Micrófonos externos recomendados para cámaras – 2020

Mejores micrófonos direccionales por relación calidad precio para usar como micrófono externo con tu cámara o móvil para grabaciones de vídeo.

 

Micrófonos direccionales recomendados para cámaras

 

 

Este artículo forma parte de la serie sobre cómo mejorar la grabación de sonido para vídeo / youtube

 

¿Qué es un micrófono direccional?

Cuando hablamos de micrófono direccional normalmente nos estamos refiriendo en realidad a un micrófono con un patrón direccional supercardioide o hipercardioide (o a veces simplemente cardioide) al que se le añade un tubo de interferencia para estrechar el ángulo de captación (más direccionalidad).

Pero siendo rigurosos cualquier micrófono que no sea omnidireccional sería un micrófono direccional.

El patrón direccional de un micrófono, también conocido  patrón polar (porque la sensibilidad se representa en un diagrama polar), nos da idea de cómo se comporta el micrófono con respecto al sonido que capta desde diferentes direcciones.

  • Un micrófono omnidireccional capta el sonido por igual en cualquier dirección a su alrededor. Es un micrófono de presión.
  • Un micrófono bidireccional (también llamado de figura en 8, figure eight) capta el sonido frontal y el sonido que llega desde la parte posterior por igual, y no capta nada de los laterales. Es un micrófono abierto, de gradiente de presión.
  • Un micrófono cardioide capta sobre todo el sonido del hemisferio frontal. El ángulo típico de cobertura es de unos 120-130 grados. Aislan bastante el sonido que viene de los laterales, sobre todo a partir de esos 60º con respecto al eje frontral, y aislan prácticamente todo el sonido que viene del hemisferio posterior.
  • El patrón supercardioide tiene un ángulo de cobertura más estrecho en la parte frontal (unos 110º) y aisla muy bien todo el sonido de los laterales y del hemisferio posterior (excepto justo en el eje a 180º, donde tiene cierta sensibilidad)
  • El patrón hipercardioide es muy similar al supercardioide, pero con un ángulo de captación un poco más estrecho (unos 100º). Por contra, la sensibilidad alrededor del eje de 180º es mayor que en el supercardioide.

 

Los patrones direccionales básicos (cardioide, supercardioide, hipercardioide…) se consiguen con micrófonos que combinan los principios de presión y gradiente de presión. Son micrófonos abiertos en los que el sonido llega directo a la membrana por la parte frontal, mientras que por la parte posterior llega con cierto desfase.

También hay micrófonos que combinan dos membranas o dos cápsulas en oposición y sus señales son desfasadas electrónicamente para conseguir diferentes patrones direccionales.

Cuando se necesita más direccionalidad se añade a la cápsula un tubo de interferencia.

 

Tubo de interferencia de un micrófono de cañón

El tubo de interferencia tiene una serie de orificios o ranuras que recogen el sonido de los laterales de tal forma que las ondas de sonido que llegan desde los lados interfieren consigo mismas y se cancelan.

Por ejemplo, los micrófonos de tipo shotgun (de cañón) suelen tener esa forma de tubo alargado (tubo de interferencia)

Esos micrófonos usan cápsulas de tipo cardioide, supercardioide o hipercardioide y con el tubo de interferencia aumentan la directividad (reducen el ángulo de captación)

Como todas estas técnicas se basan en la interferencia de ondas sonoras (o señales) son dependientes de la frecuencia. Por lo tanto todos los micrófonos tienen patrones direccionales diferentes en función de la frecuencia.

Para las frecuencias más altas (agudos) son mucho más direccionales que para las frecuencias más bajas (graves).

De hecho, la longitud del tubo de interferencia está relacionada con la capacidad de cancelar o atenuar frecuencias más bajas: cuanto más largo es el tubo más baja será la frecuencia para la que se consigue una atenuación efectiva de los sonidos laterales.

Los micrófonos de cañón se suelen clasificar en cortos, medios y largos (short / medium / long shotgun).

