Resumen rápido de las características más importantes a la hora de comprar o elegir una cámara digital (tanto cámara de fotos como cámara para vídeo)

 

Características técnicas de las cámaras réflex digitales
M Kurowawa (CC BY-SA 2.0)

 

 

 

Calidad de imagen vs calidad de la foto o vídeo

La calidad técnica (o calidad de imagen) no tiene que ver con la calidad artística.

Siempre, siempre, siempre: Es muchísimo más importante la calidad artística de una foto o de un vídeo que su calidad técnica.

Es decir, lo más importante es el mensaje o las sensaciones que transmite a los demás, por ejemplo:

  • Captar un momento único
  • La luz y cómo afecta la iluminación a la escena
  • El encuadre y la distribución de elementos
  • La historia que nos cuenta y cómo nos la cuenta
  • ….

No hay ninguna foto perfecta, pero si la hubiera sería aquella que tiene una gran calidad artística y además (como la guinda del pastel) tiene una alta calidad técnica.

Idea fundamental: el que hace las fotos es la persona que está detrás de la cámara.

Piensa que la cámara es una herramienta.

A día de hoy todas las cámaras a partir de gama media son impresionantes y ofrecen unas prestaciones increíbles.

La calidad de imagen (en parámetros de calidad técnica) es buenísima en la mayoría de las situaciones que podamos encontrar. La diferencia entre cámaras de diferentes gamas (por ejemplo entre una cámara de gama media baja y una cámara de gama alta profesional) está más bien en el margen adicional que nos dan en esas situaciones más críticas: cuando hay poca luz en la escena, cuando necesitamos un sistema de enfoque que pueda trabajar en situaciones muy difíciles, etc.

Mira aquí en qué se diferencia una cámara de gama media de una cámara profesional de gama alta.

 

IMPORTANTE: La calidad técnica de las fotos va a depender mucho de la óptica (calidad del objetivo de la cámara). Una cámara de gama alta con un objetivo mediocre dará resultados mediocres en cuanto a resolución / nitidez. El segundo factor es seguramente el sensor (tamaño, tecnología que utiliza) ya que determina el nivel de ruido electrónico y rango dinámico, entre otros aspectos. Y el tercer factor importante sería la capacidad del fotógrafo de sacar partido a las condiciones de la escena (condiciones de luz sobre todo) en función de las características o limitaciones de su cámara.

 

 

Características relacionadas con el sensor de una cámara digital

Resolución (Megapixels / Mpx)

Es el número de puntos (pixels) activos que tiene el sensor de la cámara.

Se corresponden aproximadamente con el número de puntos de imagen de la fotografía una vez tomada (resolución).

En la actualidad todas las cámaras tienen una resolución bastante alta.

A partir de unos 10-12 Mpx es suficiente para la mayoría de los usos que podamos dar a las fotos finales, incluso si vamos a imprimir carteles pequeños.

Más resolución sólo es importante si vas a imprimir tus fotos en tamaños gigantes (cartelería). Por lo tanto, a día de hoy, no es un parámetro importante para un uso normal de aficionados o aficionados avanzados.

 

Tamaño del sensor

A igualdad de condiciones, un sensor más grande va a tener un mejor rendimiento en cuanto a sensibilidad y calidad de imagen.

Las cámaras para uso profesional tienen un sensor denominado Full Frame (FF) que se corresponde aproximadamente con el tamaño de la película fotográfica de 35mm. En concreto las medidas de un sensor Full Frame son aproximadamente 36 x 24 mm.

Algunos fotógrafos profesionales, sobre todo relacionados con moda y publicidad, utilizan cámaras de Formato Medio, con un sensor más grande, aproximadamente con el doble de superficie de captación que los sensores Full Frame (48mm × 36mm). Todavía son cámaras muy especializadas y de precio bastante elevado.

Las réflex de iniciación y gama media suelen tener un sensor APS-C (aprox. 23 x 15 mm).

Para la mayoría de las situaciones y usos un sensor APS-C actual ofrece un rendimiento muy bueno. Para un usuario aficioinado y aficionado avanzado, incluso para uso profesional, una cámara actual con sensor APS-C puede cubrir perfectamente las necesidades.

En cámaras sin espejo también se utiliza el sensor micro 4/3 (17.3 x 13.8mm) que ofrece una buena relación entre prestaciones y tamaño del equipo (cámaras y objetivos).

