son las mismas que en el caso del Tamron. Tienes que valorar si vas a aprovechar esa ventaja que da el estabilizador en determinadas situaciones (básicamente disparando a mano alzada en condiciones de luz que obligan a bajar la velocidad de obturación por debajo de lo recomendado).


 

 

Teleobjetivos largos, hasta 600mm

Más allá de los 300mm entraríamos ya en otra liga en cuanto a precios, tamaños y pesos de los objetivos.

Mira más abajo cómo puede afectar la distancia a la calidad de la imagen.

Nuestra primera recomendación serían los Tamron 150-600mm, también con una excelente relación calidad-precio y con muy buenas opiniones de usuarios.

 

Vídeo review Tamron 150-600mm fotografía de aves

Otro buen vídeo review del Tamron 150-600

Y otra página con bastante información y pruebas

 

Cómo afecta la distancia a la calidad de las imágenes

Fotografiar con teleobjetivos no es sencillo. A medida que aumentamos la distancia focal se hacen más evidentes algunos problemas que no se notan con focales cortas y si además añadimos que normalmente se fotografían sujetos muy distantes intervendrán también factores externos: el principal de ellos es seguramente la ‘calidad’ del aire.

El aire no es un medio totalmente transparente. A partir de una cierta distancia entre la cámara y el objeto se notarán los efectos del polvo en suspensión, corrientes térmicas, difracción.. Estos son fenómenos físicos que no dependen de la calidad de la cámara o el objetivo. No hay una regla fija, pero a partir de 500-600mm de distancia focal equivalente nos podemos encontrar condiciones que ya no nos permitan obtener imágenes totalmente nítidas.

El otro problema que se hace más crítico con distancias focales grandes es la trepidación. Cualquier pequeña vibración de la cámara, incluso en trípode, se multiplica cuando usamos una focal grande. Disparando con objetivos de 600mm hace falta un buen trípode, muy muy estable. Aunque disparemos a velocidades de obturación adecuadas, cualquier pequeñísima vibración que deje pasar el trípode va a aparecer en la imagen final como pérdida de nitidez (micro trepidación).

Disparando a mano alzada, aplicando la regla empírica de la inversa de la focal, a 600mm tendríamos que disparar como mínimo a 1/600 en una cámara full frame. En APS-C, la focal equivalente sería de unos 900mm, así que como mínimo tendríamos que disparar a 1/1000 para asegurar una toma con trepidación mínima (dependiendo del pulso de cada uno, etc.)

El sistema de estabilización óptica permite bajar 1, 2 o 3 pasos, dependiendo de lo bueno que sea, pero ten en cuenta que estos sistemas son una ayuda, no una garantía.

A modo de resumen, la fotografía de aves y animales salvajes necesita sobre todo de altas dosis de paciencia y perseverancia. Hay que tener presente que normalmente un porcentaje elevado de las tomas no alcanzarán la calidad que nos gustaría, por las limitaciones del equipo, por las limitaciones del entorno (luz, aire) o por nuestras propias limitaciones como fotógrafos hasta que vamos cogiendo experiencia.

 

Alternativas para fotografía de aves

Si tu presupuesto es más ajustado y no te puedes permitir un equipo réflex (cámara + teleobjetivo) echa un vistazo a estas compactas superzoom con focales equivalentes superiores a los 600mm y una óptica aceptable, muy apreciadas para pajarear. Lógicamente están más limitadas en cuanto las condiciones de luz no son perfectas puesto que el sensor de estas cámaras suele ser bastante pequeño y los objetivos todoterreno (los que cubren un rango de focales muy grande) no pueden dar la misma calidad que objetivos más especializados en un rango focal estrecho. Los objetivos para cámaras réflex suelen tener un rango focal 3x o 4x, mientras que las bridge superzoom tienen rangos de zoom de 20x, 24x… 50x o incluso más en algunos modelos. A pesar de todo, las compactas superzoom son una alternativa por precio, por peso (comparadas con el equipo completo de réflex + teleobjetivo) y por facilidad de uso.

 

Echa también un ojo a esta serie buenísima de vídeos de trino.tv sobre fotografía de aves (en español)

 

Más…

Información útil sobre objetivos en general. Interesante para tener una idea de la calidad de los objetivos y conceptos que influyen a la hora de utilizarlos.

Qué significan las siglas y abreviaturas que aparecen en los nombres de los objetivos