Cámaras para fotografía de aves y naturaleza salvaje

Algunos consejos y recomendaciones para elegir tu cámara y equipo para fotografía de aves y animales salvajes.

 

Si te gusta la fotografía de aves o la fotografía de animales salvajes (p.e. si tienes pensado hacer algún tipo de safari fotográfico) y buscas tu primera cámara o quieres mejorar tu equipo, te recomiendo que leas con tranquilidad este artículo.

Para simplificar, me voy a referir siempre a fotografía de aves. Un equipo que vale para fotografía de aves normalmente vale para fotografía de animales salvajes y posiblemente para fotografía deportiva, aunque dentro de la fotografía deportiva hay muchas variantes.

En cualquier caso, la fotografía de aves es una especialidad en sí misma.

Las aves tienen sus particularidades: vuelan y son más difíciles de seguir, tienen movimientos muy rápidos incluso cuando están posadas, algunas son muy pequeñas y suelen ser animales muy recelosos, que huyen con facilidad ante la presencia humana (o de cualquier elemento que consideren sospechoso o que no forma parte de su entorno habitual)

 

 

 

El equipo ideal para fotografía de aves

Vamos a ver qué características técnicas son importantes para este tipo de fotografía.

No quiere decir que haya que buscar un equipo con todas estas características. La cámara ideal o el equipo fotográfico ideal no existen.

Cada uno tiene que buscar su equilibrio, sacrificar algunas características para tener otras.

Para que nos hagamos una idea básica de la importancia de cada elemento, podríamos decir que en lo que respecta a la parte técnica el objetivo es el 80%, la cámara un 15% y el trípode un 5%.

La experiencia y la técnica del fotógrafo es por supuesto muy importante. En muchas ocasiones las limitaciones del equipo se pueden compensar con conocimientos, imaginación y paciencia.

Y si no tienes paciencia, ni conocimientos (de fotografía, de las especies que quieres fotografiar, del entorno en el que viven, de sus hábitos y horarios…), ni experiencia en fotografía de aves… aunque tengas el mejor equipo fotográfico del mundo tus resultados van a ser mediocres.

En el caso de la fotografía de aves en vuelo la técnica y la experiencia del fotógrafo es quizás el factor más importante.

Pero lógicamente en esos casos también es necesario que el equipo tenga un rendimiento mínimo en apartados como el sistema de enfoque y la velocidad de disparo.

 

 

Objetivos para fotografía de aves

Vamos a comenzar por el objetivo, ya que nos va a condicionar el tipo de fotografía que vamos a poder hacer y también nos va a condicionar en parte las características de la cámara.

En este otro artículo hablo sobre algunos objetivos para fotografía de aves.

¿Qué características buscaríamos en un objetivo de este tipo? Resumen:

 

1 | Buscamos un teleobjetivo largo

Con una distancia focal equivalente mínima de unos 300mm.

Mayor distancia focal se traduce en un ángulo de visión más estrecho, es decir, lo podríamos ver como más ‘alcance’ para capturar con detalle animales que estén alejados.

 

Existe la idea preconcebida de que con un teleobjetivo vamos a poder fotografiar aves a kilómetros de distancia. Esto no es así. Para conseguir fotos de calidad tenemos que estar a muy poca distancia: hablamos de varios metros en el caso de aves pequeñas y decenas de metros en el caso de aves medianas y grandes. A medida que aumenta la distancia empeora la calidad por efectos atmosféricos (polvo en suspensión, humedad, corrientes térmicas…) y también necesitaríamos focales mucho más largas para conseguir un primer plano.

 

 

2 | Una muy buena calidad óptica

Las aves tienen una textura muy fina y unos patrones muy bellos en su plumaje.

Normalmente vamos a fotografiar al animal a cierta distancia y en muchas ocasiones vamos a hacer un recorte en edición (para quedarnos con un primer plano del sujeto principal).

Cuanto mejor sea la nitidez del objetivo (acutancia / contraste) más detalle del ave podremos captar en nuestra foto.

 

3 | La mayor apertura posible

Esto tiene que ver sobre todo con la velocidad de obturación.

Las aves son animales con movimientos continuos y rápidos, incluso cuando están posadas.

Necesitamos velocidades de obturación muy altas para congelar esos movimientos y obtener imágenes súper nítidas (para evitar zonas de la imagen movidas).

Lo mismo aplica a la fotografía de aves en vuelo.

En fotografía de aves es muy habitual trabajar con velocidades por encima de 1/1000s

La cuestión es que para conseguir una buena exposición con velocidades de disparo tan altas necesitamos mucha luz en el sensor.

Cuanta mayor sea la apertura del objetivo (números F pequeños) más luz podrá captar el sensor y no será necesario subir el ISO de la cámara.

La apertura máxima del objetivo también puede limitar la eficacia del sistema de enfoque de la cámara, el sistema de enfoque también necesita bastante luz para funcionar correctamente.

 

4 | Motor / sistema de enfoque muy rápido

El sistema de enfoque depende de la combinación de objetivo + cámara.

Si la cámara tiene un sistema de enfoque perfecto pero el objetivo tiene cierta inercia o un motor lento, el eslabón débil que nos va a limitar va a ser el objetivo.

Los teleobjetivos de gamas altas suelen incluir algún tipo de selector o limitador de rango de enfoque.

Por ejemplo si vamos a fotografiar desde un hide aves pequeñas que van a estar posadas a 4 metros, pondríamos el selector en el rango de enfoque de objetos cercanos.

Si vamos a fotografiar aves en vuelo pondríamos el selector en el rango de enfoque de objetos cercanos.

Con el limitador de rango se optimiza el tiempo de respuesta del sistema de enfoque.

 

Características opcionales:

 

5 | Estabilizador óptico

En los teleobjetivos (focales largas) suele funcionar mucho mejor el estabilizador óptico integrado en el objetivo, con respecto a un estabilizador integrado en el sensor de la cámara.

El estabilizador sólo nos ayuda cuando usamos la cámara a mano alzada.

Con la cámara en trípode o haciendo barridos es muchas veces aconsejable desactivarlo (depende de la cámara).

Por otra parte el sistema de estabilización óptico siempre introduce una pequeña pérdida de calidad óptica (son elementos ópticos móviles en el interior del objetivo), por lo tanto tienes que valorar qué aspecto es más importante para ti.

Si estás empezando a usar teleobjetivos largos y no tienes mucha experiencia, creo que un objetivo con estabilizador te va a dar un poco más de margen en determinadas situaciones.

La pérdida de nitidez que puede introducir el estabilizador es mínima y hay unos 1000 factores externos que van a afectar más a la calidad de tus fotos en este tipo de fotografías.

 

6 | Objetivo de focal fija vs zoom

Los objetivos fijos dan un plus de calidad óptica y habitualmente ofrecen una apertura máxima mayor.

Los objetivos zoom son más versátiles.

Muchas veces tenemos que estar quietos en una posición y no sabemos de antemano dónde se va a colocar el ave. Con un objetivo zoom podemos jugar un poco con el encuadre. Con el objetivo fijo sólo tenemos ese ángulo de visión.

Para comenzar con la fotografía de aves yo recomendaría un teleobjetivo zoom.

Es verdad que al final tendemos a usarlo en las focales más largas en cualquier caso, pero nos da más margen de maniobra.

Cuando se tiene un poco más de experiencia quizás vale la pena dar el salto a un objetivo fijo para ganar ese pequeño plus de calidad óptica y apertura.

 

7 | Multiplicadores / teleconvertidores

Permiten aumentar la distancia focal equivalente de nuestro objetivo.

Los teleconvertidores estándar suelen ser el 1.4x y el 2x

El funcionamiento es muy sencillo. Actúan como un elemento óptico intermedio. Se colocan entre el objetivo y la cámara.

Si tenemos un objetivo de 300mm, al colocarle un multiplicador 1.4x tendríamos una focal equivalente de 420mm.

Si colocáramos un multiplicador 2x la focal equivalente sería de 600mm.

Lógicamente tienen sus desventajas:

  • Esos elementos ópticos intermedios siempre restan algo de calidad óptica con respecto a la que ofrece el objetivo por separado
  • El teleconvertidor reduce la apertura del objetivo, y esto tiene dos efectos negativos: en algunos casos nos obligará a subir más el ISO para mantener una velocidad de obturación adecuada, y el otro efecto no deseado es que en algunas cámaras el sistema de enfoque puede dejar de funcionar correctamente

 

En general sólo se recomiendan para objetivos con una gran apertura: f/4, f/2.8…

El teleconvertidor 1.4x reduce 1 paso la apertura del diafragma. Por ejemplo, un f/4 se convertiría en un f/5.6

El teleconvertidor 2x reduce 2 pasos la apertura. Un objetivo f/4 se convertiría en un f/8

 

Para un determinado sistema (una montura) no todos los multiplicadores son compatibles con todos los objetivos y con todas las cámaras.

En la mayoría de los casos la limitación está en la capacidad de enfoque de la cámara a determinadas aperturas (el sistema de enfoque por detección de fase de las réflex necesita una cierta apertura mínima para funcionar correctamente).

Podríamos usar el objetivo con enfoque manual, pero para este tipo de fotografía es complicado conseguir buenos resultados sin la ayuda del enfoque automático.

En otros casos pueden ser limitaciones físicas, hay teleconvertidores que incluyen elementos ópticos que sobresalen y podrían dar con los elementos ópticos de la parte trasera de algunos modelos de objetivo.

 

 

La cámara ideal para fotografía de aves

Hoy en día todas las cámaras digitales ofrecen una calidad de imagen excelente.

La cuestión es que para este tipo de fotografía vamos a poner la cámara muy cerca de sus límites en algunos casos.

No se trata tanto de calidad de imagen como de la versatilidad y la cantidad de fotos ‘buenas’ que podremos conseguir (keeper rate) en una sesión.

Vamos a ver entonces las características más importantes:

 

1 | Sistema de enfoque

Un buen sistema de enfoque continuo, sobre todo si vamos a hacer fotos de aves en vuelo o en general de animales en movimiento.

Normalmente los sistemas de enfoque por detección de fase funcionan mejor en enfoque continuo porque ‘saben’ la distancia al sujeto, mientras que la detección por contraste tiene que estar probando constantemente para optimizar el contraste.

Los sistemas híbridos combinan lo mejor de las dos tecnologías y suelen ser rápidos y fiables.

También es importante que la cámara permita configurar las zonas de enfoque de una forma flexible.

Sobre todo para fotografía de aves en vuelo es muy difícil trabajar con enfoque puntual en la zona central y hacer el seguimiento de un ave en vuelo (hay fotógrafos con mucha experiencia que son capaces de seguir el movimiento del ave y mantener el punto de enfoque donde quieren).

En general es mucho más eficiente usar una zona de enfoque de varios puntos que cubra una cierta superficie del encuadre, para intentar mantener siempre al ave dentro de esa zona activa.

Por otra parte, si la zona es demasiado grande corremos el riesgo de perder el enfoque si se cruza otra ave o si el fondo por donde está volando contiene elementos con cierta textura (rocas, vegetación, etc.)

En cámaras de gama un poco más alta se pueden personalizar algunos parámetros del sistema de enfoque: los tiempos de reacción del sistema (sensibilidad), la inercia o comportamiento con aceleración / deceleración de los sujetos que vamos a fotografiar, o el comportamiento de los puntos de enfoque cuando elegimos un grupo o una zona de enfoque que incluye varios puntos.

 

 

2 | Velocidad de ráfaga

Es una característica muy importante en fotografía de acción en general.

Por ejemplo con aves en vuelo es literalmente imposible sincronizar el disparo con la posición de las alas, etc. utilizando disparo simple.

Para aumentar la probabilidad de ‘acertar’ hay que hacer un disparo en ráfaga y luego seleccionar la foto más atractiva de la secuencia.

Para aves posadas no suele ser tan importante la ráfaga a menos que queramos captar por ejemplo el momento en que se lanza al vuelo o algún movimiento o situación especial (capturar un insecto, etc.)

Hay cámaras que incluyen algún tipo de función de disparo anticipado (como el modo Pro Capture de Olympus). Con esta función, la cámara comienza a disparar con el botón de disparo pulsado a la mitad y va almacenando las fotos en el buffer interno.

Cuando finalmente pulsamos el botón de disparo para comenzar la ráfaga real, la cámara se queda con parte de la secuencia que había fotografiado antes.

De esta forma podemos captar acciones que suceden tan rápido que superan el tiempo de reacción humano.

 

 

3 | Tamaño de buffer y tiempos de limpieza de buffer

Directamente relacionado con el disparo en ráfaga.

Importa tanto la velocidad máxima de ráfaga (número de fotos por segundo) como el tiempo que la cámara es capaz de mantener esa velocidad y la velocidad media que puede conseguir digamos a lo largo de 4-5 segundos.

Y también es muy importante que el tiempo que tarda la cámara en vaciar el buffer sea lo más pequeño posible ya que la mayoría de las cámaras quedan bloqueadas (no podemos hacer fotos ni operar la cámara) durante ese proceso.

 

4 | Comportamiento / calidad de imagen a ISOs altos

En muchas ocasiones no nos quedará más remedio que subir ISO para mantener una velocidad de obturación suficientemente alta.

Ten en cuenta que las velocidades de obturación habituales serán del orden de 1/1000s o superiores en muchos casos.

Una cámara que ofrezca una buena relación señal a ruido con ISOs altos nos va a dar más versatilidad, sobre todo en situaciones en las que las condiciones de luz no son perfectas.

 

Otras características para tener en cuenta:

 

5 | Sellado contra polvo y humedad

Una cámara sellada nos va a dar sobre todo más tranquilidad cuando las condiciones son malas.

Ten en cuenta que vamos a pasar muchas horas en el campo y no siempre vamos a tener un tiempo perfecto.

También, aunque no tengas pensado fotografiar si está lloviendo, sí te puedes encontrar en situaciones de humedad, cerca del agua (posibilidad de salpicaduras), con polvo, etc.

Recuerda que para que una cámara sellada esté protegida el objetivo también tiene que ser sellado.

 

6 | Agarre y ergonomía

Muy importante sobre todo cuando usamos la cámara a mano alzada con objetivos grandes.

Cuando usamos teleobjetivos normalmente el peso del conjunto, el centro de gravedad, queda desplazado hacia la parte delantera.

La mano izquierda sujeta el objetivo y carga con la mayor parte del peso (hace de trípode cuando disparamos a mano alzada).

La mano derecha sujeta la cámara y necesitamos cierta libertad de acción para acceder a los parámetros de configuración, pero a la vez un buen agarre para dirigir la cámara, encuadrar y disparar en cuestión de segundos.

 

7 | Personalización de botones y accesos rápidos

En fotografía de acción, aves, animales… muchas veces hay que tomar decisiones muy rápidas y hacer cambios de configuración sobre la marcha.

Si tenemos que acceder a un menú para configurar un parámetro X cada 2 minutos es muy posible que perdamos muchas fotos interesantes.

La mayoría de las cámaras de objetivos intercambiables tienen los diales y controles básicos de gestión de exposición.

A medida que subimos de gama las cámaras suelen tener más opciones de personalización y más botones y controles de acceso rápido.

Una opción interesante es que la cámara tenga la posibilidad de disociar el botón de enfoque del botón de disparo (back button focus).

En muchos casos es más cómodo y más eficiente activar el enfoque desde un botón externo. De esta forma el botón de disparo queda sólo para eso, para activar el obturador, la cámara no tiene que hacer acciones intermedias en el momento de apretar el botón (reenfocar, medir la luz…)

 

8 | Tamaño del sensor

El tamaño del sensor va a influir principalmente en dos cosas:

  • La distancia focal equivalente (factor de recorte)
  • La calidad de imagen cuando tenemos que configurar ISOs altos

 

La distancia focal es una característica del objetivo, independiente de la cámara en la que se use.

En fotografía y vídeo la distancia focal nos da idea del ángulo de visión (encuadre)

Por razones históricas se toma como referencia el sensor Full Frame / película de 35mm.

Por ejemplo, un objetivo de 300mm en una cámara con sensor Full Frame nos da un ángulo de visión horizontal de unos 7 grados.

Si en lugar de un sensor Full Frame colocamos uno más pequeño, por ejemplo un sensor APS-C, la imagen será proyectada sobre una superficie menor. Hay un recorte con respecto a la imagen que daría un sensor Full Frame.

Tenemos un encuadre que se correspondería con que el que tendríamos en Full Frame si usáramos un objetivo con una distancia focal mayor.

Para seguir relacionando la distancia focal y el ángulo de visión (los fotógrafos están más cómodos con la distancia focal) utilizamos el concepto de distancia focal equivalente.

Por ejemplo, el objetivo de 300mm en una cámara con sensor APS-C tendría una distancia focal equivalente de unos 450mm (300 x 1.5 que es el factor de recorte de un sensor APS-C). Esos 450mm ofrecen un ángulo de visión de unos 4.5 grados.

Entonces, usar un sensor más pequeño tiene la ventaja de que nos da más ‘alcance’, nos da una focal equivalente mayor.

 

Por otro lado, la calidad de la imagen está relacionada con la cantidad de luz que recibe el sensor.

Una superficie mayor implica más cantidad de luz (total de fotones recibidos en el conjunto del sensor) y una mejor relación señal a ruido.

A igualdad tecnológica (la tecnología del sensor es un factor muy importante), un sensor más grande ofrecerá una imagen con mejor relación señal a ruido. Esto sólo se nota cuando las condiciones de luz no son perfectas o cuando tenemos que subir ISO.

Para fotografía de aves un sensor más grande nos da ventaja cuando las condiciones de luz no son perfectas o cuando usamos un objetivo con poca apertura (p.e. si queremos conseguir una profundidad de campo mayor cerrando un poco el diafragma)

 

 

Resumen

  • Prácticamente cualquier cámara de objetivos intercambiables, réflex o EVIL, nos puede servir para fotografía de aves utilizando el objetivo adecuado.
  • El objetivo suele ser bastante más importante que las características de la cámara.
  • Con sus limitaciones, las cámaras de tipo bridge superzoom también pueden ser una buena opción, sobre todo para fotografía de aves posadas.
  • Las características de la cámara, sobre todo la velocidad de disparo en ráfaga y el rendimiento del sistema de enfoque, nos van a ayudar a aumentar las posibilidades de conseguir una buena foto, sobre todo si intentamos hacer fotografías de aves en vuelo.
  • Cámaras con sensor Full Frame: mejor comportamiento a ISOs altos, más versatilidad (poder subir más ISO para tener una velocidad de obturación adecuada), pero objetivos más grandes, más pesados y más caros para conseguir el mismo alcance.
  • Cámaras con sensor APS-C / Micro 4/3: el factor de recorte juega a favor (más alcance con una determinada focal), objetivos más pequeños, más ligeros y más baratos. Aunque en algunos sistemas sólo vamos a encontrar teleobjetivos largos diseñados para sensores Full Frame, las cámaras APS-C de esos sistemas nos darán más alcance.

 

Si hacemos fotografía de aves posadas no necesitaremos esas características tan específicas (ráfaga y enfoque), aunque las aves en particular son animales de movimientos muy rápidos, sobre todo las más pequeñas.

Hay veces que sólo disparando en ráfaga podremos conseguir esa pose que estábamos buscando (descartando otras muchas fotos de esa secuencia).

En este tipo de fotografía se descartan muchas fotos y es difícil conseguir una foto perfecta: enfoque, encuadre, pose del animal, fondo…

Por lo tanto, las cámaras más especializadas en fotografía deportiva y de acción son las que mejor rendimiento nos van a dar en fotografía de aves. Mejor rendimiento significa aquí un porcentaje más alto de ‘aciertos’ o fotos buenas por sesión.

Con una cámara no especializada también podremos conseguir muy buenas fotos de aves, pero dependiendo de la situación seguramente tendremos menos fotos útiles por sesión (con respecto a una cámara con mejor rendimiento)

Con respecto a la calidad de imagen (ruido electrónico), en condiciones buenas de luz todas las cámaras: bridge, réflex, EVIL pueden dar una calidad excelente.

A medida que las condiciones de luz empeoran las cámaras con sensor más grande pueden subir más ISO manteniendo un nivel de calidad aceptable.

Por otra parte, como hemos visto, cámaras con sensor más grande necesitan objetivos más grandes, más pesados y más caros para conseguir el mismo alcance.

 

 

Trípodes para fotografía de aves

Todos los trípodes parecen buenos hasta que les colocas una cámara con un teleobjetivo.

Trabajando con focales largas cualquier mínimo movimiento o vibración del equipo se transforma en un terremoto en la imagen.

Para usar teleobjetivos largos, por encima de los 300mm, necesitamos un trípode muy muy robusto y estable que absorba cualquier tipo de vibración.

Trípode robusto y estable normalmente equivale a trípode grande y pesado.

Creo que es imposible tener un trípode muy ligero y que podamos transportar con un tamaño pequeño (patas con muchas secciones), y que además sea muy estable cuando usamos teleobjetivos.

Normalmente interesa que el trípode tenga bastante altura, para poder trabajar con la cámara con una postura cómoda de pie.

Los trípodes sin columna central suelen ser más estables, serían equivalentes a un trípode con columna, con la columna situada en la parte más baja, pero el hecho de no incluir columna aporta más rigidez en la parte superior y permite colocarlo prácticamente a ras de suelo si fuera necesario.

Los trípodes sin columna central que alcancen una cierta altura son normalmente bastante caros.

Por ejemplo, algunos trípodes muy usados en este tipo de fotografía son los Gitzo sin columna central (los modelos actuales sin columna serían las series 3, 4 o 5 de los Gitzo Systematic) que estarían sobre los 1000 euros.

Una opción con buena relación calidad precio podría ser algún Manfrotto, por ejemplo algún Manfrotto de la serie 055.

Los trípodes de la serie 190 de Manfrotto también podrían ser una opción interesante o incluso los trípodes de la serie 290, dependiendo del equilibrio que busques entre estabilidad, tamaño y peso.

Un trípode con buena relación calidad precio para equipo mediano puede ser este trípode de K&F Concept transformable en monopié.

 

El cabezal también tiene que ser muy robusto para dejar clavado el encuadre en la posición que le digamos. Ten en cuenta que un teleobjetivo puede ejercer bastante palanca sobre la rótula.

Una buena rótula de bola podría valer para fotografía de aves posadas o incluso para aves en vuelo, aunque no suele ser la mejor opción.

Para fotografía de aves, sobre todo si vas a hacer aves en vuelo, se suelen utilizar mucho los cabezales de tipo gimbal o balancín:

 

Cabezal de tipo gimbal

 

Son los cabezales que ofrecen más flexibilidad para hacer seguimiento de animales en movimiento y también ofrecen mucha estabilidad si necesitamos mantener la cámara en una posición totalmente estática.

 

 

Equipo recomendado para empezar con la fotografía de aves

La fotografía de aves es una especialidad muy exigente.

Para fotografiar con teleobjetivos es necesaria cierta experiencia, que se adquiere con la práctica.

Creo que las cualidades imprescindibles para este tipo de fotografía son paciencia y perseverancia, ya que puede llegar a ser muy frustrante a veces.

Para empezar con la fotografía de aves yo te recomendaría una de estas opciones:

 

 

Cámaras bridge superzoom para fotografía de aves

Son cámaras en las que la óptica no se puede intercambiar, va fijada a la cámara.

 

Panasonic Lumix FZ300

 

Características genéricas de este tipo de cámaras:

  • El rango focal suele ser enorme.
    Las focales más largas (por encima de los 1000mm en focal equivalente) serían prácticamente imposibles de conseguir en un equipo réflex / EVIL
  • La calidad óptica suele ser bastante decente.
    Suelen incluir objetivos con buena calidad óptica, diseñados específicamente para esa cámara y ese sensor. Hay que tener en cuenta que cuanto mayor es el rango focal más difícil es conseguir una cierta calidad óptica homogénea a lo largo de todo ese rango, normalmente hay un punto dulce, una combinación de focal y apertura, que es la que ofrece más nitidez. Para focales medias largas la calidad suele ser aceptable.
  • El sensor suele ser pequeño.
    La mayoría utilizan un sensor de 1/2.3″ (6.17 x 4.55 mm). Algunos modelos utilizan un sensor de 1 pulgada.
  • El sistema de enfoque en general es más lento.
    En general es bastante más lento que en réflex / EVIL genéricas y mucho más lento que en cámaras especializadas en fotografía deportiva y de acción. Son cámaras que se pueden utilizar perfectamente para fotografía de aves posadas o en posiciones predecibles, pero sería muy difícil captar aves en vuelo.

 

La principal ventaja de las cámaras superzoom es que por un precio razonable tenemos un equipo completo, relativamente ligero, muy flexible y versátil, con focales equivalentes muy largas que nos van a dar un gran ‘alcance’.

Las desventajas:

  • Sólo vamos a conseguir fotos de muy buena calidad de imagen con buena luz.
    Cuando la luz baja un poco y tenemos que subir ISO para mantener la velocidad de disparo, la calidad de imagen se resiente.
  • Seguramente nos van a limitar para aves en vuelo, ya que su sistema de enfoque no suele ser muy rápido
  • En algunos modelos nos puede llegar a limitar la velocidad máxima de obturación.

 

En general son cámaras perfectas para ‘pajarear’, es decir, para hacer avistamiento de aves y recoger fotos para registro y documentación.

Se pueden conseguir fotos de excelente calidad si se dan las condiciones adecuadas.

Ten en cuenta que si se usan focales extremas para hacer fotos de sujetos que están lejos, las probabilidades de obtener una imagen de cierta calidad bajan considerablemente, y esto aplica a todas las cámaras y equipos, incluyendo las gamas más altas.

Las condiciones atmosféricas influyen muchísimo, el riesgo de trepidación (cualquier vibración de la cámara generará una imagen movida) y también la dificultad de conseguir un enfoque perfecto en esas condiciones.

Hay gente que prueba una cámara de este tipo con la máxima focal, a mano alzada, y se sorprende al ver que las fotos no son perfectas… Ninguna cámara podría conseguir una buena foto en esas condiciones.

 

¿Recomendaría una cámara bridge superzoom para fotografía de aves?

. Sabiendo sus limitaciones se les puede sacar mucho partido.

Por tamaño, el peso y precio del equipo son cámaras que pueden cubrir perfectamente las necesidades de la mayoría de los aficionados a las aves.

 

Cámaras bridge superzoom recomendadas para fotografía de aves

 

 

Ya tengo una cámara réflex / EVIL: buscar objetivo para aves

Vamos a suponer que es una cámara de gama media o de entrada, con sensor APS-C o Micro 4/3.

Si ya tienes una cámara de objetivos intercambiables y quieres probar con la fotografía de aves creo que lo más razonable sería empezar con algún objetivo zoom sencillo en el rango de los 300mm.

Un 300mm en una cámara con sensor APS-C tendría una focal equivalente de unos 450mm, que está bastante bien.

En una cámara Micro 4/3 como las Olympus o las Panasonic, el 300mm correspondería con un 600mm de distancia focal equivalente.

Si ya tienes experiencia puedes pasar a algún teleobjetivo más largo, en el rango de los 500-600mm.

Ten en cuenta siempre que a medida que subimos la distancia focal es cada vez más complicado conseguir buenos resultados y necesitaremos más experiencia.

También recuerda lo que hemos comentado. No se trata de hacer fotografía de animales a kilómetros de distancia. Se trata de buscar la forma de tener al animal lo más cerca posible: utilizando aguardos (hides), desde observatorios y miradores de aves, acercándonos a bebederos naturales o zonas de alimentación o descanso, preparando comederos o bebederos… Pero siempre respetando a los animales y respetando el entorno natural por el que nos vamos a mover.

 

Aquí tienes algunos objetivos recomendados para fotografía de aves (cámaras réflex)

 

 

Cámara con sensor APS-C o Micro 4/3 recomendada para fotografía de aves

Si tienes muy claro que te gusta la fotografía de aves o de animales salvajes creo que vale la pena invertir en una cámara que te dé ese plus en temas como el enfoque y la velocidad de disparo.

Buscamos un equipo completo: cámara y objetivo.

Vamos a ver algunas combinaciones que nos darían muy buenos resultados por un precio razonable.

 

 

Canon EOS 90D

Según Canon, la  EOS 90D sería la evolución de la Canon 80D y la Canon 7D mark II (esta última ha sido una de las cámaras más utilizadas para fotografía de aves)

Cámara réflex Canon EOS 800D

La 90D es una de las réflex con sensor APS-C más completas del mercado: excelente para vídeo y para fotografía.

Podríamos decir que es una cámara de propósito general que además tiene muy buenas características para fotografía deportiva y de acción, y por lo tanto es una muy buena opción para fotografía de aves.

El sistema de enfoque principal para fotografía (cuando utilizamos el visor óptico) permite una configuración muy precisa (sensibilidad para seguimiento, aceleración, zonas de seguimiento personalizadas…) que es muy útil sobre todo para fotografía de aves en vuelo.

El disparo en ráfaga puede llegar hasta los 11 fps con enfoque simple a la primera foto o 10 fotos por segundo con enfoque continuo, manteniendo el enfoque entre disparos.

 

Más información sobre la Canon 90D

La Canon 80D es también una gran opción para fotografía de aves.

 

 

Objetivos recomendados:

 

 

Nikon D7500

La D7500 es una especie de Nikon D500 (una de las mejores cámara para fotografía deportiva y de acción) empaquetada en un cuerpo más pequeño y ligero.

Cámara réflex Nikon D7500

 

Las cámaras de la serie D7000 de Nikon han sido probablemente las más utilizadas para fotografía de aves.

La calidad de imagen que ofrece el sensor de la D7500 es excepcional, es uno de los mejores sensores APS-C del mercado.

El sistema de enfoque para fotografía de la D7500 es también excelente: 51 puntos de enfoque por detección de fase repartidos por buena parte del encuadre, con 15 puntos centrales cross type (en cruz, para detección de patrones verticales y horizontales).

Puede disparar hasta 8 fotos por segundo manteniendo el enfoque (enfoque continuo) entre disparos.

La calidad de imagen en vídeo es muy buena pero es una cámara limitada por su sistema de enfoque en vídeo (malo). Si buscas una cámara para fotografía en general o para fotografía de aves en particular, la D7500 es una de las mejores opciones. Si buscas una cámara para fotografía y vídeo, no es la mejor elección desde mi punto de vista.

 

Más información sobre la Nikon D7500

 

 

Objetivos recomendados:

 

 

Olympus E-M1 mark II

Es probablemente la mejor opción si buscas un equipo más ligero y con muy buena relación calidad precio.

Olympus OM-D E-M1 mark II

 

Las prestaciones de la Olympus E-M1 mark II son impresionantes.

Hay mucha gente condicionada por las cámaras con sensor Micro 4/3 (un poco más pequeño que el sensor APS-C), pensando que su rendimiento va a ser mucho peor, cuando la realidad es que en la práctica las diferencias son mínimas, quizás del orden de 1/2 paso de ISO con respecto a APS-C.

En el día a día vas a encontrar poquísimas situaciones en las que esa diferencia te vaya a dar una ventaja competitiva.

La E-M1 mark II tiene un sistema de enfoque híbrido con detección por fase (puntos de enfoque de tipo en cruz, cross type) y detección por contraste. Con 121 puntos repartidos por todo el encuadre.

Con el obturador mecánico puede alcanzar los 15 fps con enfoque simple y unos 10 fps con enfoque continuo manteniendo el enfoque entre disparos.

Con el obturador mecánico tendríamos hasta 18 fps con enfoque continuo y hasta 60 fps con enfoque simple.

Además tiene la función Pro Capture que hace que la cámara comience a almacenar fotos en el buffer antes de apretar el botón de disparo (con el botón en la posición media de enfoque). De esta forma, para escenas en las que sabemos que va a pasar algo pero no sabemos exactamente cuándo, la función Pro Capture se adelanta al tiempo de reacción del usuario y nos permite tener fotos que de otra forma habríamos perdido.

Más información sobre la Olympus OM-D E-M1 mark II

 

Objetivos recomendados:

 

  • Olympus 75-300mm f/4.8-6.7
    Sería la opción más barata para comenzar. Los 600mm de focal equivalente te van a dar un buen alcance y la calidad óptica del objetivo está bien. Es un objetivo muy pequeño y ligero para esa focal equivalente. Ten en cuenta que no es sellado, forma parte de la gama media de Olympus. Y la apertura nos puede limitar cuando lo usamos en las focales más largas.
  • Panasonic Lumix G Vario 100-300mm f/4-5.6 II OIS
    Similar al 75-300mm de Olympus, pero estaría un poco por encima en prestaciones (mayor apertura, sellado..). En la Olympus E-M1 funcionaría perfectamente pero no tendría la posibilidad de usar el sistema Dual IS de Panasonic.
  • Olympus 100-400mm f/5-6.3
    Es una de las mejores opciones para las EM1 si buscas un objetivo flexible, con buen alcance y una relación calidad precio aceptable.
  • Panasonic 100-400mm f/4-6.3
    Para este tipo de objetivos especializados se recomienda usar una combinación de cámara y objetivo de la misma marca: Olympus con Olympus y Panasonic con Panasonic. Sin embargo, el Panasonic 100-400mm va a funcionar perfectamente con las EM1, y es un equipo que se ha estado utilizando mucho hasta la salida del Olympus 100-400mm.

 

 

 

¿Es el digiscoping una buena opción para empezar?

El digiscoping es una técnica que consiste en utilizar un telescopio terrestre (o astronómico) y acoplarle una cámara digital para recoger la imagen que general el telescopio.

El término viene de la combinación de las palabras digital + telescope = digiscoping.

 

¿Qué ventajas tiene el digiscoping?

  • Conseguimos un gran alcance con un equipo relativamente compacto.
    Las focales equivalentes estarían por encima de los 1000mm en la mayoría de los casos y podríamos llegar a superar los 5000mm con algunos equipos.
  • Es un equipo relativamente barato
    El elemento más caro es el propio telescopio. La cámara puede ser una compacta pequeña, una réflex / EVIL sencilla o incluso un móvil.
  • El conjunto suele ofrecer una muy buena calidad óptica
  • Los telescopios terrestres suelen ser estancos (sellados) y son robustos.
    La cámara se puede proteger bien con algún tipo de elemento impermeable, con lo que no necesitamos en principio cámaras selladas (gamas profesionales, más caras)
  • Podemos usar el telescopio para observación (que es su verdadero uso) y además para fotografía.
    Podríamos decir que es un 2 en 1.

 

¿Qué desventajas tiene el digiscoping?

  • Los telescopios utilizan enfoque manual, no hay posibilidad de utilizar algún tipo de enfoque automático.
    El enfoque manual nos va a limitar a escenas con aves posadas o podríamos hacer un preenfoque en una zona en la que prevemos que va a pasar el ave (posaderos, etc.)
  • La utilización de focales tan largas supone todo un reto a la hora de enfocar y de mantener la estabilidad de la imagen, cualquier pequeña vibración del equipo se traduce en grandes movimientos de la imagen.
  • Es prácticamente imprescindible el uso de trípodes muy estables.
    En general tenemos que hacer la fotografía desde un punto estático de observación, no es práctica la opción de hacer fotografía con cámara en mano como podríamos hacer con un equipo convencional.
  • La apertura máxima del conjunto suele ser relativamente baja, estaríamos hablando de un número F por encima normalmente de f/8. Necesitamos trabajar con bastante luz.

 

Todo tiene sus ventajas e inconvenientes, pero para empezar con la fotografía de aves creo personalmente que el digiscoping no es la mejor opción.

Requiere cierta experiencia y la curva de aprendizaje no es sencilla.

Desde mi punto de vista, para empezar es más importante la sencillez de uso y la versatilidad que puede ofrecer una cámara con objetivo convencional.

Cuando llegamos a un punto en que tenemos muy claro qué tipo de fotografía de aves queremos hacer y vemos que realmente necesitamos focales más extremas, entonces sería un buen momento para decidir si apostamos por el digiscoping o por algunas técnicas más específicas.

 

 

Un buen trípode para empezar

Se suele decir que es mejor gastar el dinero en un buen trípode de una vez, que andar gastando dinero en trípodes baratos (que sería como gastar el dinero dos veces).

Esto es cierto.

Pero la cuestión es que cada uno tiene diferentes necesidades y diferentes prioridades.

Gastar 1000 euros en un trípode excelente para luego no sacarlo de casa porque es enorme y pesado… no me parece la mejor inversión.

Yo quizás comenzaría por algún trípode de gama media, media alta, que tenga un cierto equilibrio entre estabilidad, tamaño y peso.

Alguno de los trípodes de la serie Manfrotto 290 podría ser una buena opción.

Mira también la serie 190 y 055. Los Manfrotto 055 de 3 secciones serían los más estables (también más grandes y un poco más pesados).

Los Vanguard Altra Pro también podrían ser una buena elección.

Si buscas un trípode con buena relación calidad precio este trípode de K&F Concept es grande, robusto y muy versátil.

Yo inicialmente elegiría una rótula de bola. Te va a dar mucha flexibilidad para usarla en todo tipo de fotografía y es más cómoda de transportar junto al trípode (por tamaño y peso)

Más adelante, cuando tengas experiencia y quieras hacer aves en vuelo desde trípode o para trabajar con más comodidad y hacer seguimientos, miraría un cabezal decente de tipo balancín (gimbal).

 

 

Equipo para aficionados avanzados

Si no tienes experiencia previa en fotografía de aves no te recomiendo invertir inicialmente en un equipo ‘avanzado’.

A ver, invertir en un buen equipo está bien. Si te lo puedes permitir, perfecto.

Pero yo soy más de la idea de comenzar con algo más sencillo, menos especializado, y recorrer el camino aprendiendo y practicando.

Cuando se consigue mucha experiencia y ves realmente que lo que te limita es el equipo y no son tus propias carencias, entonces puedes decidir con un criterio real cuáles son esas características que vas a buscar en tu nuevo equipo.

En cualquier caso, vamos a ver algunas combinaciones de equipo de gama más alta, muy utilizadas en fotografía de aves.

 

Nikon D500

Creo que sigue siendo una de las mejores cámaras para fotografía de aves, animales salvajes y fotografía deportiva que podemos encontrar dentro de un rango de precios razonable.

Excelente sistema de enfoque y una ráfaga muy rápida (10fps con un buffer enorme y una gestión de buffer rapidísima)

Es una cámara para uso profesional: sellada, robusta, muy buen agarre, muchos botones de acceso rápido, doble ranura de tarjeta (XQD + SD),  …

Algunos objetivos muy usados con esta cámara para fotografía de aves:

 

 

Canon 7D mark II

Voy a incluir la Canon 7D mark II porque para fotografía de aves creo que tendría alguna ventaja en situaciones concretas con respecto a la Canon 90D.

Como cámara de fotografía general y vídeo, la 90D creo que es una cámara mucho más completa.

La Canon 7D mark II  con respecto a la 90D: es una cámara de gama profesional, más robusta, con doble tarjeta (CF + SD), un buffer un poco más grande y un poco más rápido…

El enfoque de la 7D mark II funciona muy bien y lo podemos personalizar para cada situación (la 90D también). No estoy seguro de si es en la práctica mejor que el de la 90D, con las dos cámaras bien configuradas. La 7D mark II tiene más puntos de enfoque por detección de fase, probablemente conseguiríamos un porcentaje un poco mayor de aciertos.

Con respecto a la Nikon D500, la Canon 7D mark II estaría un poco por debajo en cuanto a características técnicas y rendimiento. La Nikon D500 lleva un sensor tecnológicamente más avanzado. Para fotografía de aves y de deportes la principal diferencia creo que sería la gestión del buffer: la D500 tiene un buffer mucho mayor y es más rápida.

Por lo demás, en el día a día las diferencias van a ser pequeñas y la 7D mark II sigue siendo una muy buena cámara para este tipo de fotografía.

 

Algunos objetivos muy usados con esta cámara para fotografía de aves:

 

 

Olympus E-M1 mark III  / Olympus E-M1X

La principal diferencia de la E-M1X (aparte del tamaño, ya que lleva incorporada la empuñadura vertical) es que cuenta con doble procesador TruPic VIII.

Esa capacidad extra de procesamiento le permite trabajar con mejores algoritmos de detección de enfoque.

En la práctica la diferencia de rendimiento entre la E-M1 mark II (con la última actualización de firmware), la E-M1X y la E-M1 mark III no son tan grandes.

Por poner una cifra orientativa, el porcentaje de aciertos sobre 100 fotos con sujetos en movimiento (aves, deportes…) podría ser de un 90% para la E-M1X, un 80-85% para la E-M1 mark III y un 75-80% para la E-M1 mark II.

En una situación real hay muchísimos parámetros que intervienen, incluyendo la técnica y habilidad del fotógrafo, las opciones de configuración y la situación concreta, pero nos podríamos hacer una idea del rendimiento del sistema de enfoque (enfoque continuo) de cada modelo.

La E-M1 mark II me parece una cámara con una excelente relación calidad precio. La E-M1 mark III es una cámara más moderna y con algunas mejoras en el sistema de enfoque y en el estabilizador. Y la E-M1X es una cámara más ‘especial’, que creo que sólo valdría la pena para uso profesional.

La ventaja o el principal argumento para elegir alguno de estos modelos es que vamos a tener un equipo mucho más compacto y bastante más ligero que el que tendríamos con cámaras APS-C.

A fin de cuentas para las cámaras con sensor APS-C vamos a tener que usar con casi toda seguridad teleobjetivos para Full Frame. Mientras que para las cámaras Olympus vamos a usar objetivos especialmente diseñados para un sensor Micro 4/3.

Agunos objetivos muy utilizados para fotografía de aves con estas cámaras:

 

  • Olympus 100-400mm f/5-6.3
    Es una de las mejores opciones para las EM1 si buscas un objetivo flexible, con buen alcance y una relación calidad precio aceptable
  • Olympus 300mm f/4 PRO
    Sería un poco el estándar o la mejor combinación con cualquiera de las E-M1. Con teleconvertidor pasaríamos a un 420mm f/5.6 (840mm equivalentes) o a un 600mm f/8 (1200mm equivalentes)
  • Olympus 40-150mm f/2.8 PRO
    Una buena opción como tele medio todoterreno. La focal se queda corta para fotografía de aves, pero utilizando teleconvertidor podemos llegar a los 80-300mm f/5.6 (600mm equivalentes)

 

 

 

Más información

Objetivos para fotografía de aves (cámaras réflex Canon / Nikon)

Objetivos para fotografía de aves (cámaras Olympus / Panasonic | Micro 4/3)