 

Sensibilidad (ISO) y ruido electrónico

Normalmente en las cámaras se indica la sensibilidad mínima y la máxima, por ejemplo: ISO 100-12800

Este parámetro hace referencia a la capacidad de la cámara de hacer fotos con escasa luz y alta velocidad de obturación. Por ejemplo, imagina que necesitas hacer una foto por la noche o en un lugar con poca iluminación y en la escena hay elementos en movimiento (p.e. niños jugando): necesitarás disparar con una velocidad de obturación elevada para evitar que la foto salga movida, pero como no hay luz suficiente hay que subir la sensibilidad (ISO)

En las cámaras digitales la sensibilidad está relacionada con el ruido, a mayor ISO mayor ruido electrónico. El ruido se ve en la imagen como un granulado. Cuando el ruido es muy elevado el granulado hace que la imagen pierda mucha calidad.

Por lo tanto, lo importante no es el ISO máximo que indica la cámara, sino el ISO máximo con el que podemos obtener imágenes de calidad aceptable con dicha cámara.

 

Profundidad de color

Esta característica mide la capacidad de la cámara (sensor) de distinguir diferentes tonos o colores.

Se mide en bits y lo que realmente interesa no es la profundidad de color teórica, sino el número real de colores que detecta la cámara. Estos valores de pueden ver también en páginas como dxomark.com

En cualquier caso, para una cámara de gama media (réflex, cámaras sin espejo, compactas de gama media alta…) es un parámetro en el que no vale la pena fijarse porque cualquier cámara actual de estas gamas ofrece un rango de color enorme.

 

Rango dinámico

El rango dinámico nos habla de la capacidad de la cámara (sensor) para recoger diferencias muy grandes de brillo en una escena.

Por ejemplo, imagina una escena en la que hay zonas muy oscuras en sombra y zonas muy iluminadas.

Cuanto mayor sea el rango dinámico de la cámara más detalle podrá captar tanto en las zonas oscuras como en las zonas claras.

Si el rango dinámico de la escena es superior al rango dinámico de la cámara habrá zonas que quedarán como blanco puro (zonas quemadas, sin detalle) o como negro puro (zonas empastadas, sin detalle) dependiendo de los ajustes de exposición que hagamos.

En las cámaras actuales el rango dinámico está limitado básicamente por el ruido electrónico que genera la cámara (su sensor y la electrónica asociada)

El rango dinámico es un factor importante a la hora de valorar la calidad de imagen que ofrece una cámara.

Pero ten en cuenta que las diferencias entre cámaras y sensores de similares características (por ejemplo entre dos cámaras con sensor APS-C) suelen ser muy pequeñas y difíciles de apreciar.

Más:

 

Sistema de enfoque

En fotografía lo más importante es que el enfoque automático sea rápido y preciso para captar justo el momento más interesante en una escena.

En vídeo interesa además que el sistema de enfoque pueda seguir el movimiento del sujeto en movimiento. Por ejemplo, si estamos grabando una escena con un niño jugando, que el sistema pueda hacer el seguimiento (tracking) del niño sin que pierda el enfoque.

En algunas situaciones, tanto en fotografía como en vídeo, interesa hacer enfoque manual para conseguir más precisión.

Mira cómo funciona el enfoque automático en las cámaras digitales.

 

Sistemas de enfoque automático más utilizados

  • Enfoque por detección de fase (réflex)
    Lo utilizan las cámaras réflex para fotografía cuando utilizamos el visor óptico. El sistema tiene un sensor independiente, especializado sólo en la detección del enfoque en zonas predeterminadas de la escena. Es un sistema muy rápido y preciso para fotografía
  • Enfoque por detección de contraste
    Este sistema digital analiza la imagen que recibe el sensor y va ajustando (prueba y error) las lentes del objetivo hasta que consigue maximizar el contraste de la imagen en la zona que se quiere enfocar. Es un sistema más lento, aunque a veces puede ser más preciso que el enfoque por detección de fase. Con los procesadores modernos que incluyen las cámaras actuales, el sistema de enfoque por detección de contraste utiliza algoritmos para agilizar el proceso y evitar los movimientos innecesarios de las lentes de enfoque (focus hunting)
  • Sistemas de enfoque híbridos
    Utilizan detección de fase (en el propio sensor de imagen, sin usar un sensor independiente) y detección de contraste combinadas para conseguir lo mejor de los dos sistemas: rapidez y precisión.

 

 

Estabilizador de imagen

Cuando hacemos fotos o vídeos a mano alzada puede ocurrir que los pequeños movimientos del cuerpo, temblores o en el caso del vídeo si estamos en movimiento produzcan efectos no deseados.

