Vídeo – Grabación de audio de una forma más profesional

A la hora de grabar vídeo es tan importante la calidad de audio como la calidad de imagen. Vamos a ver algunas formas sencillas de mejorar el audio de nuestros vídeos.

Vídeo réflex. Grabar audio de una forma más profesional
Foto: Alexis Fam (CC BY 2.0)

 

Una de las ventajas que comentábamos sobre las cámaras réflex para grabación de vídeo era que gracias al tamaño de sensor se podían conseguir vídeos de calidad profesional con un equipo no profesional (un equipo de vídeo profesional es mucho más caro)

Sin embargo, el audio que recoge la cámara es normalmente malo o muy malo. Nos vale para hacer vídeos caseros de nuestros hijos o nuestras mascotas, pero no es aceptable para algo más profesional, por ejemplo si haces vídeos para tu canal de YouTube, vídeos comerciales para tu negocio, o incluso para tus vídeos familiares.

Vamos a ver algunas opciones relativamente sencillas y baratas para mejorar la calidad de audio y conseguir un resultado más profesional.

El enemigo número uno es el micrófono interno de la cámara. El micrófono interno va a recoger todos los ruidos que genera la propia cámara: el sonido del motor de enfoque, el sonido del estabilizador de imagen, cualquier toque, golpe o incluso pulsación de botones por parte del usuario. Si hace viento, el efecto sobre el audio va a ser muy molesto y puede estropear toda la sesión. Y además el sonido real que queremos recoger llega como si estuviéramos en el interior de un pozo.

Si vas a grabar en un espacio cerrado y controlado, hay cámaras como las Canon (700D, 100D..) con los objetivos STM que minimizan el ruido del motor de enfoque. Pero en cualquier caso la calidad del audio en sí seguirá siendo mediocre, sobre todo si queremos grabar voz.

Una de las ideas clave es que debemos intentar que el micrófono esté lo más cerca posible de la fuente del sonido.

  • Si vamos a hacer una entrevista (o hablamos nosotros mismos) lo más adecuado será por ejemplo un micrófono de corbata (Lavalier) o un micrófono de mano o de pie situado lo más cerca posible.
  • Si vamos a grabar una escena en la que no podemos acercar un micrófono intentaremos usar un micrófono externo, por ejemplo direccional, que aisle los posibles ruidos generados por la cámara y el entorno

 

1.- Conexión directa a la cámara

Si vamos a grabar vídeos en estudio (oficina, casa..) la opción más sencilla, efectiva y barata es usar un micrófono de corbata (también conocido como Lavalier o micrófono de solapa) conectado a la entrada de micrófono externo de la cámara. Si nuestra cámara no tiene entrada de micrófono externo pasaremos al ‘plan B’ que veremos después.

Ten en cuenta que no todos los micrófonos van a ser compatibles con la cámara.

En primer lugar dependerá de la tecnología que utilizan. Los micrófonos de condensador suelen ser de mejor calidad pero necesitan alimentación eléctrica. Algunos incluyen una pila y otros se alimentan a través del dispositivo al que se conectan. Esa alimentación se conoce como Phantom power y la cámara réflex no la proporciona directamente, necesitaría algún tipo de preamplificador. Luego vemos también esta configuración. Los micrófonos dinámicos o de bobina ofrecen menos calidad, pero se pueden conectar directamente ya que no necesitan la alimentación de tipo Phantom, también suelen ser más robustos.

Además tendremos que ver que el conector del micrófono sea compatible con el conector de la cámara. La entrada de la cámara será normalmente de tipo mini jack de 3.5mm (TRS – 3 conexiones). Otros dispositivos como los teléfonos móviles suelen utilizar mini jack TRRS (4 conexiones).

Los micrófonos para PC baratos podrían valer, son de tipo bobina, pero su calidad de audio suele ser mala.

