Diferencias entre una cámara de gama principiante y una profesional

¿Qué diferencias hay realmente entre una cámara de gama de entrada (principiantes / aficionados) y una cámara de gama profesional?

 

Canon EOS 5D Mark III
Canon EOS 5D Mark III – Foto: Ben Cheng

 

Ésta es una cuestión muy interesante, que la mayoría de fotógrafos aficionados nos hemos planteado en algún momento.

Una idea muy extendida es que cuanto mayor sea la gama (precio) de una cámara, mejores fotos hará. Y por ese motivo las fotografías que hacen los profesionales son siempre mejores que las que hacemos nosotros con nuestras cámaras de gama media.

Falso

Los fotógrafos profesionales hacen en general mejores fotos porque son buenos fotógrafos, conocen la técnica, conocen los límites de su equipo, saben elegir el mejor encuadre, utilizan la iluminación adecuada o buscan los momentos en los que la luz natural es más propicia, etc. etc. etc.

No hay cámaras profesionales. Hay profesionales que utilizan una serie de herramientas para hacer su trabajo. La cámara es una herramienta más, quizás la más visible, pero la mayoría de las veces no es el factor que marca la diferencia en lo que respecta al resultado final.

 

¿Qué son las gamas (en relación a las cámaras fotográficas)?

Las gamas están relacionadas con el perfil del cliente al que va dirigido un determinado modelo de cámara. Es decir, es una clasificación comercial, subjetiva, que a veces responde más a intereses comerciales y de marketing que a criterios objetivos.

En el caso de cámaras réflex (o mirrorless / EVIL) se suelen hacer las siguientes divisiones:

  • Gama de entrada. Son cámaras orientadas a usuarios aficionados que comienzan en el mundo de la fotografía.
  • Gama intermedia. Dentro de esta gama media hay a su vez subdivisiones, pero en general son cámaras orientadas a usuarios aficionados avanzados
  • Gama media avanzada / semiprofesional. Incluyen funciones y características más orientadas a un uso profesional
  • Gama profesional. Aquí estarían las cámaras que incluyen la tecnología más avanzada del momento, con las mejores prestaciones, calidades de materiales y fabricación, ergonomía, etc. Los buques insignia de cada fabricante. Totalmente orientadas a uso profesional.

 

Para este tipo de cámaras (réflex, EVIL / sin espejo, compactas de gama media-alta…), para un nivel tecnológico similar en sus sensores,  la diferencia en lo que respecta a calidad de imagen es relativamente pequeña.

Es decir, una cámara réflex de gama de entrada, en la mayoría de situaciones hará fotos muy muy similares a una réflex de gama profesional, indistinguibles a efectos prácticos en la mayoría de los casos.

Entonces, si la calidad de imagen es similar, ¿qué aportan realmente las cámaras de gamas superiores?. Básicamente ofrecen al fotógrafo más posibilidades, para trabajar en situaciones en las que sería mucho más complicado hacerlo con una cámara de gama inferior.

Vamos a ver en los siguientes apartados algunas características que suelen marcar la diferencia entre gamas.

 

¿Qué características suelen marcar la diferencia entre una gama y otra?

Como hemos dicho, las gamas son clasificaciones comerciales, el hecho de tener o no alguna de estas características no quiere decir que el modelo entre automáticamente en la gama correspondiente. Es el conjunto de características lo que hay que valorar.

 

Controles, diales y botones de acceso rápido

Las cámaras más orientadas a uso profesional suelen incluir más controles, diales y botones de acceso rápido.

La idea es que un profesional tiene que poder responder rápidamente ante situaciones cambiantes. Por ejemplo, durante un evento, el hecho de perder varios segundos para hacer un cambio de configuración puede suponer perderse ese instante especial que marca la diferencia en un reportaje.

Añadir más controles y botones a una cámara implica que el cuerpo probablemente tendrá que ser más grande, hay más elementos mecánicos, el diseño es más complejo, etc. Es decir, encarece el producto.

Las cámaras de gama de entrada simplifican y reducen el número de controles físicos con el fin de abaratar el producto.

 

Tamaño del sensor

El tamaño del sensor influye mucho en el coste de fabricación (no es una relación lineal).  Por otra parte los sensores más grandes permiten captar más luz y su rendimiento suele ser mejor (ruido, rango dinámico, etc.)

Históricamente los fabricantes de réflex digitales decidieron montar dos tipos de sensores.

  • Los sensores Full Frame, que se correspondían con el tamaño del negativo de película, ofrecían el mejor rendimiento, pero eran muy caros y estaban orientados al sector profesional.
  • Los sensores APS-C, más pequeños, permitían abaratar los costes de fabricación, y se destinaron a las gamas de entrada e intermedia.

En la actualidad, aunque el tamaño del sensor sigue siendo un factor importante, no es un criterio tan decisivo. El avance tecnológico ha permitido que sensores más pequeños tengan un rendimiento muy bueno.

Las réflex de gama profesional suelen montar sensores Full Frame, pero también hay cámaras orientadas a uso profesional con sensores APS-C y micro 4/3.