  • Cañón corto
    Su aplicación sería similar a la de un micrófono cardioide (super/hiper) pero con un mejor comportamiento rechazando el sonido lateral, sobre todo en medias y altas frecuencias. Interesa usarlos cerca de la fuente de sonido.
  • Cañón largo
    Se utilizan cuando hay que colocar el micrófono lejos de la fuente de sonido. El ángulo de captación es muy estrecho, sobre todo en las frecuencias altas, y rechazan muy bien las frecuencias bajas de los sonidos laterales. Son más complicados de usar porque tienen que estar apuntados exactamente a la fuente de sonido, cualquier movimiento del micrófono o de la fuente puede estropear el audio (se atenúa mucho la intensidad de sonido que queda fuera del ángulo de cobertura, sobre todo es muy sensible en las frecuencias altas)
  • Cañón medio
    Un equilibrio entre direccionalidad y facilidad de uso.

 

El patrón direccional de los micrófonos con tubo de interferencia (sobre todo de cañón medio y largo) se suele conocer como patrón lobar (lobular) que es como un supercardioide estrechado en los laterales y dependiendo del modelo puede incluir lóbulos de cierta sensibilidad en diferentes ángulos.

 

¿Por qué se les llama shotgun, de cañón o boom?

El término shotgun (escopeta) o cañón hace referencia a la forma del tubo de interferencia. Algunos de estos micrófonos pueden llegar a ser muy largos y su forma es similar a la del cañón de una escopeta.

El término boom viene de ‘boom pole‘, la típica pértiga con el micrófono direccional en un extremo que vemos en los rodajes de películas, etc.

 

 

Micrófono direccional vs shotgun/cañón vs micrófono ‘on camera’

Vamos a tratar de diferenciar o aclarar algunos términos o cuestiones relativas a los micrófonos direccionales.

 

¿Es lo mismo un micrófono direccional que un micrófono shotgun / de cañón?

No.

Un micrófono direccional es aquel que da más preferencia o es más sensible en ciertas direcciones. Todos los micrófonos, excepto los omnidireccionales, son por definición direccionales.

Pero por regla general se entiende que cuando hablamos de micrófonos direccionales nos referimos a micrófonos que son más sensibles en la dirección frontal (0º) con respecto a las demás direcciones.

Todos los micrófonos de cañón (shotgun) suelen incluir una cápsula con patrón direccional: cardioide, supercardioide, hipercardioide… A la que se le añade un tubo de interferencia.

Un micrófono de estudio, con patrón cardioide, es un micrófono direccional, pero no es un micrófono shotgun porque no incluye tubo de interferencia.

Además, los micrófonos con tubos de interferencia muy cortos tienen un comportamiento similar a los patrones direccionales básicos en la mayoría del espectro de frecuencias de sonido.

 

¿Qué es un micrófono ‘on camera’?

Esta es una definición muy flexible y no sé cómo sería la traducción en castellano, pero básicamente son micrófonos que están diseñados y pensados para ser usados sobre una cámara de fotos, montados sobre la zapata de flash.

 

Micrófono direccional para cámaras (on camera)

 

Son micrófonos de gama consumo, es decir utilizan conectores jack 3.5mm, niveles de señal de la electrónica de consumo (-10dBV) y estándares de calidad acordes a estas gamas y precios.

En el otro lado estarían los micrófonos de gama profesional, que utilizan conector XLR y están diseñados para trabajar con estándares de calidad más estrictos.

No quiere decir que un micrófono para gama de consumo sea malo o genere peor sonido. Simplemente que están pensados para trabajar en un entorno de electrónica de consumo.

 

Micrófonos on camera vs micrófonos shotgun

La mayoría de los micrófonos on camera siguen un patrón direccional cardioide o supercardioide.

Todos son de cañón corto y el efecto de este tubo de interferencia corto es muy pequeño en la práctica. Sólo para las frecuencias altas se consigue una directividad perceptible con respecto al patrón base (supercardioide por ejemplo)

Este tipo de micrófono está pensado para un uso general, que cubre muchos tipos de situaciones.