Algunos micrófonos de calidad aceptable:

Audio-Technica ATR-3350. Es un micrófono de condensador, incluye un preamplificador alimentado por una pequeña pila, y un cable de unos 6m. Es de tipo solapa (Lavalier)

 

BOYA BY-M1. Similar al anterior, también de solapa, aunque el Audio-Technica es más conocido, al menos entre youtubers. Mira de todas formas a través de este enlace porque hay bastante diferencia de precios dependiendo del vendedor.

 

Los dos utilizan pilas de botón. Hay que tener en cuenta que en este tipo de micrófonos alimentados hay que estar pendientes de que no se agote la pila. Debemos llevar siempre pilas de repuesto y revisar nuestra grabación para comprobar que realmente ha estado funcionando durante toda la sesión.

También podemos usar micrófonos de bobina con más calidad que los básicos de PC. Por ejemplo el micrófono de solapa Olympus ME-15 (mira precios aquí). No necesitan alimentación, pero suelen venir con un cable mucho más corto puesto que cuanto más largo sea el cable (por ejemplo si usamos alargador) más débil será la señal de sonido que llega a la cámara y seguramente la grabación tendrá más ruido.

Otro que veremos ahora, que también se puede usar con conexión directa a la cámara, es el Rode SmartLav+

Si pruebas a grabar con micrófono externo verás que los resultados son impresionantes con respecto a la audio interno de la cámara, como de la noche al día, incluso con micrófonos baratos.

Algunos puntos a tener en cuenta:

  • La longitud del cable puede afectar bastante a la calidad de sonido. Si necesitas cubrir una distancia muy larga entre el micrófono y la cámara es preferible usar una grabadora externa o comprar un equipo inalámbrico. Para distancias medias, de 3-4 metros, dependerá del micrófono y del preamplificador interno de la cámara. En algunos casos se puede generar más ruido electrónico del que nos gustaría. El ruido electrónico es ese sonido ‘shssssssss’ que suena de fondo aunque no hay ningún sonido externo.
  • Algunas cámaras tienen la opción de desactivar la ganancia automática del amplificador de audio interno. Otras incluso permiten ajustar los niveles de ganancia de forma manual. La ganancia automática puede dar lugar a efectos no deseados porque en los silencios (por ejemplo de la persona que habla) la cámara aumenta la ganancia para compensar, y aparece más ruido de fondo y ruido electrónico. Dependerá de cada situación, pero si podemos controlar los niveles de forma manual evitaremos estos efectos no deseados
  • Si el micrófono externo incluye una etapa de amplificación puede ocurrir que saturemos el sonido porque llega demasiada señal. Obtendríamos un sonido un poco distorsionado. Lo ideal es grabar a la máxima amplitud que sea posible sin llegar a saturar
  • El caso contrario sería grabar con un nivel de audio muy bajo. Si te fijas en algunos vídeos de youtube, el sonido tiene buena calidad pero tiene una señal muy baja, hay que aumentar el volumen al máximo para poder escucharlos.

 

2.- Plan B. Grabación externa mediante smartphone

Si nuestra cámara no tiene entrada de micrófono tendremos que utilizar una grabadora externa si queremos mejorar el sonido.

La buena noticia es que podemos usar un smartphone como grabadora. Es una solución barata y que nos dará una buena calidad de sonido (dependiendo del micrófono que utilicemos). Incluso se podría grabar directamente con el smartphone sin micrófono externo, pero lógicamente la calidad de sonido no será tan buena.

Otra ventaja de usar grabadora externa es que nos quitamos del medio los cables que van a la cámara, que suelen ser una fuente de problemas. El micrófono de solapa se conecta al smartphone, lo ponemos a grabar y nos lo podemos guardar en el bolsillo o colocarlo en un sitio fuera de plano.

La desventaja es que el sonido lo tenemos que añadir al vídeo en la fase de edición y tenemos que sincronizar el vídeo con el audio. Es una operación relativamente sencilla pero puede llevar un poco de tiempo si tenemos una sesión de vídeo con muchas tomas.