En el caso de la fotografía cualquier movimiento de la cámara durante el proceso de exposición (obturador abierto) se puede traducir en una imagen movida (trepidación)

En el caso del vídeo estos movimientos involuntarios y la vibración de la cámara suelen provocar resultados que son desagradables para el espectador.

Los sistemas de estabilización intentan compensar esos movimientos involuntarios.

Hay de varios tipos:

  • Estabilizador integrado en el objetivo
    Algunas lentes del interior del objetivo se mueven para compensar los movimientos de la cámara. Suele funcionar muy bien en fotografía y para objetivos con focales medias y largas.
  • Estabilizador integrado en el cuerpo
    En este caso es el sensor el que está ‘flotando’ dentro de la cámara y se mueve en diferentes ángulos y posiciones para compensar las vibraciones y movimientos no deseados de la cámara. Funciona muy bien para vídeo y para focales medias y cortas.
  • Estabilizador digital
    En este caso la estabilización se hace sobre la propia imagen, por software. El sistema desplaza la imagen en diferentes direcciones para compensar los movimientos de cámara. La estabilización digital necesita hacer normalmente un recorte de la imagen original.
  • Estabilizadores externos
    En vídeo sobre todo se utilizan dispositivos externos: steadicam (dispositivo pasivo que utiliza la gravedad para absorber las vibraciones) y gimbals (dispositivos electromecánicos que utilizan motores y giroscopios para compensar los movimientos no deseados)

 

Aquí te explicamos cómo funcionan los estabilizadores de imagen

 

 

Velocidad de obturación (shutter speed)

La mayoría de las cámaras tienen un rango suficientemente amplio de velocidades de obturación.

Sin embargo hay situaciones específicas donde necesitaremos velocidades muy altas o velocidades muy bajas (tiempos de exposición elevados)

 

Modo Bulb (larga exposición)

Si tenemos pensado hacer fotografía de larga exposición (por encima de los 30 segundos), por ejemplo para fotografía de estrellas o para tipos de fotografía específicos, es importante que nos fijemos si la cámara que vamos a comprar dispone de modos de larga exposición.

La mayoría de las cámaras de gamas medias suelen tener un ‘modo Bulb’ que permite mantener abierto el obturador todo el tiempo que necesitemos (lo controlamos nosotros de forma manual mediante un disparador externo o desde la propia cámara)

 

Velocidad máxima de obturación

Otro parámetro importante es la velocidad máxima de obturación (tiempo mínimo de exposición).

La mayoría de las cámaras incluyen al menos una velocidad de 1/2000 segundos, que suele ser suficiente para la mayor parte de las situaciones.

Las cámaras de gama media y media alta suelen tener velocidades de obturación de 1/4000 segundos.

Las cámaras de gama alta y para uso profesional suelen tener velocidades máximas de 1/8000 segundos.

Algunos modelos también incluyen un ‘obturador electrónico’ que puede alcanzar velocidades de obturación superiores a los 1/16000 segundos

 

¿Cuándo es útil una velocidad de obturación tan alta?

Imagina que estás fotografiando a pleno sol. Para conseguir una exposición correcta tendrás que cerrar el diafragma y ajustar la velocidad de obturación.

Pero imagina que necesitas abrir el diafragma para que la profundidad de campo sea más pequeña (para dar más protagonismo al primer plano -enfocado- mientras que el fondo queda desenfocado). Tendrás que compensar aumentando la velocidad de obturación.

Llega un momento en que la velocidad máxima te limita y no puedes aumentarla más.

Ahí por ejemplo es donde se notaría la diferencia entre una cámara de gama media y una de gama alta.

Pero son situaciones muy específicas y se podrían resolver por ejemplo utilizando filtros de densidad neutra.

 

Velocidad de ráfaga

El modo ráfaga funciona de la siguiente forma:

Cuando pulsamos el disparador, en lugar de hacer una única foto, la cámara intenta hacer tantas fotos como pueda y lo más rápido posible.

El disparo en ráfaga es muy útil para captar situaciones que sólo se dan en un momento muy concreto: en una boda el beso de los novios, un niño jugando, animales…

La velocidad de la ráfaga está limitada por la velocidad de obturación que corresponda en ese momento. Y también está limitada por el procesador de la cámara y el sistema de almacenamiento (por ejemplo la velocidad de escritura hacia la tarjeta SD)

La velocidad máxima de ráfaga que indican las cámaras (fps / frames per second o fotogramas por segundo) suele ser la que corresponde al límite del procesador.

