Cámaras para fotografiar bebés y niños pequeños

Vas a ser papá o mamá y buscas una cámara para hacer buenas fotos a tu bebé recién nacido y a medida que va creciendo. Echa un vistazo a estos consejos.

 

Cámaras y objetivos para fotografía de bebés

 

 

 

¿Qué equipo necesito para hacer buenas fotos a un bebé?

Cuando fotografías bebés tu principal herramienta es la paciencia.

Y la segunda herramienta es la luz.

 

¿Qué tiene de especial fotografiar a un bebé?

La fotografía de bebés, sobre todo de recién nacidos (newborn) es una especialidad en sí misma.

Yo diferenciaría lo que es un reportaje, es decir, una sesión preparada, de lo que son fotos improvisadas.

Hay fotógrafos especializados en recién nacidos y si quieres un reportaje de buena calidad artística lo mejor es contratar los servicios de un profesional con experiencia en newborn.

En cualquier caso, lo que un papá o una mamá quiere es hacer miles de fotos a su bebé.

A veces habrá tiempo para preparar una sesión de fotos y otras muchas veces lo que queremos es tener justo ese momento especial: un bostezo, cuando pone caras raras, dormido en una determinada postura…

Lo más complicado es que nos tenemos que adaptar al bebé: a sus horarios, a su estado de ánimo… El no nos entiende ni le podemos decir que pose de una forma o de otra.

Si la sesión no es preparada muchas veces nos pillará en situaciones de luz regular o mala.

 

IMPORTANTE: Muchas de las poses que se ven en fotografía newborn no son reales, el bebé no puede mantener ciertas posturas ni se le puede colocar en lugares en los que pueda haber el mínimo riesgo de caída o de que se haga daño. En algunas poses es algún ayudante del fotógrafo o son los propios papás los que sujetan al bebé en cierta postura, y luego en edición se eliminan de la imagen sus manos. Usa tu sentido común. Se trata de tener un recuerdo de tu bebé tal como es, no de ganar un concurso al bebé más acróbata.

 

 

La luz:  iluminación artificial y/o luz natural

La cantidad y la calidad de la luz son los aspectos más importantes en fotografía.

En este caso lo que queremos es tener una cierta cantidad de luz que permita a la cámara trabajar en su zona óptima.

Y además queremos que esa luz sea muy suave, muy difusa.

No utilices flash directo, ni del móvil ni de la cámara. Es muy molesto para el bebé (para cualquiera que reciba un fogonazo de luz de ese tipo) y además las fotos te saldrán feas: es una luz muy dura que crea sombras no deseadas.

Si vas a iluminar con flash utiliza un flash externo con difusores amplios o rebota la luz del flash en una superficie blanca grande.

Puedes usar como difusor una tela blanca grande o una superficie translúcida similar.

La luz de flash es como cualquier otra fuente de luz. Usándola correctamente no va a dañar al bebé, ni va a afectar a su vista.

Si no tienes mucha experiencia con el uso del flash yo te recomiendo utilizar iluminación con luz continua. También a través de un difusor amplio y controlando la intensidad para no molestar al bebé.

Con un par de paneles LED de uso fotográfico puedes conseguir esquemas de iluminación sencillos y muy efectivos. Si usas lámparas LED normales, las de casa, ten en cuenta que su luz no suele cubrir todo el rango de colores (aunque la veamos blanca). Dependiendo de la calidad y el tipo de lámpara es posible que algunos colores queden apagados y que otros tengan en la imagen final tonalidades que no se corresponden con la escena real.

Si el bebé está en una habitación con un buen ventanal puedes aprovechar la luz natural, siempre filtrada a través de una cortina o una sábana blanca, para crear esa luz suave que buscamos y para evitar que la luz directa moleste al bebé.

 

La cámara

En principio puedes usar cualquier cámara.

Con buena luz los móviles pueden conseguir fotos espectaculares.