Como no tienen un patrón direccional muy cerrado es preferible usarlos cerca de la fuente de sonido.

Los micrófonos shotgun para uso profesional son más especializados.

El rango de uso va a depender de la longitud del tubo de interferencia, el patrón base de la cápsula, su sensibilidad y su comportamiento en cuanto a ruido electrónico (entre otras características).

 

Micrófono shotgun para uso profesional

Suelen tener un patrón lobar (lobular) más cerrado al frente, mucho más directivo, pero también suelen tener lóbulos de sensibilidad mayores en la parte trasera y a determinados ángulos en los laterales. Pueden ser más complejos de usar en determinadas situaciones con reverberación.

No están pensados para montar sobre la cámara. Habitualmente se utilizan con pértiga y dependiendo de la situación y direccionalidad necesitarán un operador que apunte exactamente a fuente de sonido.

Y la grabación con este tipo de micrófonos se haría a través de una interfaz de sonido o una grabadora digital (con entradas XLR)

 

 

¿Cuándo usar micrófonos direccionales (shotgun / de cañón)?

Recuerda que la distancia entre la fuente de sonido y el micrófono influye mucho en la calidad del sonido.

Siempre interesa colocar el micrófono lo más cerca posible de la fuente:

  • Para aislar en lo posible cualquier sonido ambiente no deseado.
  • La intensidad del sonido disminuye con el cuadrado de la distancia. A medida que alejamos el micrófono necesitaremos amplificar más la señal con el riesgo de generar más ruido electrónico y además al amplificar captaremos más sonido ambiente.

 

Sin embargo esto no siempre es posible. Por ejemplo si queremos grabar una secuencia de vídeo en la que no queremos que se vea ningún micrófono.

O por razones prácticas a veces es más cómodo trabajar con el micrófono a cierta distancia de la fuente de sonido (en lugar de usar un micrófono de solapa, un micrófono de mano o un micrófono de estudio por ejemplo).

Para ese tipo de situaciones se utilizan los micrófonos direccionales.

El principal objetivo de un micrófono direccional es conseguir aislar o reducir la mayor cantidad de sonido ambiente con respecto al sonido que nos interesa grabar.

Ten en cuenta que cuando usamos un micrófono direccional es por un compromiso entre las limitaciones que nos impone la grabación y la calidad de sonido que queremos conseguir.

Sigue siendo importante que el micrófono esté lo más cerca posible de la fuente de sonido.

 

Limitaciones de los micrófonos direccionales de tipo shotgun

Más que limitaciones, serían características que hay que tener en cuenta cuando usamos este tipo de micrófonos. La mayoría de estas características son intrínsecas a la tecnología que usan estos micrófonos, no tienen que ver con la calidad de fabricación, gama o precio:

 

  • Suelen ser más sensibles al viento. Es importante usarlos con algún antiviento / dead cat. Algunos modelos incluyen la opción de activar un filtro paso alto que elimina las frecuencias más bajas asociadas al ruido del viento.
  • Los micrófonos que utilizan tubo de interferencia suelen captar sonidos de baja frecuencia que están fuera del ángulo de cobertura teórico. En algunos entornos esto puede dar lugar a efectos no deseados.
  • Cuanto más direccional es un micrófono, más sensible suele ser en el eje de 180º (sonidos que llegan por la parte posterior)
  • También, cuanto más direccional sea el micrófono más cuidado hay que tener a la hora de apuntar a la fuente de sonido. Por ejemplo, si es una persona hablando que se mueve por la escena puede ocurrir que salga de la zona de máxima cobertura, provocando cambios bastante perceptibles en los niveles de grabación.
  • El tubo de interferencia funciona muy bien en ambientes abiertos, ya que el sonido que llega es limpio. En ambientes cerrados, dependiendo de su acústica, el sonido ambiente puede rebotar y llegar al micrófono con cierta intensidad. Como el tubo de interferencia se basa en cancelación de sonido por diferencia de fase, los sonidos rebotados (que llegan desfasados porque han recorrido diferentes distancias) pueden provocar efectos como comb filtering (efecto peine o filtro de peine) que atenúa o elimina ciertas frecuencias alterando el audio con respecto al original de la fuente de sonido.
  • En ambientes cerrados también nos podemos encontrar con que las bajas frecuencias que rebotan en paredes y techos pueden entrar al micrófono por los laterales provocando efectos no deseados.