Otro parámetro importante es la capacidad del buffer, la memoria intermedia que hay entre la cámara y la tarjeta SD. Si el buffer es muy pequeño sólo podremos mantener la ráfaga durante algunos segundos, a partir de ahí se ralentiza el proceso porque la velocidad de escritura a la tarjeta es mucho más lenta.

En las cámaras réflex la velocidad de ráfaga también puede estar limitada físicamente por la inercia del mecanismo del espejo.

En general las velocidad de ráfaga suele ser mayor en las cámaras sin espejo.

 

 

Ergonomía y facilidad de uso de la cámara

Cuando hablamos de ergonomía nos podemos referir a multitud de aspectos diferentes, pero básicamente se trata de que la cámara se adapte lo mejor posible a nuestra forma de trabajo, que su uso sea lo más cómodo posible.

En el caso de los fotógrafos profesionales es un elemento muy muy importante ya que ellos pasan muchas horas trabajando con la cámara. Una cámara que sea incómoda de usar o que no facilite la tarea repercutirá a la larga negativamente en la productividad y en los resultados.

En el caso de los fotógrafos aficionados es igual de importante o más, en el sentido de que una cámara con la que no te sientes a gusto no te invita a sacarla y a llevarla contigo.

Partiendo de unos mínimos tecnológicos en función del tipo de fotografía que vas a hacer, yo siempre recomiendo probar la cámara en mano en alguna tienda física, para ver qué tal te sientes con la cámara, si su estilo (sí, su diseño externo) va contigo, si tus manos se adaptan bien al tipo de agarre de la cámara, si el visor se adapta bien a tu forma de usar la cámara…

Piensa que si no vas a sacar la cámara porque no te motiva lo más mínimo, dará igual que tenga la mejor tecnología del mundo. Es más interesante comprar una cámara que te guste, con la que te sientas a gusto, que vaya con tu estilo… que te motive para llevarla a todas partes.

Ten en cuenta que cuando hablamos de ergonomía no hay nada absoluto, depende muchísimo de cada persona, de sus gustos y de cómo es físicamente (por ejemplo si tiene manos grandes o pequeñas)

Algunos parámetros que suelen ser importantes:

 

Agarre / Grip

El tipo de agarre de la cámara es probablemente lo que más vamos a notar a largo plazo.

Hay personas que prefieren un agarre grande, que pueda ocupar toda la mano, para notar la cámara muy bien sujeta.

Las cámaras réflex y las cámaras sin espejo de gamas altas suelen tener agarres o empuñaduras bastante grandes.

Las cámaras sin espejo de gamas medias y de entrada suelen tener agarres más pequeños, sobre todo para minimizar el tamaño de la cámara y que sea más ligera, más pequeña y fácil de llevar en un bolso pequeño o incluso en el bolsillo de una chaqueta.

Un agarre grande suele venir muy bien cuando se utilizan objetivos pesados, por ejemplo grandes teleobjetivos.

También las personas con manos más grandes suelen preferir una empuñadura que les facilite agarrar la cámara correctamente.

Para casi todos los modelos existen grips (empuñaduras) externas que se pueden acoplar a nuestra cámara para aumentar la superficie de agarre.

 

Tamaño y peso de la cámara

Como regla general, cuanto más pequeña y ligera sea la cámara (y sus objetivos) más cómodos iremos, sobre todo en esas ocasiones en que llevamos la cámara muchas horas.

Sin embargo hay muchas excepciones a esa regla.

Hay gente que prefiere una cámara grande para tener mayor estabilidad a la hora de hacer fotos, sobre todo si se usan objetivos más pesados.

También el peso de la cámara ayuda a estabilizar (por su propia inercia)

En todo caso la elección siempre será un compromiso entre peso, tamaño y comodidad de uso.

 

Características del visor (óptico vs electrónico)

Ésta es otra elección muy personal.

Básicamente podemos encontrar:

  • Cámaras con visor óptico
    Por ejemplo las cámaras réflex. Las cámaras réflex incluyen un espejo y un pentaprisma (o pentaespejo) que permiten al usuario ver lo mismo que ve el sensor a través del objetivo. El visor óptico ofrece una visión real de la escena. Sólo funciona para fotografía, no para vídeo
  • Cámaras con visor electrónico
    El visor electrónico es realmente un monitor, una pantalla pequeña, que reproduce la imagen captada por el sensor. El visor electrónico simula las condiciones de exposición y apertura de la cámara y nos muestra en tiempo real la imagen que veremos al realizar la foto o grabar el vídeo. Además puede incluir información adicional: histograma en tiempo real, ayudas al encuadre, etc.
  • Cámaras sin visor
    Muchas cámaras pequeñas sólo incluyen la pantalla trasera, no incluyen visor. La forma de fotografiar sería similar a cuando usamos un móvil.

