Micrófonos recomendados para streaming / podcast / youtube

Guía para elegir el mejor micrófono para grabar voz en estudio, por ejemplo para streaming en directo, podcast o para canales de youtube.

 

 

Este artículo forma parte de la serie sobre cómo mejorar la grabación de audio para vídeo / youtube. Puedes echar también un vistazo al artículo sobre Mejorar sonido para vídeo o streaming en estudio

 

 

Qué necesito para grabar sonido en estudio

Cuando hablamos de ‘estudio’ nos referimos a un entorno controlado: una habitación en la que tenemos todo el equipo que necesitamos, tenemos alimentación de la red eléctrica, no hay viento, el sonido ambiente externo está más o menos aislado.

En estudio lo que buscamos es optimizar la calidad del sonido.

Es decir, por una parte queremos conseguir la mayor fidelidad posible: captar todos los matices y conseguir un sonido final muy limpio.

Y por otra parte queremos que el sonido final sea lo más agradable posible para nuestra audiencia.

Nos centraremos sobre todo en la voz. Lo mismo sería aplicable si queremos grabar instrumentos, aunque ahí ya entraríamos en cuestiones específicas de cada instrumento.

Como vamos a ver, el elemento principal es el micrófono, pero ten en cuenta que hay otros factores muy importantes que veremos a lo largo de este artículo.

También veremos qué criterios podemos seguir para elegir el micrófono que mejor se adapta a nuestras necesidades.

 

Spoiler: no hace falta invertir un dineral en un micrófono. Invierte mejor tu tiempo en aprender un poco sobre sonido y audio: para saber qué necesitas exactamente, para saber cómo sacar el máximo partido a tu equipo y para que no te timen con tonterías, publicidad y luces de colores.

 

Antes de empezar a elegir micrófono vamos a dar algunas pinceladas de lo que entendemos por calidad de sonido y qué diferencias hay entre un micrófono bueno y uno malo.

 

Señal y ruido

¿Qué entendemos por sonido de calidad o calidad del sonido?

Imagina a dos personas conversando en una habitación tranquila. La voz, el sonido de la una de las personas al hablar, llega perfectamente al oído de la otra. Entiende perfectamente lo que dice. Incluso se puede fijar en el timbre, los matices…

Diríamos que ese sonido tiene una muy buena calidad.

Ahora vamos a suponer que abrimos una ventana que da al tráfico o estamos en una habitación en la que se oye al vecino gritar o estamos en una cafetería en hora punta… La voz ya no llega con la misma calidad, o al menos se ve afectada por otros sonidos que pueden distraernos o incluso pueden hacer que no entendamos algunas palabras o que tengamos que hablar más alto para hacernos entender.

La información, la señal, es la voz de la otra persona. El ruido es todo lo demás, que de alguna forma interfiere o se opone a que podamos escuchar y entender con claridad.

Esta relación señal a ruido (SNR en inglés) es un parámetro muy importante de calidad.

Hay muchas fuentes de ruido.

En este ejemplo hemos visto un canal de comunicación directo en el que sólo interviene el sonido.

Pero en otros casos tendremos un canal mucho más complejo en el que el sonido (voz de la persona A) se convierte en señal eléctrica analógica (voltajes), luego en señal digital (números), se procesa de diferentes formas, se transmite a largas distancias, se vuelve a procesar en el equipo receptor, se convierte en señal analógica de nuevo y se transforma en sonido que escucha la persona B.

En este segundo ejemplo utilizamos una representación del sonido original. Esa representación se conoce como señal de audio o audio simplemente.

El grado de fidelidad de esa representación del sonido es otro parámetro importante de calidad.

En el mundo del audio cuando se habla de fidelidad se suele hacer referencia al ‘color’ del sonido.

 

 

El color del sonido

Empezamos por el primer elemento que recoge la representación de un sonido: el micrófono.

Un micrófono ideal sería aquel que recoge el sonido con una fidelidad perfecta: todos los matices, todos los detalles, etc.

Básicamente la calidad de un micrófono está relacionada con su sensibilidad (capacidad para captar sonidos de baja intensidad) y con su respuesta en frecuencia (capacidad para recoger por igual todas las frecuencias del espectro audible humano, de 20Hz a 20KHz)

Pero además hay otros factores más sutiles que tienen que ver con la construcción física del micrófono: partes móviles, inercias, resonancias, etc.

Ningún micrófono funciona como un micrófono ideal.

Cada micrófono, independientemente de la gama o precio, deja una huella en el sonido que recoge.

Se dice que un micrófono es más transparente que otro cuando su respuesta en frecuencia es más plana y deja una huella más sutil en el sonido.

A la huella que deja cada micrófono se la suele conocer como color. Cada micrófono da un cierto color al sonido que recoge.

Y el color además no es algo estático: depende de factores como la distancia a la que se encuentra el micrófono de la fuente de sonido, orientación, etc.

Suponiendo una colocación óptima (sweet spot), un micrófono se considera bueno si es muy transparente (muy fiel al sonido original) o si añade un color agradable al sonido que recoge.

Un micrófono malo es aquel que no capta bien el sonido, lo distorsiona o añade un color desagradable a la mayoría de sonidos que recoge.

 

Muy importante: que un micrófono sea bueno no quiere decir que lo sea para todos los sonidos y todas las situaciones.

 

Para cada instrumento, tipo de voz o estilo musical hay un modelo de micrófono o una combinación de ellos que encajan mejor y le aportan ese color especial.

Para cada situación hay un tipo de micrófono que es óptimo por sus características físicas: patrón polar, sensibilidad, tolerancia a sonidos altos…

 

A partir de un cierto nivel de calidad de construcción y características técnicas, todos los micrófonos son muy buenos.