Para sincronizar audio y vídeo cuando se graban por separado es aconsejable hacer una marca de sonido al inicio de la toma. En cine se utiliza la claqueta. Podemos hacer una palmada fuerte o unos toques en el micrófono. En la fase de edición, esos sonidos fuertes aparecen como picos en la señal de audio y se pueden identificar fácilmente. Sólo tenemos que hacer coincidir el pico de la señal de audio con el fotograma de la palmada.

Si hacemos grabación externa con el móvil podría valer cualquiera de los micrófonos de condensador o de bobina, pero tenemos que ver si son compatibles con el conector de nuestro smartphone o tablet. Estos dispositivos suelen utilizar el conector jack de cuatro contactos (micrófono + auriculares). En muchos casos los micrófonos con conectores de 3 contactos van a funcionar también en nuestro smartphone, pero es mejor asegurarse antes.

Un micrófono muy utilizado por su calidad / precio es el que comentábamos, Rode SmartLav+

 

Ten en cuenta que este micrófono no se puede conectar directamente a la cámara, hay que utilizar un adaptador de mini jack TRRS (4 conexiones) a mini jack TRS (3 conexiones) Con un adaptador podremos usarlo tanto para grabar con smartphone como para conectar directamente a la cámara.

Aunque nuestra cámara tenga entrada de micrófono, la opción de grabación externa puede ser más interesante (evitamos cables y nos podemos alejar todo lo que queramos de la cámara) y el smartphone nos puede dar incluso más calidad de sonido que la conexión directa a la cámara.

Si utilizas el smartphone asegúrate de que está en modo ‘avión’ para evitar recibir llamadas durante el proceso de grabación.

 

3.- Grabadora externa

Esta sería la versión más profesional del plan B anterior. Una grabadora digital puede ofrecer una calidad de sonido muy muy buena.

Algunas grabadoras muy utilizadas son por ejemplo las Zoom H1 o las Tascam DR-05, ambas incluyen micrófonos estéreo integrados y permiten además conectar micrófonos externos a través de un conector mini jack.

Los micrófonos integrados son muy buenos, pueden servir perfectamente si colocamos la grabadora cerca del sujeto o para recoger sonido ambiente.

Pero a veces interesará utilizar micrófonos de solapa o micrófonos de mano que conectaremos a la grabadora.

Estas grabadoras tienen posibilidad de controlar la ganancia y tienen bastantes opciones de grabación. Sin llegar a ser equipos profesionales la calidad de sonido es buenísima.

La grabación se hace en una tarjeta SD (en estos modelos en concreto se utilizan tarjetas micro SD). Como ocurre con la fotografía tenemos varios formatos de grabación. Para este tipo de grabadoras interesa elegir el formato con la mayor calidad  (p.e. WAV 96KHz / 24bits). Si elegimos MP3 no vamos a aprovechar la calidad de sonido y nos valdrían otras grabadoras más baratas.

 

Ten en cuenta que los micrófonos profesionales suelen utilizar conector XLR (también llamado conector Cannon) que permite llevar la alimentación Phantom desde el dispositivo hasta el micrófono. Si tienes previsto hacer algo más profesional te podrían interesar las versiones un poco más avanzadas de las grabadoras que hemos comentado: la Zoom H4N y la Tascam DR-40. Además de otras funciones más avanzadas incluyen dos entradas XLR que permitirían conectar dos micrófonos XLR externos y permiten grabar 4 canales (2 micrófonos integrados + 2 micrófonos externos)

 

4.- Micrófono direccional

Hay ocasiones en que no es viable colocar micrófonos cerca de la fuente de sonido. Por ejemplo, si estamos grabando a un grupo de personas, deportes.. en exteriores o en entornos en los que no tenemos tanto control como en un estudio.

En estos casos podemos utilizar micrófonos direccionales, de tipo shotgun.