La ventaja de una cámara, sobre todo una cámara de objetivos intercambiables, es que nos da más margen, tanto en la parte de calidad de imagen pura como en la parte artística.

Piensa que cada cámara tiene una zona óptima de trabajo. Esa zona se corresponde con situaciones en la que tenemos mucha luz.

Como sobra luz, la cámara puede disparar a una velocidad muy alta: congela el movimiento.

Evita que salgan las fotos movidas por trepidación (simplemente por el temblor de las manos que sujetan la cámara) o cualquier movimiento en la escena, por ejemplo un pequeño movimiento del bebé.

Una imagen ligeramente movida se ve como con falta de nitidez, como si no hubiera enfocado la cámara.

En las cámaras de sensor pequeño como las de los móviles esa zona óptima es bastante estrecha.

A poco que disminuya la cantidad de luz la cámara tiene que compensar: subiendo la sensibilidad (ISO), con lo que nos puede aparecer ese granulado o ruido digital, o bajando la velocidad de disparo, con lo que tenemos más riesgo de fotos movidas.

La mayoría de los móviles usan algoritmos para reducir el ruido digital. A veces, cuando vemos la imagen en el móvil nos parece muy nítida, pero luego cuando la pasamos al ordenador o la vamos a sacar en papel vemos que aunque no se ve ese granulado la imagen ha perdido mucho detalle, no se ve por ejemplo la textura de la piel o se aprecia un efecto como de acuarela.

En las cámaras de sensor más grande, como las cámaras de objetivos intercambiables (réflex o EVIL) ocurre exactamente lo mismo, pero la zona óptima de trabajo es mayor.

Nos dan más margen cuando las condiciones de luz no son perfectas.

Características que yo buscaría en una cámara para este tipo de fotografía:

  • Sensor grande, a partir de sensores de 1 pulgada. Por ejemplo las cámaras de objetivos intercambiables con sensores M4/3 (micro 4/3) o APS-C, o una cámara compacta avanzada (sensor de 1 pulgada)
  • Disparo en ráfaga, de al menos 3-4 fps (fotos por segundo). A veces queremos captar justo un instante y el disparo en ráfaga nos da más posibilidades

 

 

¿Qué objetivo?

Si estás usando el móvil, utiliza siempre que puedas la cámara principal. Normalmente es la que te va a dar más calidad de imagen.

Si el móvil tiene modos de retrato o modo nocturno (p.e. si no hay mucha luz en ese momento) puedes probar a ver qué configuración es la que te da mejor resultado en cada situación.

Si usas una cámara compacta con zoom (objetivo de focal variable) normalmente el encuadre más angular, el zoom al mínimo, es el que se corresponde con una apertura mayor.

La apertura nos dice qué cantidad de luz deja pasar el objetivo hacia el sensor de la cámara. Cuanto mayor sea la apertura, más luz tendremos y más margen en esa zona óptima de trabajo.

La apertura se mide con un número que tiene esta forma: f/1.8, f/3.5, f/5.6 …

Cuanto menor sea el número mayor es la apertura (más luz). Por ejemplo un objetivo con una apertura de f/1.8 deja pasar mucha más luz que un objetivo con f/3.5

Ésta es otra de las ventajas de las cámaras de objetivos intercambiables, que puedes elegir el objetivo más adecuado para cada situación.