La diferencia entre modelos y gamas estaría en esos matices de color y en la especialización.

Algunas de las características positivas y negativas de un micrófono se pueden reforzar o corregir al editar el sonido, mediante filtros, ecualización, etc.

Pero hay características más sutiles que tienen que ver con la construcción física de cada micrófono y son muy difíciles de corregir o de emular en postproducción.

Algunas de esas características tienen que ver con el principio de funcionamiento.

Los micrófonos más utilizados son los dinámicos y los de condensador.

 

 

Micrófonos dinámicos

La membrana que recoge el sonido está unida a una bobina enrollada alrededor de un imán.

El movimiento de la membrana en respuesta al sonido genera una señal eléctrica por inducción.

El principio es exactamente el mismo que el de un altavoz. De hecho, un altavoz puede funcionar como micrófono y un micrófono dinámico puede funcionar como altavoz.

 

Micrófono dinámico Shure SM58

 

Ventajas:

  • No necesitan alimentación externa, funcionan tal cual: sin pilas ni baterías
  • Soportan niveles de sonido muy altos
  • Aislan muy bien el sonido del entorno
  • Son muy resistentes a golpes
  • Tienen un buen comportamiento para la voz humana

 

Desventajas:

  • No tienen mucha sensibilidad
    Esto es malo para ciertas aplicaciones y bueno para otras, por ejemplo es bueno para aislar mejor la fuente de sonido principal del entorno
  • La bobina tiene cierta inercia y no responde bien a los sonidos de alta frecuencia (se dice que el sonido pierde brillo)
    Pero la voz humana tiene la mayor parte de la información en las frecuencias medias.
  • Como su sensibilidad es menor, necesitan más amplificación para alcanzar el nivel de señal adecuado
    Los micrófonos dinámicos necesitan preamplificadores con cierta ganancia, con un buen margen de amplificación.
    En algunos casos necesitan un preamplificador especializado: fethead / cloudlifter, que iría como primera etapa, antes del preamplificador de la interfaz de audio, mesa de mezclas, etc.

 

Los micrófonos dinámicos se utilizan mucho en conciertos y situaciones en las que interesa aislar por ejemplo la voz del cantante o la persona que habla de otras fuentes de sonido cercanas.

Tienden a dar un matiz cálido, enfatizar más los graves y sobre todo los medios, a la vez que atenúan los agudos (frecuencias más altas).

 

 

Micrófonos de condensador

Tienen un elemento, la cápsula, que básicamente es un condensador: dos placas metálicas separadas por un elemento elástico.

 

Micrófono USB Audio Technica AT2020USB

La placa frontal es el diafragma. El sonido hace vibrar el diafragma y se modifica la separación entre las placas del condensador, lo que hace que varíe el voltaje del mismo, generando la señal eléctrica.

 

Ventajas:

  • Sensibilidad muy alta
  • Su respuesta en frecuencia suele ser muy buena (muy plana)
  • Tienen un buen comportamiento para la voz y para una gama muy amplia de instrumentos
  • Como tienen una sensibilidad mayor, no necesitan un preamplificador con un rango de ganancias tan grande.

 

Desventajas:

  • Necesitan una alimentación externa para polarizar el condensador y la electrónica asociada
    Los de tipo electret se construyen con un condensador polarizado de fábrica, pero necesitan alimentación igualmente porque incluyen internamente electrónica que se encarga de la adaptación de impedancias.
  • Son muy delicados a los golpes
  • Son muy delicados con los sonidos muy fuertes. Un sonido demasiado fuerte puede llegar a estropear el micrófono.
  • Son muy muy sensibles
    Esto que en principio es una ventaja, también es un inconveniente dependiendo de la situación, porque tienen a recoger cualquier sonido ambiental por pequeño que sea.

 

La principal característica sería su sensibilidad y su respuesta en frecuencia.

Son los que están más cerca de lo que podríamos considerar un ‘micrófono ideal’ desde el punto de vista de la fidelidad.

Un buen micrófono de condensador puede captar hasta el más mínimo detalle de la voz o de un instrumento, todos sus matices.

Esto es bueno y malo a la vez.

Por ejemplo si estamos en un entorno aislado de los sonidos externos, es decir, en un estudio acondicionado acústicamente: vamos a sacar lo mejor de un instrumento.

Pero si estamos en un entorno con otras fuentes de sonido muy posiblemente se van a colar todos esos sonidos parásitos.

También para el caso de la voz, a veces son tan sensibles que recogen todos los pequeños sonidos que hacemos con la boca mientras hablamos y que pueden llegar a distraer o incluso resultar molestos.

 

Membrana grande o membrana pequeña

Los micrófonos de condensador de membrana grande tienen a dar un sonido más cálido, se dice que es más natural o más orgánico para la voz.

Como la membrana es más grande tiene algo más de inercia, y se atenúan o pierden un poco las altas frecuencias.

Se pierde un poco de brillo pero se gana un poco en los graves (sonido más cálido, más oscuro)

Los micrófonos de membrana pequeña serían los más transparentes, en el sentido de que recogen muy bien toda la gama de frecuencias.

El color que aportan es más sutil y ya depende de cada marca y modelo en concreto.

 

 

 

Direccionalidad (patrones de captación de sonido)

Esta característica aplica a todos los micrófonos y nos dice cómo es la sensibilidad del micrófono en función de la dirección desde la que llega el sonido.