Estos micrófonos recogen muy bien el sonido en una dirección y con un cierto ángulo de cobertura. Fuera de esa zona de cobertura están ‘sordos’ o atenúan mucho el sonido que reciben.

Muchos están preparados para colocarlos en la zapata de flash de la cámara. Tienen la ventaja de que aislan muy bien los sonidos de la cámara: motor de enfoque, manipulación de botones, pequeños golpes involuntarios.. Algunos incluyen también una especie de sistema de suspensión que aisla los ‘toc’, los golpecitos que podemos dar involuntariamente a la cámara y que en un soporte rígido se transmitirían mecánicamente al micrófono.

Se puede utilizar una pértiga con el micrófono shotgun para acercarlo a la fuente de sonido lo más posible.

Unos micrófonos muy utilizados son los de la marca Rode: Rode VideoMic Go,  Rode VideoMic y Rode VideoMic Pro. La versión VIDEOMIC Pro dispone además de una etapa de preamplificación.

Estos micrófonos son de condensador, van alimentados internamente con una pila de 9V.

 

5.- Micrófonos de estudio

Este tipo de micrófonos se utilizan mucho para grabación en estudio, por ejemplo para narración en videotutoriales y reviews. Son micrófonos de condensador, de membrana grande normalmente. Hay muchísimos modelos, pero los youtubers suelen usar micrófonos con salida directa USB, mucho más fáciles de utilizar porque no necesitaremos por ejemplo mesa de mezclas o interfaz XLR (para alimentación Phantom)

El micrófono se conecta directamente al ordenador (a través del cable USB) y la grabación se hace con algún programa de sonido.

Uno de los más conocidos y usados es el Blue Microphones YETI:


Si queréis un micrófono profesional, este Rode NT-USB ofrece una calidad excepcional. Además de la salida USB incluye salida de audio para monitorizar el audio mientras grabamos. Incluye filtro anti-pop y un pequeño trípode para la mesa.

Rode NT-USB - Micrófono (USB, 3.5 mm), color negro

Última comprobación de precio: 14:56h (precio en amazon.es)

Me lo pido por 155.00EUR

Otro modelo un poco más asequible pero que ofrece una buenísima calidad es el SAMSON METEOR. Este modelo es muy compacto, con tres patas abatibles que quedan recogidas para transporte. No incluye filtro anti-pop pero su diseño hace que este efecto se note un poco menos.

 

O el Auna HK-Mic-900 (versiones B-black y S-silver). También ofrece una muy buena calidad de audio. Incluye amortiguador para aislar al micrófono de posibles vibraciones (golpes en la mesa, etc.). Pero ten en cuenta que no incluye soporte, tendrás que comprar aparte un pequeño trípode o un brazo articulado. Es un micrófono que tiene una gran relación calidad precio.

 

La forma de trabajar sería similar a la grabación externa. Generamos los ficheros de audio por separado y luego los añadimos al vídeo en la fase de edición.

Como son micrófonos menos flexibles en cuanto a su utilización (sólo los vamos a usar en nuestro estudio normalmente) mucha gente utiliza la grabadora externa como micrófono de estudio (colocándola en un mini-trípode por ejemplo)  o también el micrófono shotgun usando por ejemplo un soporte articulado.

Debido a que estos micrófonos se colocan cerca de la boca, justo delante, se suelen producir los llamados ‘pops’, es decir las consonantes explosivas (p, t, k) provocan picos desagradables en la señal de audio. Para evitarlo se usan los filtros anti pop, que se colocan delante del micrófono.

También se suele usar un soporte articulado para el micrófono para poder regularlo en altura, de forma que quede a la altura de la boca, para que nuestra posición al hablar sea lo más cómoda posible.

 

Más:

Estudio básico de grabación de vídeo para YouTube

Cámaras recomendadas para vídeo (para youtubers, vlogs, etc.)