Si usas una cámara réflex o una cámara sin espejo con sensor APS-C (suelen ser las cámaras de gama intermedia) algunos objetivos recomendables pueden ser:

  • Un 50mm f/1.8 
    En estas cámaras es perfecto para retrato. Nos da una perspectiva que conserva muy bien los rasgos de la cara. La apertura nos da mucho margen en situaciones de menos luz. Y también nos facilita el desenfoque del fondo (el bebé aparece enfocado pero todo el fondo aparece desenfocado para darle todo el protagonismo)
  • Un 35mm f/1.8
    El problema del 50mm es que dependiendo del encuadre que queramos vamos a necesitar algo de espacio en la habitación. Si vamos a hacer fotos en habitaciones pequeñas quizás el 35mm (o una focal en ese rango de 30-40mm) puede ser una opción más versátil.
  • Muchos fotógrafos newborn usan objetivos macro para los primerísimos planos: detalles de las manos, detalles de los pies…

 

Si tienes una réflex con el objetivo de kit (suele ser el 18-55mm f/3.5-5.6) tendrás que encontrar el equilibrio en cada situación:

  • En la parte de los 18mm te da más apertura (f/3.5), más luz, pero el encuadre es más abierto y si te acercas mucho al bebé puede que la perspectiva llegue a cambiar las facciones (el efecto de nariz grande y orejas pequeñas) o que las proporciones no se vean reales.
  • En la parte de los 50mm tendrás una perspectiva más neutra, más de retrato, pero tienes poca apertura (f/5.6) y por lo tanto necesitarás más luz para evitar fotos movidas o tendrás que subir un poco el ISO

 

 

Trípode

Para mí es un elemento muy importante.

Con el trípode evitamos la trepidación (fotos ligeramente movidas debido al propio temblor de la cámara en mano) y podemos usar velocidades de disparo más lentas.

Por ejemplo si el bebé está dormido podemos configurar tiempos de exposición un poco más largos.

 

 

¿Edición / revelado?

Cuando hacemos una foto en formato JPEG, la imagen resultante ya ha sido procesada y editada de forma automática por la cámara (o el móvil). Se suele decir que la imagen está ‘cocinada‘.

Internamente la cámara toma sus propias decisiones en cuanto a los colores, el contraste, la saturación… El resultado puede ser bueno, pero no tenemos mucho control.

Para sacar lo máximo de una foto o para conseguir el estilo que más nos gusta casi siempre es necesario hacer una edición manual.

Hay cámaras (p.e. todas las réflex, EVIL y compactas avanzadas, y también algunos móviles) que pueden guardar la foto en un formato RAW (crudo, sin procesar)

Ese formato no es una imagen, es la información directa del sensor. Para convertirla en imagen hay que usar algún programa de revelado digital. Hay varios programa de revelado, por ejemplo Lightroom es muy conocido, pero hay también otros programas de pago y gratuitos.

Si no quieres hacer ese proceso de revelado y quieres disparar directamente en JPEG: la mayoría de cámaras tienen diferentes perfiles de imagen que utilizan para generar los JPEG. Puedes probar para ver cuál de ellos se adapta mejor al estilo que quieres conseguir. También en edición puedes usar filtros predefinidos.

Piensa que las fotos de bebés que publica o entrega un fotógrafo profesional llevan siempre un proceso de revelado o edición para darles ese toque ‘especial’ o para que lleven su propio estilo.

 

 

Cómo hacer buenas fotos a niños pequeños

Con muchísima paciencia.

A mí personalmente me gustan mucho más los ‘robados‘ que las fotos planificadas. A los niños se les nota mucho cuando posan y creo que pierden en cierta forma parte de su personalidad.

Si les haces fotos mientras no se dan cuenta vas a conseguir conservar para siempre esos momentos únicos.

Por otra parte, hacer fotos a niños mientras juegan, corren, saltan y gritan es todo un reto para cualquier fotógrafo y para cualquier cámara.

De nuevo, depende mucho de la cantidad de luz que haya en la escena.

 

Congelar el movimiento

Para congelar el movimiento vamos a necesitar velocidades de obturación de 1/500s o superiores si es posible.

Si están sentados con sus juguetes y más o menos tranquilos puedes probar con velocidades un poco más lentas.

La cuestión es que para conseguir esos tiempos de exposición tan cortos necesitamos bastante luz.

En exteriores normalmente no tendremos problemas.

En interiores o cuando hay poca luz ninguna cámara puede mantener esas velocidades de obturación sin subir ISO (recuerda que subir ISO implica más riesgo de granulado y ruido digital en la imagen)

Para la cámara de un móvil (sensor pequeño) esas situaciones con menos luz y una escena con movimiento le llevan rápidamente al límite. Subirá automáticamente ISO para compensar la falta de luz y mantener una velocidad de obturación razonable. Y el resultado será probablemente una foto movida y además con granulado (ruido digital)

Las aplicaciones de cámara de muchos móviles tienen la opción de trabajar en manual y también pueden tener configuraciones predefinidas: ‘deporte’ por ejemplo podría ser una  buena configuración porque da la prioridad a la velocidad de obturación (a costa de subir ISO).

Como comentábamos antes, las cámaras con sensores más grandes nos dan más margen: tienen una zona de trabajo óptimo mayor.

Además, los sensores más grandes también suelen tener un mejor rendimiento al subir ISO (menos granulado)

Y si usamos objetivos con gran apertura (f/2.8, f/1.8…) aumentaremos más ese margen porque llegará más luz al sensor..

Es decir, no se trata de que las cámaras de objetivos intercambiables sean mágicas y te vayan a dar siempre fotos perfectas. Eso no es así.

Se trata de que en situaciones de menos luz en las que el móvil llega al límite de su zona óptima, una cámara con sensor más grande todavía tiene margen, y si además usamos esa cámara con un objetivo de gran apertura tendremos más margen.

 

El sistema de enfoque automático

Este es otro apartado muy importante cuando fotografiamos niños en movimiento.

Los sistemas de enfoque han mejorado muchísimo.

Ahora muchos móviles y cámaras tienen algoritmos de detección y seguimiento de caras, de objetos en movimiento, detección y seguimiento de ojos…

En estos casos interesa utilizar normalmente el modo de enfoque continuo: AF-C (AI Servo en Canon)

Este modo de enfoque está activo todo el tiempo, intentando enfocar una cierta zona de la escena que le hemos indicado con el punto de enfoque / zona de enfoque.

Si está activo el modo de reconocimiento de caras o de ojos, el sistema normalmente le da prioridad: una vez que encuentra la cara hace enfoque continuo sobre esa zona de la escena y a la vez el seguimiento de la cara para no perderla.

Todos estos sistemas no son infalibles, pero como digo, han mejorado muchísimo y se puede decir que en la mayoría de los casos son bastante fiables.

Ten en cuenta que los sistemas de enfoque también necesitan luz para funcionar correctamente.

Y hay que tener en cuenta que si usamos aperturas muy grandes (diafragmas muy abiertos) tendremos una profundidad de campo pequeña. Esto quiere decir que la zona de la escena que va a estar enfocada es estrecha.

Por ejemplo, imagina que hay dos niños jugando. Enfocas al que está más cerca y el que está detrás sale desenfocado.

Si la profundidad de campo es muy pequeña puede ocurrir que al sistema de enfoque le cueste más clavar exactamente el punto que queremos enfocar: tú intentas enfocar la cara pero al final acaba enfocada la zona  de la oreja y ligeramente desenfocada la zona de los ojos.

Entonces, si hay buena luz, la idea sería tratar de cerrar un poco el diafragma para tener más profundidad de campo (siempre intentando mantener una velocidad de obturación alta)

 

Disparo en ráfaga

Otra función que nos va a venir muy bien para fotografía de niños.

Si hacemos una única foto para captar un determinado instante (p.e. justo cuando alguien está saltando) es muy difícil sincronizar el momento exacto.

Simplemente por el tiempo de reacción y el tiempo que tardamos en apretar el botón de disparo.

Con el disparo en ráfaga nos podemos anticipar a ese instante. Hacemos una ráfaga de fotos y aumentamos las posibilidades de captar justo el instante que buscábamos.

 

 

Equipo recomendado para fotografía de bebés y niños. Resumen

La luz es la clave.

Si consigues una iluminación correcta: cantidad suficiente de luz y una buena difusión (luz suave), todo lo demás va rodado.

 

¿Valdría un móvil para hacer este tipo de fotos?

Puedes hacer excelentes fotos con tu móvil.

Aquí tienes algunos móviles recomendados para fotografía, pero cualquier móvil actual de gama media hace fotos perfectamente válidas con buena luz.

Limitaciones del móvil:

  • Nos da menos margen cuando las condiciones de luz no son perfectas
  • Lo ideal es usarlo en algún modo manual, con el que podamos controlar nosotros los parámetros. En algunos modelos esto puede resultar un poco tedioso y otros sólo tienen modos automáticos o semiautomáticos
  • No podemos elegir el objetivo más adecuado para cada situación. En los modelos que incluyen varias cámaras, dependerá de las características de cada una, normalmente los mejores resultados los obtendremos con la cámara principal
  • Si hacemos fotos en formato JPEG tendremos luego menos margen en edición. Algunos móviles tienen la posibilidad de guardar las fotos en formato RAW, que nos daría más margen de maniobra

 

¿Qué tal una cámara compacta avanzada?

Ventajas de la compacta avanzada con respecto al móvil:

  • Sensor más grande. Por ejemplo un sensor de 1 pulgada tiene 2-3 veces más superficie de captación que la cámara de un móvil.
  • Mejor óptica. Los objetivos de estas cámaras son mejores que los de un móvil, nos permiten hacer zoom continuo y normalmente la apertura es mayor. Además tienen diafragma para controlar el paso de luz.
  • Más control sobre la configuración de la cámara

 

Cámaras compactas avanzadas (gama media alta)

 

¿Y qué tal una cámara de objetivos intercambiables?

Para mí sería la mejor opción.

Ventajas de la cámara de objetivos intercambiables:

  • Sensor más grande.
    Los sensores de estas cámaras tienen entre 2 y 3 veces la superficie de captación de un sensor de una pulgada. Es decir, serían entre 4 y 9 veces más grandes que los de un móvil
  • Podemos elegir el objetivo que mejor se adapte a lo que necesitamos
    Para este tipo de fotografía un objetivo fijo con focal media sería una muy buena opción, y son relativamente baratos: entre 100 y 300 euros dependiendo del modelo y la marca
  • Más control sobre la configuración de la cámara

 

Para fotografía de bebés no necesitas una cámara con prestaciones increíbles. Hasta el modelo más básico de réflex o de cámara sin espejo te va a dar buenos resultados.

Para fotografía de niños en movimiento sí buscaría una cámara que tenga al menos una cierta velocidad de ráfaga (3-4 fps mínimo) y que tenga un sistema de enfoque más o menos decente.

 

 

Combos recomendados: cámara + objetivo

Cualquier cámara actual réflex o mirrorless (EVIL / sin espejo) cubre perfectamente lo que buscamos. Aquí incluyo lo que para mí sería en conjunto la mejor relación calidad precio para diferentes marcas y sistemas.

 

Nikon réflex

Nikon D3500 o Nikon D5600 + Objetivo Nikon 35mm f/1.8

 

Canon réflex

Canon 250D, Canon 800D, Canon 90D + Objetivo Canon 50mm f/1.8 o Sigma 30mm f/1.4

 

Canon sistema M

Canon M50  + Objetivo Canon EF-M 32mm f/1.4

 

Olympus (sistema M4/3)

Olympus OMD E-M10 mark II / mark III + Objetivo Olympus M.Zuiko 45mm f/1.8  o el Olympus M.Zuiko 25mm f/1.8

 

Sony

Cualquiera de las cámaras de la serie a6000, por ejemplo:

Sony a6400 + Objetivo Sony 35mm f/1.8 o Sigma 30mm f/1.4