  • Omnidireccionales
    Recogen por igual el sonido en toda la esfera a su alrededor.
    Son ideales por ejemplo para recoger sonido ambiente
  • Cardioides
    Son más sensibles en una dirección, una semiesfera realmente.
    Es decir, si están apuntando hacia una dirección todo el sonido que llegue desde atrás o desde los laterales quedará muy atenuado.
    Se dice que ‘rechazan’ el sonido que llega de esas direcciones
  • Supercardioides, hipercardioides…
    Diferentes versiones de micrófonos direccionales, con ángulos de captación más estrechos.
    Son patrones típicos de los micrófonos de cañón (shot gun)
  • Bidireccionales
    Básicamente serían como dos cardioides unidos en un único micrófono.
    Recogen el sonido de la parte delantera y la trasera, y atenúan los sonidos laterales.

 

 

Preamplificadores

La señal eléctrica que genera un micrófono es muy muy muy pequeña…

Es del orden de milivoltios (mV)

La electrónica que procesa el audio necesita trabajar con señales del orden del voltio (unos 3 órdenes de magnitud superior).

Es imprescindible aumentar la señal que llega desde el micrófono.

Los micrófonos se conectan a un preamplificador. El nivel de amplificación recibe el nombre de ganancia (sería como el factor de multiplicación, pero en el mundo del audio se utiliza la escala logarítmica en decibelios: dB)

Sería digamos la primera etapa del tratamiento de audio y es una de las más importantes porque a la entrada la señal es tan pequeña que cualquier ruido electrónico o interferencia electromagnética tendrá un nivel equiparable.

Todos los micrófonos necesitan un preamplificador.

En algunos el preamplificador es un elemento independiente, por ejemplo los preamplificadores que incluyen una interfaz de sonido o a una mesa de mezclas o una grabadora de audio.

En otros casos el preamplificador y toda la electrónica adicional está incluido en el propio cuerpo del micrófono: por ejemplo en los micrófonos USB.

 

 

Fuentes de ruido

Cuando hemos hablado de los micrófonos dinámicos y de condensador hemos visto características como la sensibilidad, la respuesta en frecuencia y el ‘color’. Todas esas características estarían relacionadas más bien con la fidelidad.

Ahora vamos a ver la parte de relación señal a ruido, que es la otra pata importante de la calidad de sonido.

Vamos a suponer que el micrófono capta una señal muy fiel al sonido que recibe y nos vamos a centrar en las fuentes de ruido que nos podemos encontrar.

 

Ruido ambiente

Cuando hablamos de grabación en estudio creo que sería el más importante y el más ‘dañino’.

El ruido ambiente puede ser el vecino gritando, la sirena de un coche de policía o una ambulancia, el de la moto, un perro ladrando…

También puede ser el sonido del frigorífico, el aire acondicionado, los ventiladores de los ordenadores…

Los ‘pop’ generados por el micrófono.

Los golpes y vibraciones mecánicas que recoge el micrófono.

Son sonidos que no aportan nada a la ‘información’ que queremos transmitir. En algunos casos distraen y en otros casos pueden llegar a ser muy molestos, como los pops o los golpes al micrófono… o la vecina llamando a su hijo para la merienda.

 

Cómo evitar o minimizar este tipo de ruido:

  • Intentar grabar en un ambiente lo más silencioso posible, con ventanas cerradas, a ciertas horas de mayor tranquilidad si es posible…
  • Colocar el micrófono cerca de la fuente de sonido para aumentar la relación señal a ruido
    Esta es la regla de oro en el uso de micrófonos.
  • Aprovechar el patrón polar del micrófono de tal forma que las fuentes de ruido queden orientadas a la parte menos sensible del micrófono (normalmente la parte posterior en micrófonos con patrón polar cardioide, supercardioide, etc.
  • Los micrófonos más sensibles captarán también más sonido ambiente
    En entornos con cierto ruido ambiente los micrófonos dinámicos suelen ser más efectivos a la hora de ‘rechazar’ ese tipo de ruido.
  • Usar filtros anti-pop o practicar para conseguir una buena técnica a la hora de hablar a un micrófono
  • Evitar los golpes al micrófono o a su soporte, cable, etc.
  • Intentar aislar mecánicamente al micrófono de la mesa (p.e. usando un pie de micro situado en el suelo o montando el micrófono en un sistema anti-vibraciones)

 

 

Reverberación / acústica de la sala

La reverberación es eco que se produce en el interior de una habitación.

Las ondas de sonido rebotan en las superficies rígidas: paredes, techo, suelo… Esas superficies rígidas son espejos para las ondas sonoras.

El micrófono va a recibir la onda principal que viene de la fuente de sonido (nuestra voz por ejemplo) y también toda una serie de ondas reflejadas que llegan con un cierto retraso (desfase) y amplitud.

Cuando esas ondas rebotadas llegan con mucha amplitud (sobre todo en las reflexiones primarias) se generan patrones de interferencia con la onda principal. Ciertas frecuencias se amplifican, en otras las ondas se cancelan entre sí o se atenúan…

El resultado equivale a un filtrado o ecualización del sonido: una distorsión que la percibimos como sonido ‘enlatado’, encajonado o como si estuviéramos hablando desde un pozo.

Si esas ondas secundarias llegan muy atenuadas o no llegan con unos desfases muy marcados, entonces tenemos una reverberación ‘natural’ que suele ser agradable.

Una parte de la acústica de una habitación depende de su forma y dimensiones: los modos resonantes. Suelen afectar sobre todo a las bajas frecuencias.

Otra parte tiene que ver con el hecho de que hay superficies paralelas (paredes entre sí, techo y suelo). Las superficies paralelas generan lo que se conoce como eco flotante: algunas ondas pueden reflejarse muchas veces en esas superficies paralelas, sin perder apenas intensidad, hasta llegar al micrófono con un desfase bastante grande y una intensidad apreciable.

Y otra parte tiene que ver con las reflexiones directas en paredes, techo, etc. (reflexiones primarias, secundarias, etc.) y tiene que ver con la geometría de la posición y orientación de la fuente de sonido y del micrófono.

Si partimos de una habitación normal como la que podemos tener en una casa o en una oficina (que no ha sido diseñada y construida como estudio de grabación) el acondicionamiento acústico no es algo trivial.

Recomendación principal: no gastes dinero comprando paneles, espumas y elementos exóticos para tratamiento acústico. No te va a funcionar. Puede que cambies la acústica ligeramente, pero si la acústica de partida era mala seguirá siendo mala con bastante probabilidad. Si quieres hacer un acondicionamiento acústico serio pide presupuesto a una empresa especializada.

 

¿Qué puedo hacer si la acústica de mi habitación es mala?

El peor escenario suele ser: grabar en una habitación pequeña, muy cuadrada (simétrica), con paredes desnudas, con el micrófono situado en el centro geométrico y con la fuente de sonido muy separada del micrófono.

Intentaremos hacer lo posible para mejorar ese escenario:

  • Regla de oro: colocar el micrófono muy cerca de la fuente de sonido
    Maximizamos la relación señal (voz por ejemplo) con respecto al ruido (ondas de sonido reflejadas por la habitación)
  • Elige un micrófono con patrón direccional (cardioide por ejemplo)
    Así eliminas o atenúas una buena parte de las ondas reflejadas
  • Un micrófono dinámico es menos sensible y suele funcionar mejor en este entorno.
    Los micrófonos dinámicos ‘rechazan’ más esos sonidos reflejados si aplicamos la regla de oro: con el micrófono cerca de la fuente sonora.
  • Una habitación pequeña (como un baño o una cocina pequeña) nos va a dar seguramente más problemas que una habitación grande
  • Evitar las paredes desnudas
    Una habitación vacía tendrá probablemente muy mala acústica.
    En una habitación normal con muebles, decoración, cortinas, cuadros… todos esos elementos ayudan a reducir la reverberación ‘destructiva’
    Las estanterías con libros funcionan muy bien porque generan una difusión aleatoria, al menos en frecuencias medias y altas.
  • Con los modos resonantes de baja frecuencia no podemos hacer mucho, pero si notamos que el sonido tiene algún problema en los graves podemos ir probando diferentes posiciones del micrófono. A veces mover el micrófono un palmo puede suponer un cambio perceptible porque lo teníamos justo en alguno de los nodos resonantes. Los micrófonos de tipo shotgun suelen ser más propensos a tener este tipo de problemas. Las trampas de graves pueden funcionar, pero también puede ocurrir que te gastes el dinero en unos elementos que al final no resuelvan tu problema concreto.

 

No te obsesiones con esto.

Si vas a grabar voz hablada, para tu podcast o para tu vídeo, o vas a emitir en directo: el objetivo principal es que la voz suene bien y que se entienda bien.

No pasa nada porque haya cierta reverberación natural, de hecho una voz sin reverberación daría una sensación de ‘sala muerta’.

 

Ruido en la señal de audio

Ya hemos comentado que la señal eléctrica que genera un micrófono es pequeñísima.

En esas primeras etapas es muy fácil que el ruido eléctrico alcance niveles similares al de la señal de audio.

¿Qué tipo de ruido se puede añadir a la señal?

  • El propio micrófono genera un nivel de ruido eléctrico
  • El cable que conecta el micrófono con el preamplificador funciona como una antena: recoge señal electromagnética del ambiente y la convierte en señal eléctrica.
  • Los conectores, si no hacen buen contacto eléctrico entre sí, actúan como generadores de ruido (micro descargas -micro chispas- que se traducen en ruido eléctrico)
  • Las fuentes de alimentación de los equipos, si no están bien aisladas, introducen ruido (el típico humm a la frecuencia de la red eléctrica y sus armónicos)
  • El preamplificador y la electrónica que trabaja con esas señales pequeñas introduce ruido, por ejemplo ruido térmico.
  • Si la amplificación de la señal no es totalmente lineal (proporcional independientemente de la amplitud de entrada) se produce distorsión. Esto entraría más bien en la parte de fidelidad, pero bueno, también lo podemos considerar ruido.
  • La conversión de la señal de analógica a digital introduce un pequeño error, que también se conoce como ruido de conversión.

 

Una vez que tenemos la señal digital de audio, todos los procesos posteriores trabajan con números.

Es la ventaja de trabajar en digital. No se añade más ruido al que ya había inicialmente.

 

¿Qué podemos hacer para evitar o reducir el ruido eléctrico?

  • Elegir un micrófono de cierta calidad
    Sobre todo en los micrófonos de condensador se puede notar una gran diferencia entre uno de mala calidad y otro de calidad aceptable
  • Usar cables apantallados para conectar el micrófono y, si es posible, cables (sistemas) balanceados
    Si el sistema no es balanceado hay que intentar evitar usar cables muy largos
  • Los conectores XLR y los conectores de 1/4 de pulgada ofrecen una mayor superficie de contacto
    Los conectores jack de 3.5mm suelen dar más problemas
  • La calidad del preamplificador es importante
    Por ejemplo los preamplificadores integrados de los ordenadores suelen ser bastante malos
    Una interfaz de audio típica de gama de entrada actual suele incluir preamplificadores muy buenos

 

 

 

Micrófonos recomendados para grabar voz

Como hemos comentado, nuestro objetivo es grabar la voz con la mejor calidad posible dentro de un presupuesto razonable.

El precio de corte para este tipo de micrófonos estaría en los 100 euros (de 80 a 150 por poner un margen que incluya más variedad).

Por debajo de ese orden de magnitud es difícil encontrar micrófonos que ofrezcan una calidad razonable.

Por encima lógicamente vamos a encontrar micrófonos muy buenos, pero la diferencia de calidad va a ser más sutil y probablemente se notará sólo utilizando monitores de estudio (altavoces calibrados) o auriculares de cierta gama.

Cualquiera de los micrófonos que vamos a recomendar ofrece calidad de audio más que suficiente para la mayoría de los proyectos.

Recuerda que también puedes usar micrófonos de solapa en estudio, incluso para directos, streaming, etc.

Pero en general un micrófono de estudio te va a dar un nivel de calidad mayor.

 

¿Micrófono XLR o micrófono USB?

Si quieres algo práctico y sin complicaciones elige un micrófono USB de cierta calidad.

Si quieres ir un poco más allá yo te recomiendo un micrófono XLR con una interfaz de sonido.

Con un micrófono XLR entras en el mundo de la gama de sonido profesional, aunque sea con un equipo básico: conectores, cables, niveles de señal, forma de trabajo…

Tienes más control sobre todas las etapas y puedes aprender mucho más sobre el sonido y su tratamiento.

Además la interfaz de sonido te sirve para integrar audio de otras fuentes: guitarra, teclados…

 

Micrófonos convencionales (XLR)

Con los micrófonos XLR necesitamos además una interfaz de sonido que se encargue de:

  • Alimentar el micrófono si se trata de un micrófono de condensador (phantom power de 48V)
  • Incluye conexiones XLR balanceadas para minimizar las interferencias que puedan captar los cables
  • Incluye diferentes etapas de preamplificación en función de la señal de entrada (micrófono, línea, alta impedancia…)
  • Toda la botonera, diales y electrónica de gestión de canales
  • Conversor analógico digital (ADC)
  • Funciones adicionales de gestión de la señal de sonido dependiendo de la marca y modelo
  • Electrónica para codificar y enviar la señal digital por el bus USB al ordenador

 

Aunque pueda parecer muy engorroso y complejo, la verdad es que la conexión y el uso de una interfaz de sonido es muy sencillo, al menos el uso básico que vamos a hacer normalmente en nuestras grabaciones de voz.

 

Ventajas

  • Mucha más flexibilidad
  • En general mejor calidad de sonido (dependerá de cada modelo en concreto) con respecto a un micrófono USB
  • Tenemos más control de la señal analógica antes de pasarla al ordenador
  • Podemos utilizar diferentes micrófonos dependiendo de la situación y podemos usar varios micrófonos a la vez si nuestra interfaz tiene varios canales de entrada.
  • Estos micrófonos los podemos usar en todas partes, sólo necesitamos una grabadora portátil con conectores XLR
  • Puedes ir probando y ampliando tu equipo de forma modular: micrófonos, interfaz, mesa de mezclas…

 

Desventajas

  • La inversión inicial puede ser un poco mayor (con respecto a los USB)
  • La conexión y puesta en marcha inicial puede asustar un poco, pero realmente son equipos muy sencillos de usar
  • El equipo es más aparatoso con respecto a los micrófonos USB: micrófono + cable + interfaz de sonido…

 

 

Micrófonos XLR recomendados

Importante: Recuerda que estos micrófonos necesitan accesorios adicionales para funcionar. Necesitas un cable XLR con sus conectores macho y hembra. Necesitas una interfaz de sonido (o una grabadora, dependiendo del uso) con al menos una entrada XLR para micrófono, con alimentación phantom power 48V si es un micrófono de condensador. Algunos modelos incluyen un cable XLR a modo de kit, pero no es lo habitual.

 

Si vas a grabar en una habitación con mala acústica y/o en un lugar en el que hay un sonido ambiente que no se puede aislar (vecinos, ruidos de la calle…) un micrófono dinámico puede ser una buena opción por su capacidad para atenuar el sonido ambiente y conseguir una señal más limpia. Si tu ambiente de grabación es silencioso y la acústica no es mala, cualquiera de los micrófonos sería una buena opción, los de condensador te van a dar ese detalle extra, van a captar más matices de tu voz.

 

 

Micrófono de condensador Rode NT1A

Micrófono de condensador Rode NT1A

Es un micrófono de condensador de membrana grande (1 pulgada aproximadamente) con un patrón direccional cardioide.

  • Muy buena calidad de sonido para voz. La membrana grande da ese toque especial para la voz, más cálida.
  • Es un micrófono muy bien construido
  • El pack incluye el micrófono + cable XLR + anti shock + anti pop
  • Muy buena respuesta en frecuencia
  • Se puede colocar en un soporte articulado, pie de micro, etc.

Puntos menos positivos:

  • No se me ocurre ninguno, la verdad. Hay micrófonos de gama alta que posiblemente mejoran algunos aspectos pero para su precio me parece un micrófono excelente.

 

 

 

 

Micrófono de condensador Audio Technica AT2020 XLR

Micrófono XLR Audio Technica AT2020

Muy conocido y muy utilizado. Un micrófono ideal como punto de partida para conseguir un sonido de calidad por un precio razonable.

Utiliza una única cápsula con un diafragma de 0.66 pulgadas (diafragma pequeño). Es un condensador de tipo electret (prepolarizado), aunque necesita igualmente alimentación phantom. El patrón direccional es cardioide.

  • Buena calidad de sonido para voz y en general para grabar una amplia gama de instrumentos
  • Respuesta en frecuencia
  • Incluye una pequeña base / clip para sujetar a un pie de micrófono, brazo articulado, etc.

Puntos menos positivos:

  • Con respecto a un micrófono de diafragma grande, el AT2020 no da quizás ese matiz de calidez, es más un micrófono de estudio de propósito general. Esto lo podemos compensar en edición ecualizando un poco el sonido.

 

 

 

Micrófono dinámico Shure SM58

Micrófono dinámico Shure SM58

Un clásico entre los clásicos y uno de los micrófonos más vendidos y más usados en conciertos de todo tipo.

Es un micrófono dinámico (no necesita phantom power pero sí un cable XLR balanceado).

La sensibilidad es bastante menor que los micrófonos de condensador que hemos comentado, pero esta es una característica positiva si vamos a grabar o a emitir en un entorno que no esté totalmente aislado del ruido exterior (coches en la calle, ruido en otras habitaciones, el sonido del propio teclado…) y en lugares con una acústica regular.

Es un micrófono diseñado para la voz y la reproduce de una forma natural y agradable.

  • Buena calidad de sonido para voz
  • Es prácticamente indestructible
  • Aisla muy bien todo el ruido del entorno
  • Súper probado y usado en todo el mundo

Puntos menos positivos:

  • La sensibilidad es más baja (como ocurre con los micrófonos dinámicos) por lo tanto seguramente tendrás que invertir en una interfaz de sonido con un preamplificador de buena calidad porque tendrá que trabajar en una zona de alta ganancia.
  • Es un micrófono vocal, está diseñado para eso. Puede grabar instrumentos y cualquier tipo de sonido, pero perderá un poco de brillo por la respuesta en frecuencia más limitada.

 

El SM58 es un comodín y una apuesta segura. Si tu presupuesto es limitado y hay que elegir entre el SM58 y un micrófono de condensador de precio similar, yo me quedaría con el SM58.

 

 

 

Micrófono dinámico XLR Rode Procaster

Micrófono dinámico Rode Procaster

Es una excelente opción para grabar voz en estudio: para podcast, para vídeo o para streaming.

Muy utilizado entre podcasters.

Tiene un patrón polar cardioide. El diafragma está situado a unos centímetros de la parte superior, protegido por una espuma intermedia. Este diseño reduce el efecto pop y también el efecto de proximidad exagerado.

Refuerza un poquito los graves, sin resultar exagerado y mantiene una respuesta muy plana en los medios. La respuesta en frecuencia va de los 75Hz a los 18KHz. En el tramo de las altas frecuencias también refuerza un poco para conseguir más brillo y claridad.

Es un micrófono dinámico, no necesita phantom power.

Puntos positivos

  • Excelente calidad de sonido para voz
  • Sólido, con un diseño muy cuidado
  • Aisla muy bien todo el ruido del entorno: perfecto para lugares con acústica regular y/o ruido ambiente, incluyendo por ejemplo el sonido del teclado
  • El diseño y colocación del diafragma protege muy bien los pops y reduce el efecto de proximidad exagerado y molesto

Puntos menos positivos:

  • Sensibilidad más baja que un micrófono de condensador. La tarjeta de sonido tendrá que trabajar en una zona de amplificación alta.
  • Es grande y pesado (más de 700g), es un micrófono de estudio, para usar en un soporte o pie de micro.

 

 

 

Micrófono de condensador AKG P120

Micrófono AKG Perception 120 (P120)

Es un micrófono con una excelente relación calidad precio.

Utiliza una única cápsula con un diafragma de 0.66 pulgadas. Es un condensador de tipo electret (prepolarizado). El patrón direccional es cardioide.

  • Buena calidad de sonido para voz
  • Buena respuesta en frecuencia. Tiene un realce en los 10KHz y mantiene bien las altas frecuencias.
  • Incluye una opción para activar un filtro paso bajo en los 300Hz
  • Incluye una opción para activar un atenuador de 20dB (p.e. si estuviéramos grabando sonidos muy fuertes)

Puntos menos positivos:

  • El patrón direccional es cardioide, pero tiende a recoger más sonido ambiental que otros modelos

 

Otro modelo de AKG muy usado es el AKG P420.

Estaría en una gama un poco superior. Integra 2 diafragmas de 1 pulgada, de condensador (no electret), con muy buena respuesta en frecuencia y una sensibilidad un poco mayor que el P120.

Además en el AKG P420 podemos configurar 3 patrones polares diferentes: cardioide, bidireccional (figura 8) y omnidireccional.

 

 

 

Configuraciones básicas con micrófonos XLR

Vamos a ver básicamente dos escenarios:

  • Streaming / directo o grabación en estudio
  • Grabación en exteriores
    Quizás no es lo más habitual con un micrófono de estudio, pero por ejemplo un micrófono dinámico de mano sería una buena opción para grabar en exterior.

 

Grabación o streaming en estudio

Es donde vamos a aprovechar al máximo las posibilidades del micrófono para conseguir la mejor calidad de sonido.

 

¿Qué necesitamos?

Básicamente: el micrófono + un cable XLR + interfaz de sonido + ordenador (con algún programa de grabación / edición de audio + programa de streaming si hacemos directos)

Esquema de grabación de audio con micrófono XLR

También vamos a necesitar una peana, un pie de micrófono o un brazo articulado para que el micrófono quede colocado en una posición en la que nos resulte cómodo hablar.

Muy importante: cada micrófono tiene una determinada posición de trabajo. Por ejemplo en los micrófonos de condensador la superficie activa está en uno de los laterales (si tiene patrón cardioide). En los micrófonos dinámicos suele estar en la parte superior

 

Luego veremos también dos elementos importantes: el filtro anti pop y el sistema anti shock o de absorción de vibraciones.

 

¿Cómo conecto el micrófono con la interfaz de sonido?

Mediante un cable XLR balanceado.

Conexión cable XLR con micrófono e interfaz

 

La conexión XLR cumple dos funciones:

  • Es una conexión balanceada. Esto quiere decir que las interferencias que recoge el cable (los cables actúan como antenas) se anulan de forma automática y la interfaz recibe una señal de sonido muy limpia.
  • Suministra alimentación de corriente continua de la interfaz al micrófono (conocida como phantom power, normalemente son 48V)

 

¿Cómo funciona una conexión de audio balanceada?. El cable balanceado utiliza 3 hilos. Uno es el neutro y cada uno de los otros dos hilos llevan la misma señal del micrófono pero en contrafase (desfasada 180º una con respecto a la otra). Cuando la señal llega a la interfaz una de las señales se vuelve a fase cero y se suman. Como los dos cables reciben las mismas interferencias, las interferencias quedan en contrafase y se eliminan al sumarlas. Un cable balanceado de 3 hilos sólo puede transportar una señal mono.

 

¿Qué diferencias hay en la conexión de un micrófono de condensador y un micrófono dinámico?

El micrófono de condensador necesita alimentación, el famoso phantom power.

Por lo tanto hay que activarlo en la tarjeta de sonido. Suele ser un botón marcado como ‘phantom‘, 48V o similar, dependiendo de la tarjeta.

Sin phantom power los micrófonos de condensador no funcionan.

 

Activar phantom power en interfaz de sonido

 

Los micrófonos dinámicos no necesitan alimentación, por lo tanto si usamos micrófonos dinámicos lo desactivaremos.

¿Qué ocurre si conecto un micrófono dinámico a una entrada XLR con phantom power activado?

Explota todo… No, no explota, es broma. No pasa nada porque el micrófono dinámico va conectado internamente de tal forma que no ‘ve’ ese voltaje.

De todas formas lo recomendable es desactivarlo si vamos a usar micrófonos dinámicos.

Si tu interfaz tiene varios canales y te permite activar el phantom power por canal, simplemente lo activas en los canales que van a llevar micrófono de condensador.

Si tu interfaz tiene varios canales y sólo un botón para activar phantom power, y vas a usar micrófonos de condensador y micrófonos dinámicos a la vez: tienes que activar phantom power. No afectará a los micrófonos dinámicos.

 

Interfaz de sonido recomendada

Criterios para elegir una interfaz de audio:

  • Canales de entrada
    Si vas a grabar sólo tu voz (un único micrófono) valdría con una interfaz de un canal de entrada. Yo recomiendo elegir una interfaz con al menos 2 canales por si en el futuro necesitas ese canal auxiliar: p.e. para una entrevista, si quieres incluir algún instrumento, etc.
  • Nivel de ganancia del preamplificador
    Por lo general todos los equipos te van a dar una ganancia suficiente. Si vas a usar micrófonos dinámicos, algunos modelos tienen una sensibilidad muy baja y necesitarán un nivel de amplificación más elevado. Tendrías que mirar configuraciones concretas en función del modelo concreto. Para los micrófonos que hemos comentado en este artículo deberían funcionar perfectamente todas las interfaces que recomiendo a continuación.
  • Calidad del preamplificador
    Todos estos equipos tienen una electrónica analógica y unos preamplificadores de gran calidad. Es muy difícil que llegues a notar alguna diferencia. Algunos parámetros serían el nivel de ruido electrónico de base y la linealidad.
  • Conexión USB
    Mínimo USB 2.0 pero si tiene USB 3.0 mejor
  • Marcas recomendadas
    Focusrite (sus Scarlett son muy utilizadas, sobre todo la segunda generación y posteriores), PreSonus (muy buena relación calidad precio), Steinberg, Behringer

 

Algunos modelos con buena relación calidad precio:

 

 

 

 

Accesorios imprescindibles para micrófonos de estudio

Hay tres accesorios muy útiles para grabar audio en estudio:

  • El filtro anti pop
  • Un sistema de amortiguación (anti shock o araña)
  • Un brazo articulado o un pie de micrófono

 

El filtro anti pop

El anti-pop es un elemento muy importante.

Cuando hablamos o cantamos, algunos sonidos (p, t, b…) se emiten con un chorro de aire.

El micrófono capta el sonido pero también recibe el chorro de aire, que mueve el diafragma y aparecerá como un ‘pop‘ explosivo en el audio que es muy molesto.

El filtro anti pop deja pasar todos los sonidos pero detiene o atenúa ese flujo de aire.

Los filtros anti pop más efectivos son los de pantalla, que se colocan a unos centímetros de la superficie activa del micrófono.

Las espumas que se colocan sobre el micrófono reducen algo el efecto pero en general las pantallas funcionan mejor.

El filtro anti pop también protege al micrófono de la saliva.

Posiblemente es el accesorio más barato y más efectivo de todos.

Filtros anti pop en amazon.es

 

Anti shock – Soporte anti vibración

Si el micrófono está unido a cualquier elemento rígido, todas las vibraciones que recoja ese elemento las transmitirá mecánicamente al micrófono y aparecerán como ruidos molestos en el audio: cualquier golpe en la mesa, la vibración del teclado…

El soporte anti shock (también se le conoce como araña, shock mount…) lo que hace es que el micrófono en sí esté suspendido de alguna forma mediante elementos elásticos que hacen de amortiguador para absorber vibraciones y golpes.

 

Brazo / soporte articulado para micrófono

Los brazos articulados para micrófono son seguramente la mejor opción para trabajar en estudio.

Lo más importante es que la posición del micrófono se tiene que adaptar a nuestra posición, no al revés.

El brazo articulado puede ir anclado a la mesa (la mayoría incluyen una pinza con tornillo para ajustarse al grosor de la mesa) pero si es posible intenta anclarlo a otro mueble o superficie que no esté en contacto directo con la mesa. De esta forma eliminas un montón de vibraciones que llegan desde la mesa.

 

¿Qué soporte articulado elijo?