 

Desde mi punto de vista, a día de hoy los visores electrónicos superan en prestaciones a los visores ópticos.

Esto no quiere decir que sean la elección prioritaria porque hay muchas personas que encuentran más cómodo el visor óptico, o que les transmite mejores sensaciones.

Para un usuario aficionado que no está todo el día trabajando con la cámara, la verdad es que cualquiera de los sistemas le va a funcionar perfectamente.

 

Pantalla táctil

Aunque no es un criterio tan importante a la hora de elegir un modelo, sí es cierto que a veces puede ser muy cómodo poder gestionar la configuración, galería de fotos, etc. desde la propia pantalla.

En muchos modelos la pantalla táctil se puede usar para seleccionar directamente la zona de enfoque o para enfocar y disparar con un simple toque.

 

Pantalla articulada o fija

Este es un criterio de comodidad de uso.

Una pantalla articulada nos facilita la vida a la hora de hacer encuadres desde ángulos complicados (picados, contrapicados..), o situaciones en las que no podemos usar el visor óptico (fotografiar por encima de un obstáculo, de gente que se encuentra delante..).

Es una características más a tener en cuenta, no es crítica, pero si la cámara la incluye seguro que haremos uso.

Suele haber tres tipos de pantalla:

  • Pantalla fija
    No tiene ningún tipo de movilidad. Suele ser así en cámaras de gama de entrada para abaratar costes o en cámaras tropicalizadas (selladas frente a polvo y salpicaduras), en las que se sacrifica esa comodidad de uso para tener una cámara mucho más robusta y protegida.
  • Pantalla abatible
    Puede girar en vertical un determinado ángulo. Por ejemplo se puede abatir hacia abajo para permitirnos hacer fotografía por encima de la cabeza o se puede inclinar hacia arriba para situar la cámara muy abajo.
  • Pantalla totalmente articulada
    Este tipo de pantallas se pueden mover y girar en prácticamente todos los ángulos. Además de las posiciones de las pantallas abatibles se pueden girar hacia adelante para tener visión del encuadre si usamos la cámara en modo autorretrato (selfie)

 

 

Características más relacionadas con grabación de vídeo

Aquí tienes más información sobre características técnicas importantes a la hora de comprar una cámara para vídeo.

 

  • Resolución / Modos de vídeo
    En función del tipo de grabación y edición tendrás que ver si necesitas 4K (3840 x 2160) o Full HD (1920 x 1080). El estándar mínimo en todas las cámaras sería 1080p. Si necesitas 4K tendrías que buscar cámaras que soporten 4K real, al menos a 24/30 fps (fotogramas por segundo)
  • Tasa de fotogramas (fotogramas por segundo)
    Para un aspecto cinematográfico se suele utilizar 24 fps, pero la grabación se puede hacer con una mayor tasa y luego ajustar en edición. En 1080 yo elegiría una cámara que tuviera al menos opción de grabar a 60fps para poder hacer efectos de cámara lenta en edición o para ofrecer un aspecto más nítido (tipo documental o TV) dependiendo de los contenidos. En 4K estaría más limitado por la tecnología de la cámara, y el mínimo recomendado sería 30fps.
  • Sistema de autoenfoque / seguimiento
    Ningún sistema de autoenfoque es perfecto, pero a día de hoy hay cámaras con sistemas muy fiables para seguimiento de personas (seguimiento de caras, seguimiento al ojo…)
  • Calidad de audio / facilidades para audio
    Dependiendo de nuestra forma de trabajo puede ser importante que la cámara tenga al menos entrada de micrófono externo. Aquí tienes más información sobre grabación de audio
  • Estabilizador de imagen
    Como hemos comentado anteriormente, el estabilizador puede ser muy importante en vídeo para situaciones en las que grabamos a mano alzada o en movimiento.
  • Perfiles de imagen específicos para vídeo
    También dependiendo de la forma de trabajo y del proceso de edición puede ser importante que la cámara incluya perfiles específicos para vídeo, por ejemplo perfiles de tipo Log (logarítmico) para maximizar el rango dinámico.

 

 

 

 

Más información sobre fotografía y el funcionamiento de las cámaras: