Qué es un filtro de densidad neutra ND y para qué sirve

Vamos a ver qué es un filtro ND (filtro de densidad neutra), para qué se utiliza en fotografía y vídeo, y los criterios para elegir el filtro más adecuado

 

Filtros de densidad neutra ND

 

 

 

¿Qué es un filtro de densidad neutra?

Un filtro ND (Neutral Density en inglés) es un elemento óptico que se coloca normalmente en la parte frontal del objetivo y permite reducir la cantidad de luz que llega a la cámara.

La palabra ‘densidad‘ hace referencia a la opacidad del cristal o del material con el que está fabricado el filtro.

La densidad se mide normalmente en pasos de luz.

Y el término ‘neutra’ (densidad neutra) hace referencia a que un filtro ND ideal debería filtrar por igual todas las longitudes de onda del espectro visible.

De esa forma la luz que llega al sensor o la película fotográfica lo hace con menor intensidad, pero manteniendo la fidelidad de color de la escena.

Un filtro no neutro sería aquel que introduce una dominante de color, bien por exceso, al dejar sin filtrar un determinado rango de longitudes de onda, bien por defecto, si filtra más un rango de longitudes de onda.

Ningún filtro ND es perfectamente homogéneo en todo el espectro, lo importante es que la dominante o dominantes de color sean imperceptibles en la imagen final o al menos que sea una dominante limpia y se pueda corregir fácilmente con el balance de blancos.

 

 

¿Para qué se utiliza un filtro ND?

En fotografía y vídeo casi siempre queremos tener la mayor cantidad de luz posible en la escena.

Si nos sobra luz podemos usar el diafragma del objetivo para regular la intensidad de luz que llega al sensor y conseguir la exposición deseada.

Pero hay situaciones en las que queremos tener más control sobre los parámetros de exposición, por ejemplo:

 

Para fotografía de larga exposición

Cuando queremos hacer fotografía de larga exposición en exteriores de día.

La larga exposición es una técnica muy utilizada en fotografía de paisaje para conseguir el ‘efecto seda‘ en el agua: cascadas, corrientes de agua, las olas del mar… o en las nubes.

En esos casos necesitamos tiempos de exposición relativamente altos, del orden de varios segundos.

De día, aunque cerremos el diafragma a su mínima apertura no vamos a poder conseguir a veces esos tiempos de exposición tan altos.

Y además cerrar mucho el diafragma implica que se hace más visible el efecto de difracción de la luz: cada punto de la imagen se convierte en un pequeño círculo difuso y la imagen en sí pierde detalle, pierde nitidez.

Un filtro de densidad neutra nos da más margen y nos va a permitir conseguir tiempos de exposición más largos o trabajar con el diafragma un poco más abierto, idealmente en la zona del punto dulce del objetivo.

 

Cuando queremos usar diafragmas abiertos en exterior

Por ejemplo para fotografía de retrato en exteriores a plena luz del sol.

Queremos usar un diafragma muy abierto para conseguir un buen desenfoque del fondo (profundidad de campo pequeña).

En esas situaciones la velocidad de obturación se nos puede quedar corta, sobre todo si queremos usar el obturador mecánico.

La velocidad máxima de obturación en cámaras de gama alta es de 1/8000s. En cámaras de gama media suele estar en 1/4000s

En cámaras que tienen la opción de activar el obturador electrónico podemos llegar 1 o 2 pasos más allá, hasta 1/16000s y 1/32000s dependiendo del modelo.

De nuevo, un filtro de densidad neutra nos da más margen de maniobra. Si nuestra cámara no puede llegar a esos tiempos de obturación tan cortos.

 

Para fotografía con flash

En algunas situaciones queremos cortar la luz ambiente y gestionar la iluminación con el flash. Sobre todo si hacemos fotografía en exteriores o en lugares en los que no tenemos control sobre la iluminación ambiente.

El flash normal (si no usamos modos de sincronización de alta velocidad) nos limita la velocidad de obturación, lo habitual es a 1/200s o 1/250s.

El uso de filtros ND nos ayuda a tener más margen en esas situaciones.

Podemos reducir la cantidad de luz ambiente, reducir la velocidad de obturación y simplemente tendríamos que compensar con la potencia del flash.

 

 

Para grabar vídeo en exteriores

En vídeo tenemos la limitación adicional de la velocidad de obturación.

La velocidad de obturación normalmente se configura para que corresponda con el doble de la velocidad de fotograma. De esta forma se consigue un efecto agradable de desenfoque de movimiento (motion blur).

Por ejemplo, si grabamos a 24fps, la velocidad de obturación ideal para cada fotograma sería de 1/48s (1/50s)

Si hay mucha luz en la escena sólo podemos jugar con el diafragma y en algunos casos, incluso cerrando al máximo la apertura no podríamos llegar a la velocidad de obturación deseada.

Además, como ocurre con la fotografía de retrato, hay veces en las que nos interesa trabajar con diafragmas abiertos para conseguir ese efecto de desenfoque del fondo.

En este caso, sin un filtro de densidad neutra sería imposible ya que no podemos jugar con la velocidad de obturación para compensar.

 

Para fotografiar monumentos sin personas

Esta es una aplicación curiosa de la larga exposición diurna.

Imagina que llegas a un monumento o algún sitio de interés (tiene que ser algo estático, que no tenga movimiento propio) y hay turistas por todas partes, y lógicamente acaban saliendo decenas o cientos de personas en la foto, quitando protagonismo al monumento.

Hay una técnica que consiste en hacer una muy larga exposición del monumento.

Normalmente son necesarios varios minutos de exposición, dependiendo de la cantidad de personas, su movimiento, etc.

La idea es que las partes estáticas de la escena (el monumento) contribuyen durante todo el tiempo a generar la imagen, cada punto de la escena envía una pequeña cantidad de luz a su punto correspondiente de la imagen. Y al cabo del tiempo tendremos un punto nítido.

Mientras que las personas y los objetos en movimiento contribuyen a muchos puntos diferentes de la imagen y su forma se diluye.

Dependiendo de la duración de la toma y del movimiento de las personas podemos llegar a tener ‘fantasmas’ en la imagen final, por ejemplo si hay personas sentadas en una misma posición o si por algún motivo contribuyen con mucha luz (faros de coches…), pero con un poco de suerte podemos conseguir una toma limpia del monumento, sin personas.

Eso sí, el cielo (las nubes) y otros elementos como árboles o banderas aparecerán con su ‘efecto seda’ particular en la imagen.

En cualquier caso los resultados pueden llegar a ser espectaculares y te animo a que lo pruebes si tienes oportunidad.

 

 

Cómo se miden o caracterizan los filtros ND

La característica principal de un filtro de densidad neutra es su densidad óptica (el nivel de transparencia / opacidad).

En fotografía la densidad óptica se suele expresar en pasos de luz.

Cada paso de luz se corresponde con el doble de luz (si subimos un paso) o la mitad de luz (si bajamos un paso).

Es una escala no lineal.

Por ejemplo, un si tenemos un filtro ND de 3 pasos, la luz a la salida del filtro tendrá una intensidad 8 veces más baja.

Como los elementos ópticos utilizados en fotografía también se han utilizado históricamente en otros campos: microscopía, astronomía… existen diferentes nomenclaturas o formas de caracterizar la densidad de un filtro (cada fabricante suele usar una o dos de estas nomenclaturas).

Las más habituales son:

  • ND número decimal, p.e. ND 1.2
    El número indica la densidad óptica en escala logarítmica (base 10).
    Para estimar el número de pasos de luz (convertir a escala logarítmica en base 2) multiplicamos por 3.32 (1.2 x 3.32 = 4 pasos de luz)
  • ND número entero, p.e. ND64
    Indica una fracción de área que correspondería con esa atenuación de luz.
    Si 1 es el área completa, cada vez que la dividimos por 2 perdemos 1 paso de luz.
    Así, ND2 es 1/2: un paso de luz de atenuación.
    En el ejemplo, ND64 es 1/64, que serían 6 pasos de luz de atenuación (2 x 2 x 2 x 2 x 2 x 2 = 2 elevado a 6 = 64)
    También lo puedes ver como el incremento en tiempo de exposición tomando como referencia 1s sin filtro: al añadir un filtro ND8 tendríamos que configurar un tiempo de obturación de 8s para mantener la misma exposición en la imagen final. Con un filtro ND64 subiríamos hasta 64 segundos, etc.
    En el caso de ND1024, que corresponde con un filtro de 10 pasos, se suele usar ND1000 por simplificar.
  • Directamente en pasos de luz (f-stop o EV)
    En fotografía y vídeo es la forma más práctica porque es la escala a la que estamos acostumbrados.

 

Tabla rápida de conversión para los filtros más utilizados:

  • ND 0.9  =  ND8  =  3 pasos
  • ND 1.8  =  ND64  = 6 pasos
  • ND 3.0 = ND1000 (ND1024) = 10 pasos

 

 

Qué es un filtro de densidad neutra variable

Es un filtro ND en el que podemos regular la densidad, la opacidad del propio filtro.

 

Filtros de densidad neutra variable (NDX)

 

Habitualmente los filtros ND variables se construyen a partir de dos filtros polarizadores enfrentados, que pueden girar de forma independiente entre sí (generalmente es el filtro exterior el que gira libremente).

La luz que llega a una escena contiene normalmente una combinación o mezcla de luz que está polarizada en todas las direcciones posibles.

Dependiendo de la posición relativa de los filtros polarizadores se deja pasar sólo la luz polarizada en un determinado rango de direcciones.

A efectos prácticos es equivalente a modificar la opacidad, ya que podemos regular la cantidad de luz que pasa. Aunque esa luz tendrá un rango de polarización determinado (no neutro)

En un filtro ND variable nos indican normalmente la diferencia entre la densidad mínima y la máxima, por ejemplo un filtro ND variable de 3 pasos nos dice la variación que tendremos al pasar de la posición mínima a la máxima.

Pero hay que tener en cuenta que en la posición mínima ya se introduce una cierta atenuación.

 

 

Filtro ND fijo vs Filtro ND variable

Los filtros ND fijos suelen ser mejores desde el punto de vista óptico.

En general son una buena opción para fotografía de larga exposición.

Los filtros ND variables por su parte aportan más flexibilidad, son más prácticos dependiendo de la situación.

Por ejemplo para vídeo suelen ser una mejor opción en la mayoría de los casos.

Como veremos un poco más abajo, todos los filtros pueden añadir a la imagen final ciertos efectos no deseados. Eso es común a todos los filtros.

Los filtros ND variables, por su construcción, pueden añadir además otros efectos:

  • No dejan de ser filtros polarizados (al menos los filtros ND variables que utilizan esta técnica) con lo que afectan a la luz de la escena que ya está polarizada: luz reflejada en cristales, en el agua… y luz polarizada por dispersión (p.e. luz del cielo). El efecto suele ser mínimo y despreciable en la mayoría de los casos.
  • Pueden introducir patrones de intensidad de luz en la imagen.
    El más conocido es el patrón en X:  la cantidad de luz que llega al sensor no es perfectamente homogénea en toda su superficie, hay zonas que reciben un poco más de luz que otras, formando un patrón típico con forma de una X que ocupa toda la imagen. En la mayoría de los casos no es perceptible a simple vista. Depende de la calidad del filtro, de la distancia focal equivalente (aparece sobre todo con angulares y gran angulares) y tiende a aparecer en las posiciones extremas del filtro variable, hacia la posición de máxima opacidad.

 

 

Filtro degradado de densidad neutra

Los filtros degradados son una variedad o una especialización de los filtros ND.

Un filtro degradado tiene una zona de alta densidad óptica, una zona transparente y una zona de transición (degradado) entre las dos primeras.

Se utilizan sobre todo en fotografía de paisaje, en situaciones concretas en las que se busca comprimir el rango dinámico de la escena.

Hay básicamente tres tipos: el filtro degradado de transición suave, el filtro degradado de transición dura y el filtro degradado inverso.

Filtros degradados de densidad neutra

Los filtros degradados también se caracterizan por su valor de densidad, que hace referencia a la zona con más opacidad del filtro. Creo que los más usados son los filtros degradados de 3 pasos (ND8).

Como son filtros muy específicos, para situaciones muy concretas, los veremos con un poco más detalle en otro artículo.

 

 

Calidad óptica de un filtro ND

Cualquier elemento óptico que pongamos delante de la luz va a afectar de una forma u otra a la calidad de la imagen final.

Esto es aplicable a cualquier elemento: objetivos, filtros, teleconvertidores, etc.

¿Cómo puede afectar un filtro de densidad neutra?

 

Dominante de color

Es quizás la característica o el efecto más determinante y más visible.

El filtro ND ideal afecta por igual a todas las longitudes de onda, pero en la práctica esto no es físicamente posible.

Siempre hay longitudes de onda que reciben un filtrado mayor y por lo tanto todos los filtros ND introducen cierta dominante de color en la imagen.

La diferencia entre un filtro de buena calidad y uno de mala calidad está en la proporción. En un filtro de buena calidad no habría dominante de color apreciable a simple vista.

 

Nitidez

El filtro ND puede degradar un poco la nitidez de la imagen resultante.

En general debería ser un efecto mínimo, sólo sería realmente apreciable en filtros de baja calidad.

Y en cualquier caso posiblemente el efecto de la difracción sobre la nitidez usando aperturas muy cerradas sea mucho mayor. Así que si tenemos que elegir entre cerrar mucho el diafragma o usar un filtro ND, en la mayoría de los casos es preferible usar el filtro.

 

Destellos / flares

Ocurre sobre todo con filtros que no tienen tratamiento óptico (coating) para reducir los reflejos internos.

Ten en cuenta también que estamos añadiendo un elemento que puede crear reflejos internos entre la lente frontal del objetivo y la superficie interior del filtro.

Los destellos y halos se producen en la imagen cuando la luz del sol o alguna de las luces principales de la escena incide con un determinado ángulo desde la parte frontal del filtro / objetivo.

 

Viñeteo / densidad homogénea

Un filtro ND ideal debería tener una densidad homogénea en toda su superficie.

No debería haber manchas, zonas de diferente densidad o algún tipo de patrón que afecte a la imagen.

En los filtros degradados lógicamente la densidad no es homogénea, pero el degradado en sí debería ser simétrico, sin manchas, patrones, etc.

Aunque el filtro en sí sea perfectamente homogéneo se produce algo de viñeteo debido a que los rayos de luz que entran en ángulo atraviesan un poco más de material con respecto a los rayos que entran perpendiculares al cristal.

El efecto conjunto es que tiende a aparecer viñeteo hacia los bordes (por la contribución de esos rayos que entran desde la periferia).

El viñeteo será mayor cuanto más angular sea el objetivo o, para ser más precisos, cuanto menor sea su distancia focal equivalente.

 

Polarización

Son efectos que aparecen con los filtros ND variables (al menos con los que utilizan filtros polarizadores).

La polarización puede afectar a ciertas imágenes que incluyen reflejos en ventanas, cristales, agua… No es que afecte a la calidad, sino a lo que vamos a ver exactamente en esos elementos de la imagen.

Por ejemplo si es la superficie de un estanque la imagen puede mostrar el reflejo de ese estanque (como si fuera un espejo) o puede mostrar el fondo del estanque (como si fuera una ventana).

En la luz que llega polarizada por dispersión (p.e. el cielo azul) estos filtros pueden introducir cierta dominante de color: cielos más azules (hacia el azul marino) o más celestes.

Los filtro ND variables tienen un comportamiento similar a los filtros polarizadores puros, pero el efecto suele estar más diluido.

 

Patrón en X (filtros ND variables)

El patrón X también tiene que ver con los filtros polarizadores que forman parte del filtro de densidad neutra variable.

El comportamiento de cada polarizador no es totalmente homogéneo a lo largo de su superficie. Los rayos de luz que inciden en ángulos más abiertos no son filtrados de igual forma que los que inciden de forma perpendicular al filtro.

En un filtro polarizador simple lo veríamos como una especie de viñeteo hacia los bordes.

Cuando se combinan los dos filtros polarizadores el patrón de viñeteo va cambiando según las posiciones relativas de los dos filtros (ángulo de giro). En determinadas posiciones, sobre todo cerca del punto de máxima opacidad, se genera un patrón característico en forma de X:

Patrón en X en filtros de densidad neutra variables

En algunos casos el patrón afecta a la luminosidad de la imagen, creando esas zonas más claras y más oscuras.

En otros casos, sobre todo en filtros ND variables de baja calidad, se pueden generar además halos de color muy intensos.

Los filtros ND variables de buena calidad minimizan estos efectos, aunque en el fondo esos patrones forman parte del comportamiento de la propia luz y su interacción con los filtros polarizadores.

Además, el patrón X depende de otros factores, por ejemplo del ángulo de visión del objetivo. El patrón en X aparece o se hace más evidente con objetivos angulares y gran angulares.

 

 

Criterios para elegir un filtro ND

 

1.- Densidad

Es la característica más importante del filtro.

¿Qué densidad necesitamos según el tipo de fotografía que vamos a realizar?

Recuerda que el filtro ND nos aporta un margen adicional para controlar la exposición. No hace falta tener 80 filtros con todas las variaciones posibles.

Nos vamos a centrar en las tres densidades más utilizadas probablemente:

  • Filtro ND8 / ND 0.9 / 3 pasos
    Es una buena opción para fotografía de larga exposición en días nublados. Por ejemplo para conseguir el efecto seda en ríos, en el mar, etc. en esas situaciones en las que no hay luz directa del sol.
    Para vídeo también podría ser una buena opción, pero probablemente yo elegiría un filtro ND variable, ya que en vídeo hay menos margen de maniobra.
  • Filtro ND64 / ND 1.8 / 6 pasos
    Es un filtro intermedio, una especie de comodín, que nos va a permitir hacer larga exposición (segundos) diurna con luz directa del sol, y que también podríamos usar para situaciones de menos luz, en días nublados, jugando un poco con los parámetros de cámara.
  • Filtro ND1000 / ND 3.0 / 10 pasos
    Este sería un filtro más adecuado para muy larga exposición (minutos incluso) o para larga exposición (segundos) dependiendo de las condiciones de luz de la escena y los parámetros que configuremos en cámara.

 

2.- Variable o fijo

El filtro ND variable nos da más flexibilidad, o mejor dicho, más comodidad o facilidad de uso. Ocupa muy poco espacio en la mochila y es muy práctico.

Un filtro ND fijo nos va a dar más calidad óptica, a igualdad de gama / precio / densidad. Esto es así por cuestiones físicas. El filtro ND variable tiene 2 elementos y el principio de funcionamiento es diferente como hemos visto (polarizadores).

¿Llega a ser perceptible esta diferencia en la imagen final?

Pues depende de cada filtro. Los filtros ND variables suelen tener mala fama, hay una especie de leyenda, injusta quizás porque a veces se comparan filtros de gamas totalmente diferentes, usando el filtro variable en sus posiciones más extremas, etc.

Un filtro ND variable de gama media, usado correctamente, creo que ofrece una calidad óptica muy buena y la imagen resultante sería comparable a la de un filtro ND fijo de gama similar.

Si sólo vas a hacer fotografía yo elegiría 2 o 3 filtros ND fijos, los que hemos comentado en el apartado anterior de 3, 6 y 10 pasos.

Para llevar siempre en la mochila ‘por si acaso’: un filtro ND variable me parece la mejor opción, te puede salvar una sesión en algunas situaciones que no tenías previstas.

Para vídeo, yo elegiría un filtro ND variable, me parece la opción más práctica. Luego, si vas a grabar en situaciones muy muy concretas, me plantearía comprar filtros ND fijos para cubrir esas situaciones.

 

3.- Según su forma: rectangulares o circulares

Los filtros cuadrados / rectangulares se usan con un portafiltros que se adapta al objetivo.

Para filtros degradados de densidad neutra, que se utilizan mucho en fotografía de paisaje, creo que sólo tendríamos la opción de usar filtros rectangulares.

Si vas a usar ese tipo de filtros degradados y también filtros ND fijos, lo lógico quizás sería elegir esta opción de filtros rectangulares con un sistema de portafiltros compatible.

Ventajas de los filtros rectangulares:

  • Los tamaños estándar (100mm / 150mm) cubren prácticamente el diámetro frontal de cualquier objetivo que podamos tener
  • Se pueden apilar fácilmente, los portafiltros suelen tener al menos 3 ranuras, y podemos jugar con la posición del filtro (en el caso de los degradados)
  • En el caso de filtros de densidad alta nos facilita la tarea de enfocar y previsualizar la escena. Simplemente quitamos el filtro, enfocamos y encuadramos, y lo volvemos a colocar para realizar la larga exposición.

Desventajas:

  • Son delicados. Es un cristal grande, hay que tener mucho cuidado con ellos. Tienen que estar bien protegidos en la mochila porque pueden romperse tanto por golpes como por torsión.
  • Son muy aparatosos. Los filtros son grandes y hay que llevarlos en alguna bolsa o caja protectora. Hay que llevar el portafiltros, que también ocupa bastante.

 

Los filtros circulares se acoplan directamente al objetivo sin necesidad de portafiltros.

Por ejemplo, los filtros ND variables son circulares.

El criterio sería en cualquier caso elegir un filtro con un diámetro (o unas dimensiones en el caso de los rectangulares) que cubran el frontal del objetivo más grande que tengamos.

Podemos ajustar el diámetro de rosca del filtro al diámetro de rosca del objetivo mediante aros adaptadores. No hace falta comprar un filtro específico (diámetro) para cada objetivo que tengamos.

Hay que tener en cuenta que si compramos un filtro con un diámetro exacto para un determinado objetivo, no podríamos usarlo en objetivos con un diámetro más grande (podríamos, pero la imagen resultante tendría un viñeteo muy pronunciado)

Ventajas de los filtros circulares:

  • Son más resistentes. En caso de caída el aro metálico (o plástico) exterior puede proteger algo. Y al ser normalmente más pequeño el riesgo de rotura por torsión es menor.
  • Ocupan menos espacio. Sobre todo porque no necesitan el portafiltros.

Desventajas

  • Sólo podemos encontrar filtros circulares de densidad neutra fijos o variables, pero no degradados
  • Con filtros muy densos es un poco más tedioso el proceso si nuestra cámara no consigue enfocar: hay que desenroscar el filtro, enfocar y encuadrar, enroscar de nuevo el filtro sin tocar nada de la cámara, y realizar el disparo.
  • La mayoría de los modelos incluyen rosca frontal, así que podemos apilar filtros, pero es más fácil que lleguemos a tener viñeteo en la imagen.

 

Resumen:

Si tienes previsto hacer mucha fotografía de larga exposición, paisaje básicamente, es posible que en algún momento te interese usar filtros degradados. Quizás valdría la pena comenzar directamente con filtros de densidad neutra rectangulares y un sistema de portafiltros.

Si vas a hacer fotografía de larga exposición de forma casual, fotografía de retrato en exteriores, vídeo… Creo que es más práctico buscar un filtro circular.

 

 

4.- Calidad óptica / precio

Aquí entramos en un terreno pantanoso y cada uno tendrá sus criterios de calidad. Puedes encontrar tantas opiniones como fotógrafos.

En general, y hablando claro, el precio y la calidad óptica van de la mano. Los filtros buenos son caros, no es ninguna sorpresa.

Pero, como ocurre con todo el equipo fotográfico en general: un filtro 4 veces más caro no va a ofrecer imágenes 4 veces mejores.

Un filtro muy malo sí puede degradar una imagen.

Entre un filtro de calidad media y un filtro de excelente calidad (gama alta) las diferencias son mucho más sutiles.

Desde mi punto de vista, creo que para un fotógrafo aficionado no vale la pena comprar un filtro o un sistema de filtros de gama alta.

Un filtro de gama media, aunque no sea perfecto, creo que sería una mejor opción para aprender y en el 99% de los casos va a ofrecer resultados indistinguibles con respecto a un filtro más caro.

 

5.- Marcas

No soy muy partidario de elegir por la marca / fabricante. Hay marcas que tienen muy buena reputación pero al final es cada modelo en concreto o cada producto concreto el que hay que valorar.

En cualquier caso la marca puede servir como referencia inicial.

Marcas muy conocidas, podríamos decir que la gama alta o media alta:

  • Lee (aunque sus filtros suelen introducir una dominante azul bastante importante)
  • Cokin
  • Formatt-Hitech
  • Polar Pro
  • Breakthrough
  • Irix
  • NiSi
  • Hoya
  • Lucroit
  • Heliopan

Marcas que podríamos situar en la gama media:

  • Marumi
  • Haida
  • Tiffen
  • B+W
  • Gobe
  • Kenko
  • K&F Concept
  • H&Y
  • Polaroid

 

Como digo, lo de gama alta y gama media es más bien por el precio y la reputación de la marca.

 

 

Qué criterios seguiría yo

Esto es totalmente personal, cada uno tiene que decidir en función de sus necesidades, presupuesto, preferencias de uso, etc.

  • Marcas
    Yo probablemente elegiría entre las marcas de gama media. Creo que es donde se puede obtener más valor por el precio. Sobre todo para un uso no intensivo.
  • ¿Fijo o variable?
    Yo tengo un filtro ND variable siempre en mi mochila. Es como un comodín. Y aparte tengo un filtro ND1000 que uso bastante y un filtro ND8 (3 pasos) que apenas uso, no lo suelo llevar por lo general.
  • Densidad
    Yo recomendaría el ND1000, que es el que cubre las situaciones más críticas. Luego el ND64 (6 pasos) lo veo también muy práctico y el ND8 (3 pasos) para situaciones un poco más concretas o para vídeo si no quieres usar un filtro variable.
  • Con / sin tratamiento óptico
    Aquí me refiero a los tratamientos antirreflectantes (coating, nano coating, etc.). Este tipo de tratamiento mejora la transmisión de la luz a través del medio y reduce o minimiza las reflexiones internas que provocan halos y destellos en las imágenes. Yo intentaría elegir un filtro ND con este tipo de tratamiento, simplemente para tener un poco más margen con la posición relativa del sol o de las luces principales de la escena.
  • ¿Circular o rectangular?
    Si vas a hacer mucha fotografía de paisaje te recomiendo ir directamente a un buen sistema de portafiltros rectangulares e invertir en filtros ND de ese tipo, de cierta calidad. Al final lo vas a amortizar y te va a facilitar mucho el trabajo.
    Para fotografía de retrato, paisaje pero de forma ocasional, vídeo… Creo que los filtros circulares son más prácticos y da menos pereza llevarlos encima.

 

 

Cuidado con los filtros ND y el Sol

Los filtros ND para fotografía NO son filtros solares.

No mires al sol directamente a través de un filtro ND porque puedes dañar tus ojos.

Si usas una cámara réflex no mires al sol a través del visor óptico (con o sin filtro ND).

Los filtros de densidad neutra para fotografía sólo filtran longitudes de onda del espectro visible, pero no filtran el rango ultravioleta.

Tus ojos sólo ven (a través del filtro ND) el espectro visible y el sol aparecerá oscurecido. De hecho es posible que tus pupilas se abran para dejar entrar más luz visible. Y durante todo ese tiempo tus retinas están recibiendo toda la radiación ultravioleta sin filtrar.

El sensor de las cámaras digitales tiene su propio filtro ultravioleta. No hay ningún problema con la cámara.

Y tampoco hay ningún problema si miramos la pantalla trasera de la cámara o el visor electrónico en el caso de cámara sin espejo.

Para mirar y observar el sol ‘a ojo desnudo’ hay filtros especiales.