Hay miles de brazos articulados, de todos los precios imaginables. En este tipo de productos mecánicos la calidad suele ser bastante proporcional al precio.

Si no te quieres gastar mucho dinero, elige alguno barato para comenzar, sobre los 20-30 euros puedes encontrar muchos modelos. Algunas marcas con modelos que tienen buena relación calidad precio: Tonor, Trust Gaming, Neewer…

Un salto de calidad sería por ejemplo el Rode PSA1. Sin ser un producto de gama profesional sí se nota la diferencia en materiales y en el sistema de muelles de los brazos.

Se puede montar cualquier micrófono que incluya una rosca estándar o un clip con rosca.

 

 

 

Grabación en exteriores

Cuando grabamos en exteriores o necesitamos un equipo portátil que funcione en cualquier parte, lo más recomendable es una grabadora digital de mano.

Grabación de sonido con grabadora externa

 

Aquí tienes algunas configuraciones para grabar en exterior con micrófonos de solapa.

Pero en este caso vamos a utilizar micrófonos XLR (también hay micrófonos de solapa con conexión XLR, pero normalmente estarían en la gama profesional)

 

¿Qué necesitamos?

El micrófono + un cable XLR + grabadora digital con al menos un conector XLR.

Para grabar voz en el exterior en un ambiente con mucho ruido quizás los micrófonos más recomendados serían los dinámicos, ya que van a aislar mejor los sonidos de alrededor. Además son más resistentes.

Si vamos a grabar fuera de estudio pero en entornos más o menos tranquilos los micrófonos de condensador siguen siendo una excelente opción para captar todos los detalles.

Aquí tienes una lista con algunas grabadoras de sonido recomendadas en función de tus necesidades y presupuesto.

 

 

Guía rápida para usar el micrófono correctamente

Para grabación de voz.

 

1.- ¡Habla hacia el lado correcto del micrófono!

En la mayoría de los casos vas a utilizar un micrófono con patrón cardioide. El micrófono tiene una zona ‘activa’ que corresponde con la colocación del diafragma.

Cada micrófono, cada modelo, tiene una posición de trabajo.

En algunos la parte activa está en la parte superior (como los micrófonos dinámicos que ves en conciertos)

Micrófono dinámico zona activa

En otros la parte activa está en uno de los laterales (muchos micrófonos de condensador)

Micrófono de condensador zona activa

 

Cada modelo tiene una forma de uso (y en algunos dependerá también del patrón polar que esté configurado en ese momento)

Si hablas al micrófono hacia el lado equivocado estarás recogiendo sonido muy atenuado y perdiendo información de algunas frecuencias.

 

2.- Cuida la distancia

La distancia óptima sería de entre 10 y 20cm entre la boca y la parte activa del micrófono.

Para micrófonos dinámicos la distancia puede ser más pequeña, de unos 4-5cm.

Si nos colocamos demasiado cerca, por debajo de esos 4-5cm aparece el efecto de proximidad, una especie de resonancia que amplifica los graves. Este efecto puede ser agradable o molesto, dependiendo del tipo de voz y el estilo que queramos dar al sonido.

Si nos alejamos tendremos que aumentar más la ganancia del preamplificador para mantener un nivel de sonido y será más probable que entre sonido ambiente y reverberación.

 

3.- ¡Cuida los niveles!

El nivel del sonido lo controlamos con la ganancia del preamplificador. Es muy importante trabajar en la zona óptima para maximizar la calidad, pero hay que dejar espacio suficiente para los sonidos un poco más fuertes.

 

Niveles de grabación de audio

 

Saturar en la parte digital de la señal (clipping) rompe el sonido, genera una distorsión muy desagradable.

La zona de trabajo óptima y segura estaría en el rango de los -12dB, pero depende del tipo de sonido, si es muy variable, etc.

Lo importante es que los picos de intensidad sonora no lleguen a 0dB

Aquí tienes más información sobre los niveles óptimos de audio para grabación, streaming, etc.

 

4.- Usa filtro anti pop

El filtro anti pop reduce el efecto desagradable que provocan las consonantes explosivas.

También nos ayuda a mantener una distancia óptima con respecto al micrófono.

Si no tienes filtro anti pop puedes colocar el micrófono un poco fuera del eje de emisión de tu boca, para que los chorros de aire de esas consonantes no impacten directamente sobre la membrana.

 

5.- Intenta aislar al micrófono de golpes y vibraciones

Todas las vibraciones mecánicas que llegan al micrófono se convierten en sonido, normalmente con un nivel muy alto y desagradable: pequeños golpes o roces al micrófono, al cable…

Mira la posibilidad de usar algún tipo de sistema de tipo araña (shock mount) y evita en lo posible colocar el micrófono directamente sobre la mesa (puedes intentar aislarlo con alguna alfombrilla o material absorbente)

 

6.- Usa auriculares

El micrófono va a recoger todo el sonido cercano. Si tienes activos los altavoces de tu ordenador ese sonido va a ser captado también.

En el mejor de los casos va a ensuciar un poco la calidad del sonido de tu voz. En el peor de los casos se pueden producir realimentaciones (se acopla) y ecos molestos.

 

 

 

 

También te puede interesar:

Niveles recomendados para grabar sonido para tus proyectos de vídeo

Mejores cámaras para vlogging / youtube

Mejores cámaras para vídeo / youtube (en función del tipo de uso y presupuesto)

 

Serie sobre sonido:

Cómo mejorar la grabación de audio para vídeo

Sonido profesional: niveles, conectores, cables, decibelios…

Micrófonos USB de estudio recomendados

Micrófonos de solapa recomendados y configuraciones

Micrófonos externos para cámara (tipo shotgun)