 

Ten en cuenta que aquí estamos generalizando. Cada micrófono en concreto, cada modelo, es diseñado para trabajar en unas determinadas situaciones.

Además de esas limitaciones físicas hay que tener en cuenta que a medida que nos separamos de la fuente de sonido el micrófono generará señales eléctricas más débiles.

Tendremos que amplificar mucho más la señal y habrá más riesgo de empeorar la relación señal a ruido.

En esta parte, sensibilidad de la cápsula y calidad de la electrónica asociada, sí puede haber diferencias sustanciales entre micrófonos de diferentes gamas.

 

 

¿Se puede usar un micrófono direccional como micrófono de estudio?

Sí.

Se podría usar como micrófono de escritorio, conectado al ordenador a través de alguna interfaz de sonido (o directamente a la entrada de micrófono del ordenador, aunque ten en cuenta que los preamplificadores de las tarjetas de sonido integradas en la placa base de un ordenador no suelen ser muy buenos)

También se puede usar montado sobre la cámara si queremos una configuración muy simple, sin cables ni complicaciones.

Se puede usar con algún tipo de soporte o pértiga de tal forma que quede más cerca de la persona que está hablando, pero fuera del encuadre.

Ten en cuenta en cualquier caso las limitaciones que hemos comentado:

  • Si el micrófono es muy direccional va a ser muy sensible al movimiento de la persona que habla: si se mueve fuera del ángulo de cobertura, si gira la cabeza en otra dirección, etc.
  • Si el recinto tiene mala acústica, los sonidos rebotados (reverberación) pueden afectar más a este tipo de micrófonos

 

 

Micrófonos direccionales recomendados

Criterios para elegir estos modelos:

  • Modelos diseñados para usar con cámaras de fotos (réflex / EVIL) o incluso con móviles
  • Buena relación calidad precio
  • Facilidad de uso

 

 

Rode VideoMicro

Es un micrófono muy pequeño y ligero, perfecto tanto para cámaras como para conectar al teléfono móvil.

 

Rode VideoMicro - Micrófono direccional para cámaras

 

Para móviles existe un modelo específico de Rode: el Rode VideoMic Me, que es básicamente el mismo micrófono, pero con un conector jack TRRS rígido que va enchufado directamente al móvil (sin cable).

Aunque el VideoMic Me se podría adaptar a una cámara (comprando por ejemplo un shock mount o también hay diseños para imprimir un shock mount para el Me en impresora 3D) creo que es menos versátil que el Rode VideoMicro, que ya incluye el shock mount Rycote para colocar en la zapata de flash.

Si lo vas a usar en móviles es conveniente comprar algún rig (armazón), un soporte o jaula en la que podemos colocar el móvil, añadirle accesorios como el micrófono, un panel led… y nos da la posibilidad de montarlo en trípode. También hay rigs para diferentes modelos de cámaras que nos permiten conectar varios accesorios a la vez.

Ten en cuenta que el Rode VideoMicro tiene conector jack 3.5mm TRS, que normalmente es el que incluyen las cámaras. Para usar en el móvil necesitarás un adaptador TRS a TRRS.

Es un micrófono de condensador con cápsula electret que no necesita alimentación externa. La electrónica interna se alimenta a través del conector jack de la cámara o del móvil (plug-in power).

El patrón direccional del micrófono es básicamente cardioide (unos 6dB de atenuación para sonido lateral y por encima de los 12dB de atenuación para el hemisferio posterior) .

La respuesta en frecuencia es bastante plana y en general es un micrófono que ofrece una buena calidad de sonido.

 

Puntos positivos del Rode VideoMicro:

  • Buena calidad de sonido (dependiendo de las condiciones de grabación)
  • Muy buena relación calidad precio
  • El pack incluye el micrófono, cable jack macho-macho TRS, shock mount Rycote y antivientos (dead cat)
  • No necesita alimentación externa. No tenemos que estar pendientes de pilas o baterías, y no tenemos que recordar encenderlo cada vez que lo vayamos a usar

 

Puntos menos positivos:

  • Es básicamente un micrófono con patrón cardioide, no demasiado direccional. Si lo usamos a una distancia muy grande de la fuente de sonido captará gran parte del sonido ambiente.
  • No dispone de ningún tipo de filtro activo (p.e. filtro paso alto para reducir ruido del viento) ni opciones de configuración.
  • Al no llevar preamplificador activo puede ser más vulnerable a interferencias electromagnéticas externas

 

 

 

 

 

Rode VideoMic Pro

Dentro de esta línea de Rode de micrófonos direccionales diseñados específicamente para cámaras de fotos, el VideoMic Pro es quizás el más equilibrado por prestaciones y diseño, y en general tiene una buena relación calidad precio.

 

Micrófono direccional Rode VideoMic Pro

 

Es uno de los micrófonos más vendidos.

El VideoMic Pro incluye una cápsula de condensador de media pulgada y está alimentado por una pila de 9V (unas 60-70 horas de autonomía).

El patrón direccional es aproximadamente supercardioide. No llega a ser tan direccional como un micrófono shotgun especializado, pero rechaza bastante bien los sonidos laterales.

Incluye un PAD, un atenuador, de -10dB, que se utiliza por ejemplo cuando usamos el micrófono muy cerca de la fuente de sonido o si estamos grabando situaciones con sonidos muy altos (carrera de coches, motos…)

También incluye una opción de amplificación de +20dB, que viene muy bien sobre todo cuando lo usamos conectado directamente a la cámara.

La idea es que el preamplificador de la cámara suele ser bastante mediocre y siempre interesa tenerlo en la parte más baja de ganancia. El preamplificador de +20dB del micrófono es en general bastante mejor. El micrófono nos va a proporcionar una señal preamplificada, más inmune a posibles interferencias externa, con una mejor relación señal ruido y que va a permitir que el preamplificador de la cámara trabaje en una zona más lineal.

Si conectas el micrófono a una grabadora, probablemente te interesará desactivar la opción de +20dB. Pero en todo caso tendrás que probar qué combinación es la que funciona mejor con tu cámara y/o tu grabadora.

El Rode VideoMic Pro también incluye un selector para activar un filtro paso alto, con frecuencia de corte en unos 80Hz. Este filtro es útil por ejemplo en situaciones de mucho viento, ya que va a eliminar las frecuencias más bajas sin afectar demasiado a la calidad del sonido de la voz.

El micrófono tiene un sistema antivibración (shock mount). Las versiones más modernas suelen venir con un pequeño sistema de amortiguación Rycote Lyre (las antiguas tienen un soporte propio de Rode).

 

Puntos positivos del Rode VideoMic Pro:

  • Buena calidad de sonido para su gama y precio
  • Posibilidad de usar el preamplificador interno (+20dB) para mejorar el sonido con respecto al preamplificador de la cámara
  • Posibilidad de usar atenuador (-10dB) en situaciones con sonidos muy altos o si grabamos muy cerca de la fuente de sonido
  • Modo de filtro paso alto a 80Hz
  • Buena relación calidad precio
  • Buena relación entre prestaciones y tamaño

 

Puntos menos positivos:

  • Necesita una pila (también puedes encontrar baterías recargables de 9V)
  • Tenemos que acordarnos siempre de encenderlo antes de comenzar a grabar (uno de los errores más típicos y frecuentes con micrófonos que llevan alimentación externa). Además no dispone de ningún led o indicador en la parte frontal. Y tenemos que recordar apagarlo cuando terminamos la sesión o para la siguiente nos encontraremos con que la pila está agotada.
  • El patrón direccional correspondería a un supercardioide. Es un micrófono pensado para trabajar a distancias relativamente cercanas a la fuente de sonido. En general cubre bien la mayoría de situaciones típicas: vlogging, uso en estudio, etc.
  • Recuerda que los micrófonos direccionales son más sensibles al viento (hay que usar siempre cortavientos y preferiblemente dead cat) y a la reverberación si grabas en interiores. Si la habitación o el estudio tiene mala acústica puede afectar bastante a la calidad de audio.

 

 

 

 

Rode VideoMic Pro + (Plus)

Podríamos decir que es una versión actualizada del VideoMic Pro, con algunas mejoras interesantes. Aunque las prestaciones en general y la calidad de sonido son muy similares.

 

Micrófono direccional Rode VideoMic Pro Plus

 

Una de las características más destacadas es que el micrófono detecta automáticamente cuándo está la cámara activa, no hace falta encender y apagar el micrófono. Esto es uno de los mejores inventos del mundo, porque grabar con el micrófono apagado es muy muy frustrante.

Utiliza una batería recargable y puede funcionar con 2 pilas AA. La batería se recarga dentro del propio micrófono mediante un conector USB, así que podemos alimentarla con un powerbank externo. Y en caso de emergencia, si llevamos pilas AA de repuesto lo podemos usar con pilas.

Incluye el mismo sistema de atenuación (-10dB) y de ganancia (+20dB) que el VideoMic Pro.

En lugar de un filtro paso alto, el VideoMic Pro Plus tiene dos modos, con frecuencias de corte en 75Hz y 150Hz, que puedes usar en situaciones de mucho viento o ambientes con sonidos molestos en la zona de los graves. Recuerda que para las frecuencias bajas los micrófonos son mucho menos direccionales.

Además incluye un modo que refuerza las frecuencias medias, unos +6dB alrededor de los 4KHz, que puede ser útil cuando grabamos voz en entornos con mucho ruido ambiente o simplemente para dar más claridad a la voz.

Otra característica destacable es que incluye la opción de grabar con un canal de seguridad. En este modo, uno de los canales (derecho) graba con las opciones de ganancia configuradas en ese momento y en el otro canal (izquierdo) se guarda una copia del sonido pero con -20dB de atenuación.

Este canal de seguridad nos da mucho más margen. Si por ejemplo durante la grabación hay sonidos más fuertes de lo previsto y el canal principal satura (clipping) distorsionando el sonido, podemos recurrir al segundo canal para usar esa parte sin saturar.

 

Puntos positivos del Rode VideoMic Pro + (Plus):

  • Buena calidad de sonido para su gama y precio
  • Posibilidad de usar el preamplificador interno (+20dB) para mejorar el sonido con respecto al preamplificador de la cámara
  • Posibilidad de usar atenuador (-10dB) en situaciones con sonidos muy altos o si grabamos muy cerca de la fuente de sonido
  • Dos modos de filtro paso alto (75 y 150Hz)
  • Modo boost para alta frecuencia (+6dB en 4 KHz)
  • Posibilidad de grabar con canal de seguridad (-20dB)
  • Buena relación calidad precio para las funciones que ofrece

 

Puntos menos positivos:

  • El patrón direccional correspondería a un supercardioide. Es un micrófono pensado para trabajar a distancias relativamente cercanas a la fuente de sonido. En general cubre bien la mayoría de situaciones típicas: vlogging, uso en estudio, etc.
  • Bastante más voluminoso que el VideoMic Pro
  • El cable de salida va conectado al conector jack en la parte trasera y a veces puede molestar, sobre todo si intentamos usar el visor de la cámara.
  • Recuerda que los micrófonos direccionales son más sensibles al viento (hay que usar siempre cortavientos y preferiblemente dead cat) y a la reverberación si grabas en interiores. Si la habitación o el estudio tiene mala acústica puede afectar bastante a la calidad de audio.

 

Rode Videomicpro+ - Accesorio micrófono

Última comprobación de precio: 13:54h (amazon.es)

Me lo pido por 249.99EUR

 

 

Shure VP83 / VP83F LensHopper

Si tomamos como referencia el Rode VideoMic Pro, el Shure VP83 estaría situado en una gama un poco superior en cuanto a calidad de construcción, con el cuerpo de metal.

Micrófono direccional Shure VP83

Por ejemplo el blindaje frente a interferencias electromagnéticas es mejor en el Shure. Los micrófonos de Rode suelen estar un poco más expuestos, quizás porque utilizan más plástico en su construcción.

La versión VP83F incluye su propia grabadora digital integrada. Si vas a usar un único micrófono puede ser una buena opción, porque todo el sistema de grabación está integrado y optimizado (no hay problemas de adaptación de impedancias, malas conexiones, cables de por medio, etc.)

En cuanto a calidad de sonido las diferencias con respecto a los VideoMic Pro son pequeñas y entrarían dentro de la parte subjetiva y de preferencias de cada uno.

La respuesta en frecuencia del Rode VideoMic Pro es un poco más plana en las frecuencias altas, mientras que el Shure tiene un pequeño boost alrededor de los 5 KHz (similar al modo boost de alta frecuencia del VideoMic Pro+)

El Shure VP83 es un micrófono de condensador que incluye una cápsula electret y la electrónica interna necesaria. Necesita alimentación a través de una pila AA. La autonomía sería de unas 75-100 horas dependiendo de la calidad de pila y los parámetros de uso.

El patrón polar es básicamente supercardioide, con una atenuación de unos -10dB a 90º y a 180º tomando como referencia la frecuencia de 1 KHz.

El Shure VP83 incluye un modo de atenuación de -10dB y un modo de preamplificación de +20dB.

Como ya hemos comentado, el PAD (atenuador) se usa cuando grabamos sonidos muy fuertes (coches, motos, sitios con sonido muy alto o si hablamos muy cerca del micrófono…)  y el modo +20dB se usa sobre todo si el micrófono está conectado directamente a la cámara, para que los preamplificadores de la cámara trabajen en el nivel de ganancia más bajo posible.

También incluye un filtro paso bajo con frecuencia de corte alrededor de los 150Hz, que se puede usar por ejemplo en situaciones de mucho viento o entornos con mucha reverberación para atenuar las bajas frecuencias.

 

Puntos positivos del Shure VP83 LensHopper:

  • Buena calidad de sonido para su gama y precio
  • Buen blindaje frente a interferencias electromagnéticas
  • Posibilidad de usar el preamplificador interno (+20dB) para mejorar el sonido con respecto al preamplificador de la cámara
  • Posibilidad de usar atenuador (-10dB) en situaciones con sonidos muy altos o si grabamos muy cerca de la fuente de sonido
  • Modo de filtro paso alto a 150Hz
  • Buena relación calidad precio

 

Puntos menos positivos:

  • Necesita una pila / batería AA   (la versión VP83F usa 2 pilas AA)
  • Tenemos que acordarnos siempre de encenderlo antes de comenzar a grabar. No dispone de led o indicador en la parte frontal. Y tenemos que recordar apagarlo cuando terminamos la sesión.
  • La respuesta en frecuencia incluye un pequeño boost en la zona de los 5KHz que puede gustar más o menos dependiendo de las preferencias de cada uno.
  • El patrón direccional correspondería a un supercardioide. Es un micrófono pensado para trabajar a distancias relativamente cercanas a la fuente de sonido. En general cubre bien la mayoría de situaciones típicas: vlogging, uso en estudio, etc.
  • Recuerda que los micrófonos direccionales son más sensibles al viento (hay que usar siempre cortavientos y preferiblemente dead cat) y a la reverberación si grabas en interiores. Si la habitación o el estudio tiene mala acústica puede afectar bastante a la calidad de audio.