Más información sobre cómo funciona el sensor de una cámara

 

Sistema de enfoque automático

La rapidez y precisión del sistema de enfoque automático es una de las características más importantes y valoradas de una cámara.

En las cámaras réflex se utiliza un sensor especializado, independiente del sensor de imagen, que permite el enfoque mediante detección de fase. Es un sistema muy rápido y preciso.

¿Qué diferencias suele haber entre la gama de entrada y las gamas superiores?

  • Las gamas más altas suelen tener más puntos de enfoque por detección de fase. Esto implica sensores de enfoque más grandes, con una electrónica más compleja.
  • Las gamas más altas suelen incluir sensores de enfoque con mayor sensibilidad, lo que permite aumentar las posibilidades de conseguir un enfoque rápido y preciso en condiciones de luz peores.
  • Las gamas más bajas suelen montar sistemas de enfoque con tecnología más antigua (para reutilizar sistemas ya probados en modelos anteriores de gamas superiores)

 

Las cámaras sin espejo  (por ejemplo las EVIL y compactas avanzadas) no tienen un sensor independiente para el sistema de enfoque, sino que utilizan el propio sensor de imagen para realizar el proceso de enfoque automático. Lo mismo ocurre con las réflex cuando se utiliza la pantalla trasera para realizar el enfoque (por ejemplo durante la grabación de vídeo)

En la actualidad, los sistemas de enfoque basados en el sensor de imagen son cada vez más avanzados, más rápidos y precisos, y tienen la ventaja de que eliminan mucha de la complejidad de los sistemas basados en sensores independientes.

Sin embargo, para determinadas aplicaciones las cámaras réflex con sus sensores de enfoque especializados siguen siendo la opción más fiable. Por ejemplo los profesionales que se dedican a la fotografía de eventos deportivos.

Más información sobre el enfoque automático en las cámaras

 

Nivel tecnológico

Las cámaras de gama alta suelen incluir la tecnología más reciente.

Por un lado para ofrecer una ventaja competitiva con respecto a las cámaras de otros fabricantes. Y por otro lado, para diferenciarse con respecto a modelos anteriores y que valga la pena el esfuerzo que supone para un fotógrafo renovar su equipo.

De la misma forma, las gamas más bajas suelen reutilizar sistemas y tecnología de modelos anteriores de gamas más altas. De esta forma los fabricantes pueden reutilizar componentes ya probados, abaratando costes. Esto ocurre habitualmente con sensores de imagen, procesadores, sistemas de enfoque, electrónica auxiliar, etc.

 

Construcción y fiabilidad

Este es un apartado que tiene mucha importancia para los fotógrafos profesionales. La cámara es su herramienta de trabajo, si la cámara no funciona no puede hacer su trabajo.

Por otro lado, un fotógrafo a veces tiene que realizar proyectos en condiciones muy adversas: lluvia, nieve, arena, polvo, salpicaduras en determinados eventos, etc.

Las cámaras para uso profesional tienen que garantizar un funcionamiento adecuado incluso en condiciones adversas:

  • Se construyen con materiales más robustos, por ejemplo aleaciones de metales en lugar de plástico
  • Están selladas frente al polvo y las salpicaduras
  • Los controles y diales son más robustos, para garantizar un correcto funcionamiento a lo largo de la vida útil

 

Además, los profesionales suelen utilizar objetivos más grandes y pesados, y las cámaras tienen que ser muy robustas para garantizar una sujeción perfecta y que la cámara no se dañe debido a las tensiones mecánicas, sobre todo en la zona de la montura.

A medida que bajamos de gama, los materiales y los procesos de fabricación se orientan más a reducir costes.

Las gamas de entrada e intermedia no suelen tener cuerpos sellados ya que encarece mucho el proceso de fabricación.

 

Redundancia

Otra característica muy importante para un fotógrafo profesional es la función de backup o copia de seguridad mediante doble ranura para tarjetas de almacenamiento.

Siempre existe el riesgo de que una tarjeta se estropee y deje de funcionar. Imagina que el fotógrafo de una boda pierde toda la sesión por culpa de una tarjeta defectuosa…

Las cámaras con doble ranura permiten guardar una copia de seguridad independiente de cada fotografía. Esta característica suele estar sólo en las cámaras orientadas a uso profesional.

 

¿Qué gama es la adecuada para mí?

En general no es buena idea basarse en la gama para elegir una cámara.

Comprar una cámara supone una inversión bastante importante, y el salto en precio de una gama a la siguiente no se corresponde con un aumento proporcional de las prestaciones de la cámara.

Valora qué características necesitarás realmente en tu día a día y en qué situaciones vas a usar la cámara. Tendrás que encontrar un equilibrio entre las prestaciones que necesitas y el presupuesto que estás dispuesto a invertir.

Que una cámara sea más avanzada o esté más orientada a uso profesional no quiere decir que sea la mejor o la más adecuada para un usuario concreto.

Para la mayoría de usuarios aficionados y aficionados avanzados, los modelos actuales de las gamas intermedias (réflex, EVIL / sin espejo o compactas avanzadas) cubren de sobra la mayoría de sus necesidades y no llegan a aprovechar todo el potencial de la cámara.